Un pro­ble­ma al que hay que dar­le con to­do

Aa­pre­sid ad­vier­te que hay fa­llas de con­trol con gli­fo­sa­to pa­ra una es­pe­cie de “yu­yo co­lo­ra­do” en Cór­do­ba.

Clarin - Rural - - EL MANEJO DE MALEZAS - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Te­naz co­mo el “yu­yo co­lo­ra­do”, po­dría su­ge­rir al­gún re­frán. Es que es­ta ma­le­za fue la pri­me­ra es­pe­cie re­sis­ten­te a her­bi­ci­das en Ar­gen­ti­na, de­nun­cia­da en 1996, cuan­do se com­pro­bó su re­sis­ten­cia a clo­ri­mu­rón e ima­ze­ta­pir (prin­ci­pios ac­ti­vos co­no­ci­dos co­mo in­hi­bi­do­res de la ALS) y lue­go, ha­ce al­gu­nas cam­pa­ñas atrás, se de­tec­ta­ron las pri­me­ras fa­llas de con­trol con gli­fo­sa­to en cam­pos de San­tia­go del Es­te­ro y Tucumán. A par­tir de es­ta fa­llas es­tá ba­jo “un aler­ta ama­ri­llo”.

El ma­ne­jo de ma­le­zas es uno de los prin­ci­pa­les desafíos que la agri­cul­tu­ra tie­ne por de­lan­te. Jus­ta­men­te, la Red de Co­no­ci­mien­to de Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), de Aa­pre­sid, que si­gue de cer­ca el ma­ne­jo de ma­le­za, en es­ta cam­pa­ña in­for­ma que se mul­ti­pli­ca­ron los pro­ble­mas de fa­llas de con­trol con gli­fo­sa­to de yu­yo co­lo­ra­do en una am­plia zo­na del sur de Cór­do­ba. El “yu­yo co­lo­ra­do”, o “ata­co” (co­mo se lo co­no­ce en el nor­te del país), es Ama­rant­hus qui­ten­sis.

Es­te gé­ne­ro es muy amplio, ya que cuen­ta con más de 60 es­pe­cies; in­clu­so pre­sen­ta cer­ca de 30 en Ar­gen­ti­na, di­ce el REM. En la zo­na de la Pam­pa Hú­me­da la más di­fun­di­da fue Ama­rant­hus qui­ten­sis, pe­ro ha­ce po­co tiem­po se en­con­tró tam­bién a Ama­rant­hus pal­me­ri en Cór­do­ba, que has­ta el mo­men­to era des­co­no­ci­da en el país, pe­ro sí muy ex­ten­di­da en Es­ta­dos Uni­dos. Por su par­te, en la zo­na de Tucumán, las sos­pe­chas de re­sis­ten­cia po­drían ser so­bre Ama­rant­hus spi­no­sus, pe­ro se es­tá es­tu­dian­do bo­tá­ni­ca­men­te pa­ra con­fir­mar­lo, de­ta­lla la red.

La bio­eco­lo­gía de es­ta es­pe­cie tie­ne cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des, des­ta­ca el in­for­me del REM. Es una es­pe­cie que tie­ne una gran pro­duc­ción de se­mi­llas, que pue­den al­can­zar las 500.000 por plan­ta. Ade­más, tie­ne un me­ca­nis­mo fo­to­sin­té­ti­co “car­bono 4” (C4), co­mo el del maíz, que es muy po­co ha­bi­tual en las di­co­ti­le­dó­neas. Es­to le per­mi­te lo­grar al­tas ta­sas fo­to­sin­té­ti­cas con al­tas tem­pe­ra­tu­ras; es de­cir, pue­de se­guir cre­cien­do cuan­do otras es­pe­cies en­tra­rían en es­trés tér­mi­co.

Res­pec­to a las pér­di­das que oca­sio­na so­bre el cul­ti­vo, se han me­di­do dis­mi­nu­cio­nes de ren­di­mien­to del or­den del 23% en so­ja, con una in­fes­ta­ción de una plan­ta por me­tro cua­dra­do du­ran­te el ci­clo del cul­ti­vo.

