Una in­dus­tria en aprie­tos

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

La in­dus­tria de bio­dié­sel ar­gen­ti­na na­ció en 2007 co­mo con­se­cuen­cia de la po­lí­ti­ca es­tra­té­gi­ca del Go­bierno Na­cio­nal des­ti­na­da a agre­gar va­lor a las ex­por­ta­cio­nes agroin­dus­tria­les y a di­ver­si­fi­car la ma­triz ener­gé­ti­ca, sus­ti­tu­yen­do im­por­ta­cio­nes de ga­soil con el con­si­guien­te im­pac­to po­si­ti­vo en la in­ver­sión y en el em­pleo, y co­la­bo­ran­do al mis­mo tiem­po a la mi­ti­ga­ción de los ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro res­pon­sa­bles del ca­len­ta­mien­to glo­bal.

El Pro­gra­ma de Bio­com­bus­ti­bles crea­do por el Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral, con el respaldo del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, fue exi­to­so y la sen­da por él mar­ca­da, per­di­da lue­go de la crea­ción de la Uni­dad Eje­cu­ti­va Interdisciplinaria de Mo­ni­to­reo, en agos­to de 2012 -que en la prác­ti­ca to­mó el con­trol del ci­ta­do pro­gra­ma-, de­be ser re­to­ma­da.

El sue­ño de con­tar con bio­dié­sel en Ar­gen­ti­na es­tá vin­cu­la­do a la ne­ce­si­dad de agre­gar un nue­vo e im­por­tan­te uso a los acei­tes ve­ge­ta­les, di­ver­si­fi­can­do la ofer­ta de los pro­duc­tos de­ri­va­dos del com­ple­jo olea­gi­no­so ar­gen­tino y sus des­ti­nos, sos­te­nien­do sus pre­cios en el lar­go pla­zo, de ma­ne­ra de au­men­tar el in­gre­so to­tal del mis­mo y, con­se­cuen­te­men­te, los in­gre­sos fis­ca­les.

De­cir­le “no” al bio­dié­sel im­pli­ca orien­tar las po­lí­ti­ca pú­bli­cas en el sen­ti­do de pri­ma­ri­zar nues­tras ex­por­ta­cio­nes, he­cho que es equi­va­len­te a pre­sio­nar con más ofer­ta so­bre con­su­mos ya sa­tis­fe­chos, con la con­si­guien­te im­pli­can­cia ne­ga­ti­va en pre­cios e in­gre­sos fis­ca­les. Por ci­tar al­gu­nos ejem­plos, ni Fin­lan­dia po­dría de­cir­le “no” a la te­le­fo­nía celular, ni Chi­le al co­bre.

Si las po­lí­ti­cas pú­bli­cas ar­gen­ti­nas de­ja­ran de pro­mo­cio­nar al bio­dié­sel, se de­ri­va­rían al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal las ca­si dos y me­dio mi­llo­nes de to­ne­la­das de acei­te cru­do de so­ja que hoy se trans­for­man en ese com­bus­ti­ble re­no­va­ble, lo que ge­ne­ra­ría una caí­da de pre­cios en to­do el com­ple­jo olea­gi­no­so, re­du­cien­do el in­gre­so to­tal, con un im­pac­to muy ne­ga­ti­vo en la economía na­cio­nal, y, por en­de, en el in­gre­so de di­vi­sas y en la re­cau­da­ción fis­cal.

En 2012, las plan­tas de bio­dié­sel pro­du­je­ron 2,45 mi­llo­nes de to­ne­la­das (ex­por­ta­ron 1,52 mi­llo­nes y co­lo­ca­ron en el mer­ca­do in­terno 0,88 mi­llo­nes). Las ex­por­ta­cio­nes de los úl­ti­mos dos años su­pe­raron los 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res, he­cho que las ubi­ca en­tre las

Va­lor agre­ga­do Cas­ti­gar al bio­dié­sel im­pli­ca pri­ma­ri­zar las ven­tas glo­ba­les del com­ple­jo so­je­ro

pri­me­ras in­dus­trias ex­por­ta­do­ras del país.

