Aho­ra, mi­ran­do la al­fal­fa

Un tra­ba­jo del fa­lle­ci­do Hu­go Fon­ta­net­to ana­li­za los me­jo­res an­te­ce­so­res pa­ra im­plan­tar el cul­ti­vo a tra­vés de la siem­bra di­rec­ta.

Clarin - Rural - - PRODUCCIÓN DE FORRAJE - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La re­gión cen­tral de la pro­vin­cia de San­ta Fe tie­ne en la tra­di­cio­nal pro­duc­ción le­che­ra una de las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias, lo que la con­vier­te en una de las más im­por­tan­te cuen­ca le­che­ra del país. Se pue­de men­cio­nar que en es­ta zo­na la ac­ti­vi­dad tam­be­ra, con sus di­fe­ren­tes va­rian­tes pro­duc­ti­vas, re­pre­sen­ta el 35,5% de las em­pre­sas exis­ten­tes y el 40 % de las ga­na­de­ras.

Ba­jo es­te con­tex­to, las plan­tas fo­rra­je­ras ocu­pan un pa­pel cen­tral co­mo fuente de ali­men­tos pa­ra el ga­na­do le­che­ro o cár­ni­co. En es­te sen­ti­do, los ver­deos y las pas­tu­ras plu­ri­anua­les se con­vier­ten en el prin­ci­pal com­po­nen­te de la die­ta.

La al­fal­fa es una de las fo­rra­je­ras más im­por­tan­tes y uno de los prin­ci­pa­les li­mi­tan­tes pa­ra tra­ba­jar­la en di­rec­ta es el logro de ma­yor can­ti­dad de plan­tas da­do por el vo­lu­men de ras­tro­jo al mo­men­to de la siem­bra.

Du­ran­te los seis úl­ti­mos años, el re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do Hu­go Fon­ta­net­to, jun­to con Os­car Ke­ller, de INTA Ra­fae­la, rea­li­za­ron ex­pe­rien­cias con la fi­na­li­dad de eva­luar la via­bi­li­dad de im­plan­ta­ción de la al­fal­fa so­bre pas­tu­ras de­gra­da­das de la mis­ma fo­rra­je­ra y con otros cul­ti­vos co­mo pre­de­ce­so­res.

So­bre la pas­tu­ra de­gra­da­da se re­gis­tra­ron muy ba­jas efi­cien­cias de im­plan­ta­ción (20%), de­bi­do prin­ci­pal­men­te a los efec­tos de las sus­tan­cias hor­mo­na­les que se­gre­gó la pra­de­ra an­te­ce­so­ra que li­mi­tan el cre­ci­mien­to de la nue­va pas­tu­ra. Con otros cul­ti­vos co­mo pre­de­ce­so­res, se mi­die­ron efi­cien­cias de im­plan­ta­ción de en­tre 55% a 90%. Los ma­yo­res lo­gros se ob­tu­vie­ron so­bre lo­tes de gi­ra­sol (90%), moha (90%), so­ja (85%), maíz pa­ra si­lo (85%) y tri­go (85 %) y los me­no­res des­pués de maíz pa­ra grano y sor­go gra­ní­fe­ro, des­ta­ca el in­for­me de los in­ves­ti­ga­do­res.

Las implantaciones me­nos sa­tis­fac­to­rias, lo­gra­das con el sor­go gra­ní­fe­ro y el maíz pa­ra grano, se de­bie­ron a los al­tos vo­lú­me­nes de ras­tro­jos que de­jan es­tos cul­ti­vos, que se con­vier­ten en un im­pe­di­men­to fí­si­co pa­ra el cre­ci­mien­to de la al­fal­fa.

Es­tos re­sul­ta­dos con­fir­man, ade­más, que los efec­tos de la pas­tu­ra an­te­rior, jun­to con la com­pac­ta­ción por el pi­so­teo de los ani­ma­les en pas­to­reo y las má­qui­nas sem­bra­do­ras, com­pli­ca lo­grar un stand de plan­tas ade­cua­do de al­fal­fa en siem­bra di­rec­ta. Por otra par­te, con otros cul­ti­vos co­mo an­te­ce­so­res, la efi­cien­cia de im­plan­ta­ción de­pen­de del vo­lu­men de ras­tro­jos que és­tos de­jan en la su­per­fi­cie del sue­lo.

Fon­ta­net­to. Un his­tó­ri­co de Ra­fae­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.