El mo­men­to de­fi­ne más ki­los

Clarin - Rural - - MANEJO SANITARIO -

El mo­men­to opor­tuno de apli­ca­ción de fun­gi­ci­das de­mues­tra que hay au­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de los ren­di­mien­tos y de la ca­li­dad de la pro­duc­ción. Tan im­por­tan­te es es­ta ven­ta­na de apli­ca­ción, que un ex­ce­len­te fun­gi­ci­da pue­de ser cas­ti­ga­do si se lo apli­ca fue­ra de tiem­po.

Por otra par­te, los cul­ti­vos atra­vie­san pe­río­dos crí­ti­cos en los que se ge­ne­ra el prin­ci­pal com­po­nen­te de ren­di­mien­to: el nú­me­ro de gra­nos. En la so­ja, es­te pe­río­do crí­ti­co co­mien­za en R1 (flo­ra­ción) y se ex­tien­de a R5-R6 (co­mien­zo de lle­na­do), sien­do par­ti­cu­lar­men­te crí­ti­cos los es­ta­dios en­tre R3-R5. Por eso, es re­co­men­da­ble que las apli­ca­cio­nes orien­ta­das al tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des de fin de ci­clo (EFC) se reali­cen en ese pe­río­do. Así, di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que el im­pac­to en los ren­di­mien­tos por un buen tra­ta­mien­to os­ci­la en­tre el 10% al 15%.

En es­ta lí­nea, y pa­ra el con- trol de las EFC, Du­pont ofre­ce Stin­ger, con dos prin­ci­pios ac­ti­vos de di­fe­ren­te mo­do de ac­ción: una es­tro­bi­lu­ri­na y un tria­zol lo que le pro­vee ma­yor po­der cu­ra­ti­vo a la plan­ta. Ade­más, po­see una una ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to den­tro de la plan­ta com­ple­ta, que per­mi­te una pro­tec­ción más uni­for­me y du­ra­de­ra de la ho­ja.

pi­ca­do. Es­to sig­ni­fi­có que en una de­ter­mi­na­da ins­tan­cia se pro­gra­ma­ra un turno no­che pa­ra pi­car, ya que fue ne­ce­sa­rio que más ope­ra­rios asis­tie­ran al tra­ba­jo. “Lle­ga­ron a ser 40 per­so­nas en el mo­men­to de má­xi­ma de­man­da”, re­cuer­da Gar­de­llo.

Res­pec­to a la ca­li­dad del si­lo, el con­tra­tis­ta di­ce que “en La Can­de­la­ria exi­gen que ca­si no ha­ya grano en­te­ro en el pi­ca­do y quie­ren que el ma­te­rial es­té cien por cien­to crac­kea­do”, co­men­ta, y agre­ga: “Es­to im­pli­ca que se de­ba ce­rrar el crac­ker de la má­qui­na al má­xi­mo y se avan­ce un po­co más len­to”.

Tam­bién fue es­tra­té­gi­ca la ta­rea de com­pac­tar el si­lo, sub­ra­ya el con­tra­tis­ta. Di­ce que “cuan­do en EE.UU. se usa un trac­tor de 26 to­ne­la­das pa­ra com­pac­tar, por ca­da pi­ca­do­ra, acá usa­mos dos trac­to­res de ese pe­so por pi­ca­do­ra”. Así co­mo la con­fec­ción del si­lo fue una ta­rea com­ple­ja y de ajus­tes fi­nos, des­ar­mar­lo pa­ra for­mar la ra­ción de la die­ta tam­po­co es un ta­rea fá­cil, más te­nien­do en cuen­ta, se­gún los da­tos de Gar­de­llo, que por me­tro cua­dra­do de si­lo ha­bía 1.200 ki­los de ma­te­rial.

De es­ta for­ma, ex­pli­ca que de­bi­do a que una pa­la me­cá­ni­ca al­can­za una al­tu­ra má­xi­ma de cin­co me­tros y el si­lo te­nía 14 me­tros de al­to, pa­ra ir des­ar­mán­do­lo se ne­ce­si­ta que otra he­rra­mien­ta es­té so­bre el si­lo pa­ra des­com­pac­tar. En La Can­de­la­ria, esa ta­rea la ha­cía una má­qui­na re­tro­vial que subía, rom­pía y fa­ci­li­ta­ba la ta­rea de to­ma de ma­te­rial que ha­ce la pa­la me­cá­ni­ca.

No que­dan du­das que la unión ha­ce a la fuer­za, en es­te ca­so a la pro­duc­ti­va. Y en­ci­ma con la mo­ti­va­ción de en­ca­rar un gran desafío, co­mo fue és­te.

Se vie­ne. La sep­to­rio­sis en so­ja.

Man­cha ma­rrón. Es de fin de ci­clo.

FO­TOS: DA­NIEL GAR­DE­LLO

ece­sa­ria pa­ra la con­ser­va­ción del ma­te­rial.

Des­car­ga. El ma­te­rial ve­nía des­de el lo­te y el trac­tor iba for­man­do el si­lo.

Pi­ca­do. Se reali­zó cuan­do el maíz te­nía en­tre 35%-40% de ma­te­ria se­ca.

Al co­me­de­ro. La pa­la rom­pe el si­la­je y lo lle­va a l mi­xer pa­ra ar­mar la ra­ción.

Ca­la­do. Ter­mi­na­do de con­fec­cio­nar el si­lo se mi­de den­si­dad a dis­tin­ta al­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.