Una pa­sión de fa­mi­lia

El Chino Vol­pa­to, de los Mi­da­chi, tie­ne un tam­bo chi­co en Sun­cha­les, San­ta Fe, en la cuen­ca le­che­ra más im­por­tan­te del país. Lo ini­ció con su pa­dre, pe­ro aho­ra, con su es­po­sa e hi­jos, se su­mó a La Ru­ta de la Le­che y apues­ta a cre­cer tam­bién con tu­ris­mo ru

Clarin - Rural - - TAPA - Cé­sar Be­ní­tez cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El cons­tan­te can­to de los pá­ja­ros, el mu­gi­do de al­gu­na que otra va­ca o los ter­ne­ros que ba­lan an­te la pre­sen­cia de al­gún cu­rio­so, cons­ti­tu­yen el en­torno ex­clu­yen­te pa­ra vi­si­tar el tam­bo-po­sa­da que Da­río “El Chino” Vol­pa­to po­see jun­to a su fa­mi­lia en pleno co­ra­zón de la cuen­ca le­che­ra de San­ta Fe y Cór­do­ba, la más im­por­tan­te del mun­do.

En­cla­va­do en las afue­ras de Sun­cha­les y muy cer­ca de Ra­fae­la, a po­cos me­tros de la ru­ta na­cio­nal 34, el es­ta­ble­ci­mien­to es un con­vi­te pa­ra des­can­sar, ob­ser­var y apren­der co­mo es un día a pu­ro cam­po. Es -ni más ni me­nos- uno de los tan­tos em­pren­di­mien­tos de tu­ris­mo ru­ral que ya se con­vir­tie­ron en una op­ción im­por­tan­te de ne­go­cios pa­ra mu­chos pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, en­tre ellos es­ta fa­mi­lia de tam­be­ros.

Sun­cha­les es una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes de la cuen­ca le­che­ra san­ta­fe­si­na, jun­to a Ra­fae­la y las lo­ca­li­da­des cor­do­be­sas de San Fran­cis­co y Vi­lla Ma­ría. Tan­to San­ta Fe co­mo Cór­do­ba com­par­ten un rol pro­ta­gó­ni­co pa­ra la le­che­ría ar­gen­ti­na: en­tre am­bas se con­cen­tra el 60% de la pro­duc­ción de le­che de nues­tro país.

Al abrir los enor­mes ven­ta­na­les y co­rrer las cor­ti­nas del vie­jo cas­co de “Don El­der”, se pue­den ver las gua­che­ras en pri­mer plano, que se com­ple­men­tan en el ho­ri­zon­te con el pas­to­reo de las va­cas Ho­lan­do, en ple­na pro­duc­ción, así co­mo tam­bién apa­re­ce el ro­deo de va­cas pron­tas a pa­rir.

“Es­te cam­po lo com­pra­mos en 1991 jun­to a Dady Brie­va y mis pa­dres El­der y Glo­ria Vol­pa­to, quie­nes par­ti­ci­pa­ron de ma­ne­ra pro­ta­gó­ni­ca en su reacon­di­cio­na­mien­to. Tie­ne 60 hec­tá­reas. Ac­tual­men­te mi her­mano Hu­go es el ad­mi­nis­tra­dor y en­car­ga­do de la ex­plo­ta­ción in­te­gral de la pro­duc­ción lác­tea. Con el ase­so­ra­mien­to de los in­ge­nie­ros agró­no­mos y ve­te­ri­na­rios, di­ri­ge las ac­ti­vi­da­des”, le cuen­ta a Cla­rín Ru­ral el in­te­gran­te del fa­mo­so trío Los Mi­da­chi.

Es­te es­ta­ble­ci­mien­to re­pre­sen­ta un tam­bo tí­pi­co de la Re­gión Cen­tro. En San­ta Fe hay 4.487 tam­bos que ge­ne­ran 3.000 mi­llo­nes de li­tros por año, un 32% de la pro­duc­ción na­cio­nal de le­che.

Más allá de los nú­me­ros, Vol­pa-

to si­gue des­agre­gan­do la his­to­ria de “Don El­der” y re­cuer­da que a los cua­tro me­ses de ha­ber­lo com­pra­do, Brie­va le ven­dió su par­te. “Las va­cas pa­ra mí no van…si­go con los ta­cos al­tos”, ase­gu­ra Vol­pa­to, en tono jo­co­so, que le di­jo su com­pa­ñe­ro. Pa­ra el ar­tis­ta y empresario agro­pe­cua­rio “ca­da uno le po­ne pa­sión a lo que realmente quie­re. Yo na­cí aquí, en Sun­cha­les, y és­to te­nía que ver más mi his­to­ria”, re­cuer­da.

La zo­na ca­si res­pi­ra le­che. Allí fun­cio­na una de las usi­nas de San­Cor más gran­de de la re­gión, ade­más de otras tan­tas em­pre­sas que están vin­cu­la­das al ne­go­cio.

Pa­ra Vol­pa­to es vi­tal la opor­tu­ni­dad de te­ner tie­rra, aun­que sea una pe­que­ña por­ción, co­mo la de él, en una zo­na en la que es ha­bi­tual que las ex­plo­ta­cio­nes ten­gan esa di­men­sión.

“Aquí a la pri­me­ra pro­duc­ción a la que te de­di­cas es la le­che­ría, más que na­da por el ta­ma­ño de uni­dad de pro­duc­ción, aun­que hoy tam­bién la gen­te se vuel­ca a la agri­cul­tu­ra. Los vie­jos em­pren­de­do­res ita­lia­nos que to­da­vía po­seen tie­rras de sus abue­los y ta­ta­ra­bue­los si­guen mar­ca­dos por la le­che­ría di­rec­ta­men­te”, se­ña­la.