La si­tua­ción es com­ple­ja en el sud­oes­te de Cór­do­ba, sub­ra­ya el in­for­me del REM, aun­que tam­bién des­ta­ca que con al­ta ca­pa­ci­dad de di­se­mi­na­ción de es­ta ma­le­za el pro­ble­ma no que­da­rá cir­cuns­crip­to so­lo a esa zo­na.

Las po­si­bi­li­da­des de con­tro­lar con otros her­bi­ci­das los es­ca­pes de yu­yo co­lo­ra­do son exi­guas. Los her­bi­ci­das se­lec­ti­vos pa­ra so­ja están re­co­men­da­dos pa­ra Ama­rant­hus de me­nos de 10-15 cen­tí­me­tros. Por su par­te, las apli­ca­cio­nes de res­ca­te que igual­men­te se ha­cen, con fo­me­sa­fen y/o 2,4-DB, no re­por­tan bue­nos re­sul­ta­dos y los re­bro­tes de la ma­le­za son in­me­dia­tos. Tam­bién al­gu­nos tra­ta- mien­tos con ima­ze­ta­pir po­drían dar re­sul­ta­dos al­go más sa­tis­fac­to­rios, pe­ro si las ma­le­zas pre­sen­tes son re­sis­ten­tes a ALS, la al­ter­na­ti­va de­ja de ser vá­li­da.

Con es­te pa­no­ra­ma, al­gu­nos pro­duc­to­res op­ta­ron por lim­piar los man­cho­nes en el lo­te a mano y, en otros ca­sos, de­ci­die­ron que no los co­se­cha­rán pa­ra no di­se­mi­nar las se­mi­llas.

El in­for­me del REM sos­tie­ne que, sa­bien­do que es­tá el pro­ble­ma en el lo­te, la cla­ve es­tá en la pla­ni­fi­ca­ción pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña. En al­gu­nos ca­sos, di­ce, al­gu­nos pro­duc­to­res están pen­san­do en au­men­tar la su­per­fi­cie de maíz, por­que dis­po­nen de los hor­mo­na­les y del glu­fo­si­na­to de amo­nio (en maí­ces HX) pa­ra los tra­ta­mien­tos den­tro del cul­ti­vo. To­dos apun­tan a que los preemer­gen­tes se­rán una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal, los prin­ci­pios ac­ti­vos co­mo flu­mio­xa­zin o sul­fen­tra­zo­ne pre­sen­tan muy bue­nos con­tro­les y tam­bién al­gu­nas tria­zi­nas (pro­me­tri­na) y tria­zi­no­nas (me­tri­bu­zin), aun­que ha­ce fal­ta más de­sa­rro­llo.

Res­pec­to a la apli­ca­ción de postemer­gen­tes, una de las “ven­ta­jas” que se­ña­la el REM, res­pec­to a la zo­na del sur de Cór­do­ba, es que se acu­mu­la la ex­pe­rien­cia de los ma­ni­se­ros, que al no te­ner la po­si­bi­li­dad de apli­car gli­fo­sa­to en postemer­gen­cia del cul­ti­vo, lo si­guen ma­ne­jan­do de la for­ma tra­di­cio­nal y no han per­di­do el en­tre­na­mien­to en el ma­ne­jo de es­tas ma­le­zas.

Pa­ra es­tos pro­ble­mas de di­fí­cil so­lu­ción, la voz de la con­cien­cia agrí­co­la re­fie­re siem­pre a las bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo, que, ade­más, ayu­dan a la sus­ten­ta­bi­li­dad de los sis­te­mas.

OLI­VER KORNBLIHTT

El aler­ta. En es­ta cam­pa­ña au­men­ta­ron los pro­ble­mas de con­trol de Ama­rant­hus pal­me­ri, di­ce un in­for­me del REM.

En plán­tu­la. Ama­rant­hus pal­me­ri.

Flo­ra­ción. Pro­du­ce mi­les de se­mi­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.