En yunta, por las ru­tas del “Corn Belt”

Ar­gen­ti­nos y bra­si­le­ros las re­co­rrie­ron jun­to a Cla­rín Ru­ral, y ana­li­za­ron a fon­do de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas de Su­da­mé­ri­ca y EE.UU. en es­te sec­tor.

Clarin - Rural - - LOS LÍDERES DE LA AGRICULTURA - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil y la Ar­gen­ti­na cons­ti­tu­yen la eli­te de la pro­duc­ción mun­dial de so­ja y maíz. Unos y otros se dispu­tan el li­de­raz­go en dis­tin­tas áreas de los agro­ne­go­cios, pe­ro no ca­be du­da de que los tres suben al po­dio. Por eso, re­sul­ta in­tere­san­te es­cu­char qué pien­san pro­duc­to­res y em­pre­sa­rios de dis­tin­tos ru­bros de los dos paí­ses del Cono Sur, que via­ja­ron jun­tos al Corn Belt es­ta­dou­ni­den­se pa­ra ver va­rios ade­lan­tos en la in­dus­tria. Cla­rín

Ru­ral los si­guió en la gi­ra, y to­mó el pul­so de sus ideas en la prin­ci­pal re­gión agrí­co­la del pla­ne­ta.

Juan Pe­dro Aris­ti di­ri­ge La Bra­ga­den­se, una em­pre­sa in­te­gra­da con ba­se en Bra­ga­do, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, que pro­du­ce se­mi­lla, aco­pia y siem­bra, en­tre otras ac­ti­vi­da­des. Co­no­ce bien lo

Un pro­duc­tor del Ma­to Gros­so pa­ga 110 dó­la­res de flete por to­ne­la­da de so­ja

que su­ce­de en esa zo­na del cen­tro bo­nae­ren­se, ade­más de los vai­ve­nes que im­pli­ca ser empresario en la Ar­gen­ti­na. Lue­go de va­rios días de en­tre­vis­tas con sus co­le­gas de EE.UU. y ex­per­tos de uni­ver­si­da­des, re­su­me su pen­sa­mien­to: “Una de las gran­des di­fe­ren­cias con nues­tro país es que pa­ra no­so­tros el cré­di­to es muy caro, pe­ro sin du­das otra gran dis­tan­cia la te­ne­mos en la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra la edu­ca­ción”.

Jun­to a él, es­cu­cha Ar­lei Kru­ger, due­ño de Se­men­tes Ross, uno de los pro­duc­to­res de se­mi­lla más gran­de del sur de Bra­sil, con ba­se en Não-Me-To­que, una pu­jan­te ciu­dad del es­ta­do de Rio Gran­de Do Sul, don­de la agri­cul­tu­ra trac­cio­na un fuer­te cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Tras re­co­rrer los cam­pos del Corn Belt, vio una de cal y una de are­na. Di­jo que en Bra­sil cui­dan más el me­dio am­bien­te que en EE.UU.. “Allá re­co­ge­mos los en­va­ses de agro­quí­mi­cos, mien­tras que acá to­da­vía los que­man”, se sor­pren­dió. De to­das ma­ne­ras, se que­jó por un eterno pro­ble­ma de Bra­sil, de­ter­mi­na­do por las gran­des dis­tan­cias de su te­rri­to­rio, que le ha­ce per­der com­pe­ti­ti­vi­dad frente a sus ri­va­les. “Un pro­duc­tor del Ma­to Gros­so pa­ga 110 dó­la­res de flete por to­ne­la­da de so­ja”, se es­pan­tó.

Uno que co­no­ce bien esa reali­dad es San­tia­go Schia­ca­pas­se, lí­der del gru­po que vi­si­tó Es­ta­dos Uni­dos y de Bras­max, la com­pa­ñía con la que el se­mi­lle­ro ar- gen­tino Do­nMa­rio des­em­bar­có en Bra­sil ha­ce po­co me­nos de una dé­ca­da, aun­que aho­ra pe­lea tam­bién en ese país con la mar­ca co­no­ci­da en la Ar­gen­ti­na. Pa­ra él, los paí­ses del Mercosur to­da­vía pue­den se­guir cre­cien­do fuer­te en su­per­fi­cie de so­ja, mien­tras que con­si­de­ró que EE.UU. es­tá es­tan­ca­do en 30 mi­llo­nes de hec­tá­reas. “Pa­ra Bra­sil, es­ti­mo que cre­ce­rá en el me­diano pla­zo de las ac­tua­les 25 mi­llo­nes de hec­tá­reas a 30 mi­llo­nes, mien­tras que la Ar­gen­ti­na po­dría su­mar 1 mi­llón de hec­tá­reas más sin di­fi­cul­ta­des, pa­ra su­pe­rar las 20 mi­llo­nes de hec­tá­reas”, cal­cu­ló.

