La so­ja pe­lea tam­bién con­tra una ara­ña

Es la ara­ñue­la, que ace­cha en la zo­na nú­cleo.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La ara­ñue­la ro­ja es una pla­ga iden­ti­fi­ca­da con pe­río­dos se­quías, a la que, nor­mal­men­te, los pro­duc­to­res ca­li­fi­can co­mo “di­fí­cil de ma­ne­jar”. Sin em­bar­go, la cla­ve, des­ta­ca Ni­co­lás Ian­no­ne, del de­par­ta­men­to de zoo­lo­gía agrí­co­la de INTA Per­ga­mino, es ha­cer­lo a tiem­po.

De acuer­do a un in­for­me del es­pe­cia­lis­ta, la ara­ñue­la em­pie­za en pe­que­ñas po­bla­cio­nes. Es­to “jue­ga” en con­tra de las co­rrec­tas de­ci­sio­nes -se­ña­la- por­que cuan­do el pro­duc­tor ob­ser­va al cul­ti­vo con cier­to de­te­rio­ro lo atri­bu­ye a los efec­tos de la se­ca, o bien con­fun- de que los pri­me­ros ro­deos de la pla­ga son con­se­cuen­cia del ma­yor im­pac­to de la se­quía en sue­los de me­nor ca­li­dad o co­ber­tu­ra.

Ya que no hay um­bra­les de da­ño eco­nó­mi­co pa­ra ara­ñue­la ro­ja en so­ja, hay una ma­ne­ra prác­ti­ca de ma­ne­jo a uti­li­zar co­mo guía o ayu­da pa­ra la to­ma de una co­rrec­ta de­ci­sión, di­ce Ian­no­ne.

Es­ta pla­ga va co­lo­ni­zan­do el cul­ti­vo des­de las ho­jas ba­sa­les ha­cia arri­ba, co­mo tam­bién lo ha­cen los trips. Mien­tras las co­lo­nias es­tén sólo en el ter­cio in­fe­rior no ha­brá ne­ce­si­dad de con­trol, re­fie­re el es­pe­cia­lis­ta. Pe­ro si co­mien­zan a en­con­trar­se co­lo­nias de ara­ñue­las en el ter­cio me­dio de la plan­ta o se en­con­tra­ran sín­to­mas ini­cia­les de ama­rro­na­do en el ter­cio in­fe­rior, de­be ser in­mi­nen­te la adop­ción de una al­ter­na­ti­va efi­cien­te pa­ra el con­trol de es­ta pla­ga, in­di­ca.

La pre­sen­cia ge­ne­ra­li­za­da de ara­ñue­las en el ter­cio me­dio de las plan­tas de so­ja, y peor aún en el ter­cio su­pe­rior, es­ta­rá in­di­can­do que el lo­te es­tá “pa­sa­do” res­pec­to de la ade­cua­da opor­tu­ni­dad de un tra­ta­mien­to quí­mi­co que per­mi­ta evi­tar el im­pac­to eco­nó­mi­co. De es­ta for­ma, pa­ra no lle­gar un pun­to de irre­ver­si­bi­li­dad en el da­ño, Ian­no­ne acon­se­ja apli­car abac­mec­ti­na, a la do­sis de mar­be­te, ya que és­tas apor­tan re­si­dua­li­dad en el con­trol.

Pe­ro tam­bién hay que to­mar al­gu­nas pre­cau­cio­nes -in­di­ca-, co­mo agre­gar un buen ten­sioac­ti­vo al cal­do de apli­ca­ción, pre­fe­ren­te­men­te si­li­co­na­do, o su­mar un an­ti­eva­po­ran­te si la apli­ca­ción se ha­rá por la ma­ña­na.

El es­pe­cia­lis­ta ma­ni­fies­ta que en los ca­sos de plan­tíos de so­ja de­te­ni­dos en su de­sa­rro­llo por efec­to de una se­ca, con­vie­ne la elec­ción de un in­sec­ti­ci­da de acde ción trans­la­mi­nar.

Ca­be des­ta­car -acla­ra- que de usar­se pro­duc­tos de es­ca­sa re­si­dua­li­dad, a la se­ma­na de apli­ca­dos pue­de ha­ber un rá­pi­do de­sa­rro­llo de nue­vas po­bla­cio­nes de la pla­ga, co­mo re­sul­ta­do de la eclo­sión de los hue­vos que es­ta­ban pre­sen­tes al mo­men­to del pri­mer tra­ta­mien­to, en el en­vés de la ho­ja.

Si aun el pro­ble­ma no lle­gó al cul­ti­vo, ini­cial­men­te el grue­so de las fuen­tes de in­fes­ta­ción de ara­ñue­las están so­bre los bor­des de los lo­tes; tam­bién so­bre las ma­le­zas que son hos­pe­de­ras fa­vo­ra­bles, en ban­qui­nas o cu­ne­tas y cos­ta­dos de los ca­mi­nos, así co­mo en si­tua­cio­nes po­ten­cial­men­te más pe­li­gro­sas cuan­do la so­ja lin­da con lo­tes de al­fal­fa y tré­bo­les.

De exis­tir con­di­cio­nes pre­dis­po­nen­tes pa­ra que la pla­ga se di­se­mi­ne a la so­ja, con­vie­ne rea­li­zar una apli­ca­ción sólo pe­ri­me­tral a los lo­tes sem­bra­dos con la olea­gi­no­sa. De no cam­biar ra­di­cal­men­te las con­di­cio­nes de es­trés hí­dri­co, re­pe­tir las apli­ca­cio­nes pe­ri­me­tra­les a la se­ma­na o diez días.

En re­su­men, a cui­dar­se de es­te áca­ro, que es muy chi­qui­to pe­ro pue­de cau­sar gran­des da­ños.

DA­NIEL IGAR­ZA­BAL

En la ho­ja. Las ara­ñue­las, en ac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.