¿Don­de hay un dó­lar, vie­jo Gó­mez?

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ha­ce ochen­ta años, Olin­da Bo­zán, en el sai­ne­te “Ca­fé Can­tan­te”, es­tre­nó la ran­che­ra “Don­de hay un man­go”. Con mú­si­ca de Fran­cis­co Ca­na­ro y le­tra de Ivo Pe­lay, uno de sus ver­sos más re­cor­da­dos de­cía: “¿Dón­de hay un man­go, / Vie­jo Gó­mez? / Los han lim­piao / con pie­dra pó­mez /…”

La lu­cha con­ti­núa…Sólo que aho­ra no es por el man­go, sino por el dó­lar. El go­bierno padece el sín­dro­me de an­gus­tia ver­de, y ras­ca el fon­do de la olla bus­can­do ese dó­lar “que te ha­ga mor­far”. La de­ses­pe­ra­ción es ma­la con­se­je­ra: lo que na­tu­ra non da, cha­crer non pres­ta. La Afip sa­lió a apre­tar a aco­pios y pro­duc­to­res pa­ra que “de­nun­cien” sus exis­ten­cias, en la in­te­li­gen­cia de que están re­te­nien- do mer­ca­de­ría. Más allá de que es su de­re­cho, la reali­dad es que no de­be ha­ber en stock más de 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, lo que ape­nas al­can­za pa­ra quin­ce días de mo­lien­da. Y fal­tan dos me­ses pa­ra que arran­que la co­se­cha.

La urgencia es ma­la con­se­je­ra. Los tiem­pos bio­ló­gi­cos son ti­ra­nos. No hay aprie­te que lo­gre que la so­ja se en­tre­gue an­tes de abril.

Los tiem­pos bio­ló­gi­cos son ti­ra­nos. La so­ja no es­ta­rá lis­ta an­tes de abril

Pe­ro ade­más, el ma­ne­jo de la gran ma­cro no ha­ce más que exa­cer­bar la ten­den­cia al re­ta­ceo.

En la in­cer­ti­dum­bre cam­bia­ria, la úni­ca moneda fuer­te es la so­ja. En­ci­ma, na­die sa­be a cien­cia cier­ta cuán­ta ha­brá, con más de un mes sin llu­vias, mu­cho bi­cho y abor­to de flo­res. Es­to se es­tá re­fle­jan­do en Chica­go: la so­ja ya va­le un 20% más que a es­ta al­tu­ra del año pa­sa­do. Los stocks mun­dia­les son los más ba­jos de la his­to­ria y la so­ja no tie­ne sus­ti­tu­tos.

Lo que el go­bierno de­bie­ra ha­cer es re­la­jar­se un po­qui­to, acep­tan­do que la si­tua­ción es co­yun­tu­ral. El aprie­te so­lo sir­ve pa­ra más ce­rra­zón. El go­bierno se es­tá me­tien­do so­li­to en un co­rra­li­to que ame­na­za con­ver­tir­se en un la­be­rin­to. Vea­mos.

Al hos­ti­gar al sec­tor ex­por­ta­dor, con chi­ca­nas co­mo el draft sur­vey (con­trol de car­gas por me­di­ción en la lí­nea de flo­ta­ción, y no con las ba­lan­zas de pre­ci­sión au­di­ta­das por el pro­pio go­bierno), lo úni­co que lo­gró es de­mo­rar un pro­me­dio de 19 ho­ras ca­da bu­que en car­ga. A eso le su­mó los ope­ra­ti­vos de con­trol de es­tu­pe­fa­cien­tes. No es­tá mal que es­to exis­ta, pe­ro sí que se con­vier­tan en más mo­ti­vos de de­mo­ra. Son dó­la­res que el país pier­de, au­men­to de los cos­tos de transac­ción. A la Ar­gen­ti­na le cos­tó mu­chos años re­ge­ne­rar una ima­gen de “puer­tos lim­pios”. Una pe­na per­der­la.

Lo que la con­duc­ción ofi­cial de­bie­ra ana­li­zar es qué re­la­ción hay en­tre es­ta an­gus­tia ver­de y su pro­pia ges­tión. El Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio lan­za­do ha­ce un par de años se ha­bía pro­pues­to me­tas muy am­bi­cio­sas. Y, di­ji­mos aquí mis­mo, via­bles. Pe­ro van dos años y dos “pu­fos”. El cli­ma pu­so

Una co­se­cha ló­gi­ca de tri­go hu­bie­ra ser­vi­do pa­ra pa­sar es­te mo­men­to de es­ca­sez

lo su­yo, es cier­to, y so­lo co­se­cha­mos 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja el año pa­sa­do. Aho­ra es cuan­do se sien­te ese fal­tan­te de 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Pe­ro si hu­bié­ra­mos te­ni­do una co­se­cha ló­gi­ca de tri­go, es­ta­ría­mos com­pen­san­do en bue­na me­di­da. De­bié­ra­mos es­tar en 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Hu­bo me­nos de 10. En va­lor, 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res que en­tra­rían en­tre enero y abril, mien­tras es­pe­ra­mos la so­ja. To­dos sa­be­mos por qué no hay tri­go, y en­ci­ma el año que vie­ne ha­brá aún me­nos.

Ca­da vez hay me­nos du­das, en­tre eco­no­mis­tas y po­lí­ti­cos, de que el país es­tá frente a una ex­tra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad. En el pro­pio go­bierno es­to se per­ci­be. Pe­ro en­tre las ur­gen­cias y el dis­cur­so ideo­ló­gi­co, las pers­pec­ti­vas se eva­po­ran. La Co­ca Co­la que no se to­mó ayer, no se to­ma­rá nun­ca. Bra­sil ya su­pera a EE.UU.co­mo ma­yor pro­duc­tor mun­dial de so­ja. Ha­ce cin­co años, la Ar­gen­ti­na pro­du­cía 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das me­nos que Bra­sil. Es­te año, la bre­cha se­rá de 30. En maíz, Bra­sil pa­só de 20 a 70 mi­llo­nes de to­ne­la­das en diez años. En el tu­te mai­ce­ro, se­gui­mos ape­nas can­tan­do las 20.

En­ton­ces nos asal­ta el re­cuer­do de la ran­che­ra. ¿Don­de hay un dó­lar, vie­jo Gó­mez?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.