Al fi­nal, dio re­sul­ta­do…

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ha­ce cin­co años, el go­bierno en­sa­ya­ba la al­qui­mia de las re­ten­cio­nes mó­vi­les. Di­ji­mos en­ton­ces que se tra­ta­ba de un ex­pe­ri­men­to iné­di­to: ja­más un in­ves­ti­ga­dor (en es­te ca­so en el te­rreno de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y la so­cio­lo­gía) se ha­bía ani­ma­do a fre­nar a un sec­tor pa­ra ver qué pa­sa­ba.

Aque­lla in­ten­to­na fa­lló. La enor­me mo­vi­li­za­ción del cam­po fre­nó el dis­pa­ra­te. El go­bierno en­tre­gó va­rias pie­zas. Ca­yó el mi­nis­tro de Economía, ca­yó el se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra. Se que­bró la alian­za de la “trans­ver­sa­li­dad”, tras el vo­to no po­si­ti­vo del ex vi­ce­pre­si­den­te Ju­lio Co­bos.

Des­de aquél mo­men­to, una som­bra de dua­li­dad do­mi­nó la es­ce­na. De un la­do, el go­bierno pa­re­ció dis­pues­to al cam­bio, tan­to en la for­ma co­mo en los con­te­ni­dos. La crea­ción del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, una año­sa reivin­di­ca­ción del sec­tor ru­ral, fue una se­ñal in­tere­san­te.

Su ti­tu­lar, Ju­lián Do­mín­guez, hi­zo el in­ten­to de su­mar vo­lun­ta­des, con­vo­can­do a to­do el mun­do a ela­bo­rar el Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio. La di­ri­gen­cia y la ma­yor par­te de los “au­to con­vo­ca­dos” sos­pe­chó siem­pre que se tra­ta­ba de una ce­la­da.

Sin em­bar­go, la mo­vi­da del PEA con­tri­bu­yó a ins­ta­lar la im­por­tan­cia del sec­tor en la economía y la so­cie­dad. La pro­pia pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner nos sor­pren­dió en el re­cor­da­do lan­za­mien­to, en Tec­nó­po­lis, ha­cien­do su­yas las am­bi­cio­sas me­tas del plan.

Di­ji­mos en­ton­ces que el so­lo he­cho de plan­tear­se el ob­je­ti­vo de 150 mi­llo­nes de to­ne­la­das pa­ra el 2020 era una se­ñal po­si­ti­va. Di­ji- mos tam­bién que pa­ra lo­grar­las, to­do lo que ha­bía que ha­cer era de­jar al cam­po en paz y ol­vi­dar­se de nue­vos ex­pe­ri­men­tos.

Ju­lián Do­mín­guez su­mó pun­tos y as­cen­dió a su ac­tual po­si­ción co­mo ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Una se­ñal de que -aún en un go­bierno K- des­de lo ru­ral se pue­de cre­cer en la ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

Cui­da­do, por­que es­te no es mo­men­to pa­ra que el cam­po se pa­ra­li­ce

Pe­ro las es­pe­ran­zas se fue­ron di­lu­yen­do. Ha­cia afue­ra, el dis­cur­so de CFK si­gue reivin­di­can­do los lau­re­les del cam­po y su enor­me com­pe­ti­ti­vi­dad, cons­trui­da a par­tir de la tec­no­lo­gía.

La reali­dad es que el cam­po es­tá pa­ra­do. Las me­tas se pier­den en el ho­ri­zon­te. To­da­vía no lle­ga­mos a las 100 mi­llo­nes, ten­dría­mos que ha­ber su­pe­ra­do ya los 120. Le­jos de me­jo­rar la com­po­si­ción de la ca­nas­ta de pro­duc­tos, hay ca­da vez más pe­so de la so­ja. El tri­go y la car­ne si­guen su es­pi­ral des­cen­den­te. Bra­sil, pe­ro tam­bién Pa­ra­guay y Uru­guay, cre­cen ver­ti­gi­no­sa­men­te en to­dos los ru­bros.

Los dis­pa­ra­tes co­mer­cia­les y la in­creí­ble pre­sión fis­cal lo­gra­ron re­ver­de­cer aquel fa­mo­so ex­pe­ri­men­to. Los cha­ca­re­ros es­ca­pan de los pro­duc­tos más in­ter­ve­ni­dos, co­mo el tri­go y el maíz, que son pa­ra­dó­ji­ca­men­te los que acu­mu­la­ron más in­no­va­ción en los úl­ti­mos años.

A las re­ten­cio­nes, se su­ma el gra­ví­si­mo pro­ble­ma del IVA, con los sal­dos acu­mu­la­dos que ja­más se re­cu­pe­ran. Las pro­vin­cias, aban­do­na­das a su suer­te si in­cu­rren en in­dis­ci­pli­na po­lí­ti­ca, ha­cen lo su­yo con el in­mo­bi­lia­rio. Y los mu­ni­ci­pios quie­ren co­brar has­ta los car­te­les ru­te­ros.

No hay pla­ta. Y, so­bre to­do, fal­ta con­fian­za. Es lo que se vio es­ta se­ma­na en Ex­poa­gro. A la im­po­nen­te mues­tra de la tec­no­lo­gía en ac­ción no le fal­tó gen­te. Pe­ro sí le fal­tó gen­te con ac­ti­tud de com­pra.

Tam­bién le fal­ta­ron al­gu­nas em­pre­sas de pri­me­ra lí­nea, so­bre to­do las com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les que son las que mue­ven la agu­ja de los bie­nes de ca­pi­tal. Sus di­rec­ti­vos sos­tie­nen que el fal­ta­zo fue por cues­tio­nes pre­su­pues­ta­rias. En los co­rri­llos se sos­pe­chó de un “aprie­te” por par­te del go­bierno. To­do pue­de ser. Pe­ro lo que im­por­ta es que aun­que hu­bie­ran es­ta­do pre­sen­tes, no hu­bie­ran po­di­do tor­cer la de­ci­sión de cha­ca­re­ros de bra­zos caí­dos. Ex­pe­ri­men­to K “al pa­lo”.

Cui­da­do, por­que no es el mo­men­to pa­ra que se pa­ra­li­ce la pro­duc­ción. Co­mo de­cía el poe­ta, “cuan­do el cam­po es­tá tris­te, los pue­blos se lle­nan de yu­yos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.