Mien­tras re­co­rre una ru­ta de Illi­nois, ca­mino a Chica­go, Ale­xan­dre Van Has­se, mul­ti­pli­ca­dor de se­mi­lla de Rio Gran­de Do Sul, ana­li­za la pro­lon­ga­da se­quía que en 2012 pe­gó fuer­te a es­ta zo­na y coin­ci­de con Schia­ca­pas­se en el gran po­ten­cial del agro sud­ame­ri­cano. Pe­ro se po­ne a la de­fen­si­va y di­ce que hay un fuer­te lobby de in­tere­ses in­ter­na­cio­na­les que no quie­ren que Ar­gen­ti­na y Bra­sil si­gan cre­cien­do, por la gran po­ten­cia con que cuen­tan.

Más ca­lla­do, el tu­cu­mano Jo­sé Calliera, de Bu­ru­ya­cu, cer­ca de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia, pre­fi­rió mi­rar más ha­cia aden­tro de las em­pre­sas. El hombre es due­ño de Azul Se­mi­llas, una com­pa­ñía que pro­du­ce y ven­de va­rie­da­des de Ni­de­ra, Do­nMa­rio y la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Obis­po Co­lom­bres, en to­do el NOA y en Bo­li­via. Des­pués de mu­cho con­ver­sar con los bra­si­le­ros y es­cu­char a los es­ta­dou­ni­den­ses, in­di­có que, “en ge­ne­ral, creo que los ar­gen­ti­nos te­ne­mos que te­ner más cla­ro cuál es el fo­co de nues­tro ne­go­cio y

sos­te­ner las apues­tas en el lar­go pla­zo. Me pa­re­ce que eso es al­go que nos fal­ta y nos di­fe­ren­cia de las em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos”, in­di­có. De to­das for­mas -se jus­ti­fi­có-, “es cier­to que mu­chas ve­ces las co­sas re­sul­tan di­fí­ci­les en la Ar­gen­ti­na, don­de to­do el tiem­po cam­bian las re­glas de jue­go”.

Wi­lliam He­rre­ro, un im­por­tan­te dis­tri­bui­dor de in­su­mos de Lon­dri­na, en el es­ta­do de Pa­ra­ná, apun­tó por su par­te a una di­fe­ren­cia que se da no tan­to en­tre Su­da­mé­ri­ca y EE.UU., sino en­tre Ar­gen­ti­na, por un la­do, y Bra­sil y EE.UU., por otro. “Aquí, en el Corn Belt, no hay ca­si con­tra­tis­tas, co­mo su­ce­de en Bra­sil, que no los tie­ne en el sur del país y cuen­ta con muy po­cos de ellos en el nor­te”, apun­tó.

Ha­blan­do de con­tra­tis­tas, apa­re­ció la com­pa­ra­ción Bra­sil-Ar­gen­ti­na, que, co­mo en el futbol, no po­día es­tar afue­ra de la con­ver­sa­ción. Fue Kru­ger, de Ross, quien apun­tó un da­to in­tere­san­te: di­jo que en su país una co­se­cha­do­ra tra­ba­ja 500 ho­ras por año co­mo má­xi­mo, mien­tras que en la Ar­gen­ti­na ha­ce al me­nos el do­ble. Ha­blan­do de má­qui­nas, des­ta­có otra ven­ta­ja: que en Bra­sil tie­nen cré­di­to en reales al 5% anual y un mer­ca­do in­terno de 200 mi­llo­nes de per­so­nas, que ge­ne­ra una fuer­te de­man­da. Pe­ro pun­tua­li­zó un flan­co dé­bil: “Es im­pre­sio­nan­te la in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te que

“En Ar­gen­ti­na te­ne­mos que pen­sar más a lar­go pla­zo”, di­ce Calliera, de Tucumán

hay aquí en EE.UU., mien­tras que allá, en Bra­sil, es muy pre­ca­ria”

En el ne­go­cio de la tec­no­lo­gía, Kru­ger fue cla­ro en las di­fe­ren­cias en­tre nor­te y sur. Des­ta­có que en EE.UU. no exis­te la “bol­sa blan­ca”, mien­tras que en Bra­sil lle­ga al 40%. Ar­gen­ti­na, se sa­be, tam­po­co es­tá bien en la ma­te­ria: la se­mi­lla que pa­ga por la pro­pie­dad in­te­lec­tual ron­da el 40% de la que se uti­li­za.

Con sus más de 2 me­tros de al­to, Heinz Ku­diess so­bre­sa­le en­tre sus com­pa­trio­tas. Pe­ro no es so­lo gran­de de ta­ma­ño, sino que tam­bién lo es su ne­go­cio. En el Ma­pi­to, la zo­na que con­for­man los es­ta­dos de Ma­ran­hão, Piauí y To­can­tins, ven­de 1,2 mi­llo­nes de bol­sas de se­mi­llas al año, ca­si lo mis­mo que se co­mer­cia­li­za de so­ja le­gal en la Ar­gen­ti­na.