El mer­ca­do eu­ro­peo es el prin­ci­pal des­tino. Los pre­cios in­ter­na­cio­na­les son es­ta­ble­ci­dos por los mer­ca­dos com­pra­do­res en ba­se a va­ria­bles di­fe­ren­tes (si­tua­ción eco­nó­mi­ca, ti­po de cor­tes obli­ga­to­rios, pro­duc­tos com­pe­ti­do­res, ca­li­dad, cer­ti­fi­ca­cio­nes de sus­ten­ta­bi­li­dad, etc.), sien­do las im­por­ta­cio­nes des­de Ar­gen­ti­na so­la­men­te al­re­de­dor de un 15% del to­tal con­su­mi­do en Eu­ro­pa.

Con la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da ac­tual de la in­dus­tria y las pro­yec­cio bio­dié­sel nes de cre­ci­mien­to (se lle­ga­ría a más de 4,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das a fi­nes del 2013, o prin­ci­pios del año que vie­ne), se pue­de aten­der la de­man­da in­ter­na y externa, al tiem­po que se pue­de ge­ne­ra­li­zar un cor­te del 10% en el mer­ca­do in­terno e im­ple­men­tar un cor­te al 20% en seg­men­tos es­pe­cia­les co­mo el agro, el trans­por­te au­to­mo­tor de pa­sa­je­ros y la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca.

La caí­da de las ex­por­ta­cio­nes de bio­dié­sel en los úl­ti­mos me­ses es alar­man­te. Del mis­mo mo­do lo es la ca­pa­ci­dad ocio­sa y las pers­pec­ti­vas de su evo­lu­ción.

Ade­más del au­men­to de la de­man­da in­ter­na de bio­dié­sel an­tes ci­ta­da, es fun­da­men­tal re­du­cir el ni­vel de re­ten­cio­nes pa­ra igua­lar­lo con el vi­gen­te has­ta ju­lio de 2012, he­cho que ayu­da­ría mu­cho a com­pe­tir (in­clu­si­ve frente al de pal­ma ex­por­ta­do por In­do­ne­sia, que a fuer­za de muy ba­jos pre­cios ha in­cre­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su par­ti­ci­pa­ción re­la­ti­va) y a no per­der mer­ca­dos atrac­ti­vos.

Se re­quie­re tam­bién una re­vi­sión ur­gen­te en la po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria, pa­ra evi­tar que el bio­dié­sel na­cio­nal tri­bu­te el 41% de im­pues­tos que gra­van al ga­soil mi­ne­ral de ori­gen na­cio­nal, cuan­do el ga­soil mi­ne­ral im­por­ta­do no lo tri­bu­ta.

El cam­bio de re­glas de jue­go que se pro­du­jo en agos­to de 2012 es inex­pli­ca­ble ba­jo el im­pe­rio de la ra­zón y tu­vo un enor­me im­pac­to ne­ga­ti­vo. Los par­ches pos­te­rio­res que se im­ple­men­ta­ron fue­ron im­pro­vi­sa­dos y han fra­ca­sa­do.

La pre­si­den­ta de la Na­ción de­be­ría in­vo­lu­crar­se di­rec­ta­men­te en el pro­ble­ma; ella tie­ne ca­pa­ci­dad y es­tá a tiem­po to­da­vía pa­ra brin­dar so­lu­cio­nes acor­des a la Po­lí­ti­ca de Es­ta­do que su Go­bierno creó y que tan bue­nos re­sul­ta­dos ha­bía arro­ja­do, has­ta que in­ter­vino la Uni­dad Eje­cu­ti­va Interdisciplinaria de Mo­ni­to­reo.

De lo con­tra­rio, co­mo ocu­rrió an­tes en el país con el tri­go, la car­ne va­cu­na, la le­che, la llu­via de ga­soil, las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, la Pa­pe­le­ra Quil­mes, el IN­DEC y el dó­lar “blue”, por ci­tar al­gu­nos ca­sos que in­vo­lu­cran a uno de sus fun­cio­na­rios pre­fe­ri­dos, po­dre­mos de­cir que “to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor”. Se­ría una lás­ti­ma si ello ocu­rrie­ra, más to­da­vía cuan­do ha­ce po­cos días atrás la Pre­si­den­ta ex­te­rio­ri­zó en Abu Dha­bi, en la Cum­bre de Ener­gías Re­no­va­bles allí desa­rro­lla­da, su or­gu­llo por es­ta in­dus­tria.

DIE­GO GIUDICE / BLOOMBERG

Po­ten­cial. Mo­li­na es­ti­ma que la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da en las fá­bri­cas de bio­dié­sel po­dría cre­cer a 4,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das a fi­nes de 2013 si no se “tra­ba” el cre­ci­mien­to del sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.