Pa­ra él tam­bién es muy im­por­tan­te el le­ga­do de su pa­dre. Por eso el cam­po lle­va su nom­bre. Se­gún Vol­pa­to, ha­ce ho­nor a su tem­ple y sa­cri­fi­cio. Aun­que don El­der fue co­mer­cian­te, le de­di­có mu­chas ho­ras al cam­po, don­de se sentía pleno y dis­fru­ta­ba de ca­da mo­men­to.

“Es un ho­me­na­je por­que él tu­vo mu­cho que ver con la idea de em­pe­zar es­to. Vi­vió las épo­cas más du­ras del cam­po y en el 2003, cuan­do las co­sas em­pe­za­ron a re­flo­tar, jus­to él fa­lle­ce”, re­cuer­da. Sin em­bar­go es­ta pa­sión que se pa­sa de pa­dre a hi­jos, tal co­mo lo vie­ne con­tan­do el pro­duc­tor, aho­ra la to­mó Ga­bi­na, la hi­ja ma­yor de Vol­pa­to.

La his­to­ria más re­cien­te de Don El­der la tie­ne a ella co­mo pro­ta­go­nis­ta. Vol­pa­to cuen­ta con or­gu­llo que to­do em­pe­zó con un pro­yec­to pre­sen­ta­do por cin­co alum­nas de la li­cen­cia­tu­ra en Tu­ris­mo y Ho­te­le­ría de la Uni­ver­si­dad de El Sal­va­dor, en­tre las cua­les es­ta­ba Ga­bi­na. La idea era res­tau­rar el vie­jo cas­co del cam­po, re­de­co­rar­lo con un es­ti­lo bien cam­pes­tre y que fun­cio­ne pa­ra hos­pe­dar vi­si­tan­tes.

La res­tau­ra­ción co­men­zó a ha­cer­se en oc­tu­bre de 2009 y la ca- so­na fue am­plia­da pa­ra con­tar con sus ac­tua­les ha­bi­ta­cio­nes, has­ta los mue­bles an­ti­guos se acon­di­cio­na­ron pa­ra brin­dar ma­yor con­fort y ca­li­dez a la po­sa­da.

A tra­vés de es­tos pro­yec­tos de agro­tu­ris­mo, los vi­si­tan­tes tie­nen la po­si­bi­li­dad de com­par­tir las ta­reas co­ti­dia­nas que desa­rro­llan su her­mano Hu­go, los in­ge­nie­ros agró­no­mos y los ve­te­ri­na­rios.

“Abrir una ven­ta­na en es­ta ca­sa te per­mi­te ver los ter­ne­ros en una gua­che­ra y si te le­van­tás más tem­prano te po­dés co­rrer ha­cia el tam­bo, don­de po­dés ob­ser­var el tra­ba­jo más in­ten­si­vo de la ex­plo­ta­ción lác­tea”, co­men­ta.

Y re­ma­ta, en­tre ri­sas: “Es más, re­sul­ta inú­til que pa­se el ca­mión a bus­car la le­che, ya que la fá­bri­ca que­da tan cer­ca que le apun­tás con la te­ta y ya es­tá”.

El Chino di­ce que su hi­ja Ga­bi­na ge­ren­cia el ne­go­cio de ma­ne­ra muy pro­fe­sio­nal. “Co­mo a cual­quier em­pre­sa, siem­pre nos fal­tan co­sas; que­re­mos me­jo­rar y se­guir in­vir­tien­do en to­das las alternativas que pue­da te­ner es­ta ini­cia­ti­va”, in­di­ca.

El plan­tel de tra­ba­jo se com­ple­ta con la es­po­sa de Vol­pa­to, Mir­ta, y los de­más hi­jos: Bian­ca y Ju­lián. Tam­bién uno de sus yer­nos tie­nen par­ti­ci­pa­ción en el ne­go­cio fa­mi­liar. Y en la ges­tión dia­ria

El agro­tu­ris­mo es muy in­tere­san­te pa­ra ex­plo­ta­cio­nes pe­que­ñas co­mo és­ta

del cam­po tam­bién están Jor­ge y Lau­ra, que son los ca­se­ros, de quie­nes no quie­re ol­vi­dar­se.

El agro­tu­ris­mo es otra al­ter­na­ti­va más pa­ra agre­gar va­lor a las ex­plo­ta­cio­nes, muy útil, ade­más, pa­ra los pro­duc­to­res más pe­que­ños, co­mo su­ce­de en es­te ca­so. An­dan­do por es­ta sen­da, el Chino de­mues­tra en San­ta Fe que el tam­bo no se quie­re que­dar afue­ra de la opor­tu­ni­dad.

En su otro es­ce­na­rio. Vol­pa­to, con su fa­mi­lia, en el cas­co de Don El­der.

FO­TOS HU­GO PASCUCCI / EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Se pu­so se­rio. Da­río Vol­pa­to ali­men­ta a un ter­ne­ro en la gua­che­ra de su es­ta­ble­ci­mien­to. Es­ta ac­ti­vi­dad es par­te de su iden­ti­dad, ya que na­ció en Sun­cha­les.

Don El­der. El cam­po lle­va el nom­bre de su pa­dre. Aquí, con su es­po­sa e hi­jos.

MAR­CE­LO GENLOTE

Zo­na es­tra­té­gi­ca. San­ta Fe pro­du­ce el 32% de la le­che de to­da la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.