El hombre cree que en Bra­sil hay un ne­go­cio que to­da­vía es­tá en gran me­di­da por desa­rro­llar, so­bre to­do en las re­gio­nes del nor­te del país en las que él es­tá tra­ba­jan­do, des­de su ba­se en Bahía. “Lo nues­tro es muy dis­tin­to a un mer­ca­do con­so­li­da­do co­mo el que hay en Es­ta­dos Uni­dos”, di­ce. Co­mo mu­chos otros, lle­gó del sur ca­si abrien­do fron­te­ras den­tro de su pro­pio país.

“Creo que los ar­gen­ti­nos y bra­si­le­ños te­ne­mos mu­cho que apren­der de Es­ta­dos Uni­dos en maíz, pe­ro el ni­vel que he­mos ad­qui­ri­do en so­ja ha­ce que ellos ten­gan mu­cho que apren­der de no­so­tros. Ve­mos ren­di­mien­tos

“La so­ja rinde en va­rias re­gio­nes 5.000 kg/ha”, afir­ma Kud­dies, de Bahía

con­sis­ten­tes de pro­duc­to­res top en torno a 5.000 ki­los en mu­chas par­tes del país”, pun­tua­li­zó.

Luis Go­mes, mul­ti­pli­ca­dor de se­mi­lla del nor­te­ño es­ta­do de Goiás, coin­ci­dió con su com­pa­trio­ta, y atri­bu­yó gran par­te de ese cre­ci­mien­to a la ge­né­ti­ca ar­gen­ti­na, en­tre la cual ci­tó la de dos em­pre­sas ar­gen­ti­nas (Do­nMa­rio y Ni­de­ra), con la cual -ma­ni­fes­tó­pa­sa­ron de unos 3.300 ki­los pro­me­dio por hec­tá­rea a unos 3.900 ki­los pro­me­dio.

Por su par­te, Die­go Moo­re, un pro­li­jo pro­duc­tor de Mon­te Maíz, en Cór­do­ba, hi­zo pen­sar en la si­tua­ción de Es­ta­dos Uni­dos cuan­do con­tó el cre­ci­mien­to de su em­pre­sa. “Aquí es muy di­fí­cil cre­cer ho­ri­zon­tal­men­te, con más su­per­fi­cie. En ge­ne­ral, los cam­pos son chi­cos o me­dia­nos y la tie­rra ca­si no se ven­de, sal­vo

“En EE.UU. es muy di­fí­cil cre­cer en su­per­fi­cie”, ve Moo­re, de Mon­te Maíz

es­ca­sas ex­cep­cio­nes. Por eso, los pro­duc­to­res pre­fie­ren cre­cer en efi­cien­cia, pro­duc­ti­vi­dad y, el que pue­de, su­bir en la ca­de­na de va­lor”, ana­li­zó.

Eso fue lo que hi­zo su em­pre­sa en Cór­do­ba, lue­go de ver que los nú­me­ros eran muy ju­ga­dos con los al­qui­le­res que ha­bía que pa­gar en la zo­na nú­cleo ar­gen­ti­na: pre­fi­rió in­ver­tir en la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra pro­du­cir se­mi­lla.

Ca­mi­nan­do el Corn Belt con ar­gen­ti­nos y bra­si­le­ños, las his­to­rias y los aná­li­sis se cru­zan, y per­mi­ten pen­sar nues­tros sis­te­mas de pro­duc­ción y el mar­co en el que se desa­rro­lla la agri­cu­lu­ra. La fuer­za del ne­go­cio y su po­ten­cial pa­ra se­guir cre­cien­do, están cla­ros, co­mo tam­bién lo es­tá el he­cho de que hay mu­chas co­sas del mar­co ins­ti­tu­cio­nal y de in­fra­es­truc­tu­ra que de­be­rían me­jo­rar.

Cuar­te­to. Los ar­gen­ti­nos, en el cin­tu­rón mai­ce­ro de EE.UU.: de izq. a der., Calliera (Tucumán), Aris­ti (Bue­nos Ai­res), Ku­gler (La Pam­pa) y Moo­re (Cór­do­ba).

Cuar­te­to 2. Los bra­si­le­ros, al vo­lan­te en In­dia­na. Arri­ba, Mu­llich (izq., de la re­gión de Los Ce­rra­dos) y Ar­lei (de Rio Gran­de Do Sul). Aba­jo, Kud­dies (izq., de la zo­na lla­ma­da Ma­pi­to -Ma­ran­hão, Piauí y To­can­tins-) y Go­mes, de Goiás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.