Las cla­ves pa­ra cui­dar ar a la fi­na al­ma­ce­na­da

Las brin­da un ex­per­to o del INTA Bal­car­ce.

Clarin - Rural - - TAPA - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Con una cam­pa­ña tri­gue­ra que fi­na­li­zó con un vo­lu­men co­se­cha­do cer­cano a las 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das, ren­di­mien­tos dis­pa­res y al­gu­nos pro­ble­mas de ca­li­dad de grano, los pro­duc­to­res en­fo­can aho­ra sus es­fuer­zos en con­ser­var de la me­jor ma­ne­ra el ma­te­rial has­ta su ven­ta.

De es­ta ma­ne­ra, y pre­vio a los pro­ce­sos de in­dus­tria­li­za­ción del ce­real, el ob­je­ti­vo se­rá mi­ni­mi­zar las pér­di­das de ca­li­dad du­ran­te las fa­ses de al­ma­ce­na­mien­to, se­ca­do y trans­por­te.

En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, el in­ge­nie­ro agró­no­mo Die­go de la To­rre, del INTA Bal­car­ce, ex­pli­có que las pér­di­das de ca­li­dad du­ran­te el pro­ce­so de al­ma­ce­na­mien­to se re­fle­ja­rán en una ba­ja efi­cien­cia, tan­to en el pro­ce­so in­dus­trial co­mo en la dis­mi­nu­ción de ca­li­dad de ha­ri­nas y acei­tes.

En es­te ca­mino, el pro­fe­sio­nal des­ta­có que al mo­men­to del al­ma­ce­na­mien­to del grano -tan­to en bol­sa plástica co­mo si­los y cel­da­se­xis­ten tres pre­cep­tos que no de­ben des­cui­dar­se: ba­ja hu­me­dad, ba­ja tem­pe­ra­tu­ra y lim­pie­za.

Pa­ra cui­dar bien lo co­se­cha­do en la fi­na, de la To­rre ex­pli­có que se de­be al­ma­ce­nar con una tem­pe­ra­tu­ra igual o in­fe­rior a la hu­me­dad de re­ci­bo, que es del 14% pa­ra tri­go y 12% en el ca­so de ce­ba­da cer­ve­ce­ra. Así, se ge­ne­ra en el in­te­rior del gra­nel una hu­me­dad re­la­ti­va por de­ba­jo del 70%, in­su­fi­cien­te pa­ra el de­sa­rro­llo de hon­gos, la prin­ci­pal cau­sa de de­te­rio­ro. “Por en­ci­ma de es­tos va­lo­res, se desa­rro­llan y con­su­men la ma­te­ria se­ca del grano”, se­ña­ló.

En re­la­ción a la tem­pe­ra­tu­ra, el téc­ni­co sos­tu­vo que si se man­tie­ne por de­ba­jo de los 17 gra­dos, per­mi­ti­rá re­tra­sar el de­te­rio­ro cau­sa­do por hon­gos.

“Es­te pro­ce­so no se pue­de fre­nar; so­lo nos per­mi­te ga­nar tiem­po has­ta que po­da­mos se­car o acon­di­cio­nar el grano”, des­ta­có.

En cuan­to a la lim­pie­za, es un pun­to a no des­cui­dar, y mien­tras ma­yor sea, me­jor se desa­rro­lla­rá el pro­ce­so de su con­ser­va­ción, in­di­có el es­pe­cia­lis­ta.

Otro in­te­rro­gan­te co­mún en­tre los pro­duc­to­res es el tiem­po de al­ma­ce­na­mien­to.

En es­te pun­to, el pro­fe­sio­nal afir­mó que más allá de las con­di­cio­nes al mo­men­to de guar­dar el grano, un pe­río­do pro­lon­ga­do im­pli­ca un ma­yor ries­go de pér­di­da de ca­li­dad.

“En tri­go y ce­ba­da, las al­tas tem­pe­ra­tu­ras es­ti­va­les du­ran­te su co­se­cha in­cre­men­tan el ries­go de de­te­rio­ro, ace­le­ran­do los pro­ce­sos bio­ló­gi­cos de des­com­po­si­ción y la ac­ti­vi­dad de in­sec­tos”, re­mar­có. Eso de­be te­ner­se en cuen­ta en es­te mo­men­to. Por eso, pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de gra­nos en si­los y cel­das, in­di­có una se­rie de pro­ce­di­mien­tos que apun­tan a con­ser­var ca­li­dad e inocui­dad.

En pri­mer tér­mino, el de­no­mi­na­do “des­co­ra­zo­na­do de si­los”, que con­sis­te en ex­traer el cen­tro o co­ra­zón de la ma­sa de gra­nos, eli­mi­nan­do la ma­yo­ría del ma­te­rial fino que nor­mal­men­te se con­cen­tra en la co­lum­na cen­tral del si­lo. En es­ta lí­nea, otras me­di­das que in­cre­men­tan la efi­cien­cia es no des­cui­dar la ai­rea­ción, y en aque­llos ca­sos en los que no se pue­den al­can­zar tem­pe­ra­tu­ras que pre­ven­gan el de­sa­rro­llo de in­sec­tos, se de­be re­cu­rrir a re­fri­ge­ra­ción ar­ti­fi­cial.

Por su par­te, al mo­men­to de ha­cer si­lo bol­sa, un as­pec­to fun­da­men­tal es al­ma­ce­nar el grano se­co, por­que al igual que las es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les, a más hu­me­dad exis­te un ma­yor ries­go de de­te­rio­ro. En es­te pun­to, el pro­fe­sio­nal acon­se­jó que tam­bién se de­be guar­dar el ma­te­rial a hu­me­dad de re­ci­bo, o in­fe­rior. “Tan­to en si­lo, cel­da y bol­sa plástica, es im­por­tan­te no des­cui­dar el mo­ni­to­reo cons­tan­te y el con­trol de in­sec­tos”, con­clu­yó.

FA­BIAN GASTIARENA

Del ca­mión, al si­lo. Tras la des­car­ga, en el aco­pio co­mo en el cam­po, hay que con­tro­lar hu­me­dad per­ma­nen­te­men­te.

De la To­rre. Del INTA Bal­car­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.