De los da­tos a la efi­cien­cia

En la 1° di­ná­mi­ca de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión en la fe­ria, el fo­co es­tu­vo en có­mo usar la in­fo que hay.

Clarin - Rural - - EXPOAGRO - Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ajus­tar el ma­ne­jo por am­bien­tes no es una cues­tión com­pli­ca­da y con­lle­va im­por­tan­tes be­ne­fi­cios. Sin em­bar­go, aún son muy po­cos los pro­duc­to­res que uti­li­zan los dis­po­si­ti­vos dis­po­ni­bles pa­ra cap­tu­rar in­for­ma­ción, que per­mi­ti­rían desa­rro­llar es­ta prác­ti­ca.

Por ca­so, el 60% del parque de ma­qui­na­ria cuen­ta con mo­ni­to­res de ren­di­mien­to, pe­ro sólo se usan pa­ra ge­ne­rar in­for­ma­ción en­tre un 5% y un 10%, tal co­mo con­tó a Cla­rín Ru­ral Lau­ra Lu­ka­sik, di­rec­to­ra de Ope­ra­cio­nes de So­la­pa 4.

Se­gún su opi­nión, es­to se de­be a que “el pro­ce­so de adop­ción de tec­no­lo­gía re­quie­re tiem­po, y a que to­da­vía hay fal­ta de co­no­ci­mien­to”.

En Ex­poa­gro, la em­pre­sa pre­sen­tó un soft­wa­re in­te­gra­dor de tec­no­lo­gías, com­pa­ti­ble con la ma­yo­ría de los equi­pos del mer­ca­do, que per­mi­te or­de­nar, des­de la co­mo­di­dad de una ofi­ci­na y en una pla­ta­for­ma web, qué, cuán­to y dón­de apli­car en ca­da am­bien­te de acuer­do a sus par­ti­cu­la­ri­da­des.

Pa­ra eso, es ne­ce­sa­rio que el pro­duc­tor in­tro­duz­ca pre­via­men­te en el sis­te­ma los dis­tin­tos da­tos de siem­bra (cul­ti­vo y ge­no­ti­po), de sue­lo, y otras va­ria­bles ta­les co­mo fer­ti­li­dad, con­te­ni­do de hu­me­dad, ma­le­zas, in­sec­tos y en­fer­me­da­des de ca­da lo­te; y que, en fun­ción de ellos, pres­cri­ba apli­ca­cio­nes va­ria­bles de in­su­mos.

Es­tas ca­pas de in­for­ma­ción son apor­ta­das por el pro­duc­tor, ya sea por co­no­ci­mien­to vi­sual, o bien a par­tir de la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da por ma­pas sa­te­li­ta­les, aná­li­sis de sue­los o pro­me­dios ge­ne­ra­dos por los mo­ni­to­res de ren­di­mien­to. Con to­dos es­tos da­tos, el soft­wa­re

El in­su­mo de­be­ría apli­car­se so­lo en el lu­gar y en la oca­sión en que ha­ce fal­ta

ge­ne­ra un archivo o “ma­pa de pres­crip­ción” que es lle­va­do -vía pen­dri­ve- a la con­so­la de la má­qui­na pa­ra que los in­ter­pre­te y eje­cu­te a cam­po las ór­de­nes de qué, dón­de y cuán­to apli­car. “Es un pro­ce­so de lo­gís­ti­ca de da­tos”, di­ce Lu­ka­sik.

Me­dian­te la adop­ción de es­ta tec­no­lo­gía, es po­si­ble de­ter­mi­nar den­si­da­des de siem­bra va­ria­bles; apli­car pro­duc­tos quí­mi­cos por man­cho­nes se­gún la can­ti­dad de pla­gas, ma­le­zas o en­fer­me­da­des pre­sen­tes en ca­da sec­tor; y fer­ti­li­zar con dis­tin­tas do­sis ajus­tán­do­se a la po­ten­cia­li­dad del am­bien­te.

“La idea es que los in­su­mos se apli­quen en el lu­gar y en el mo­men­to que realmente ha­cen fal­ta, en lu­gar de ha­cer­lo por pro­me­dio o pa­ra to­do un lo­te”, ex­pli­có Lu­ka­sik.

Los be­ne­fi­cios de las apli­ca­cio­nes va­ria­bles son va­rios: aho­rro de di­ne­ro por me­nor uso de in­su­mos; op­ti­mi­za­ción del ren­di­mien­to y sus­ten­ta­bi­li­dad en la pro­duc­ción.

“En maíz se han re­gis­tra­do be­ne­fi­cios pro­me­dio de 100 dó­la­res/ ha, aun­que he­mos me­di­do cifras mu­cho ma­yo­res, de has­ta 300 dó­la­res”, in­di­có Ig­na­cio Na­yar, ge­ren­te de Pro­yec­to de la em­pre­sa. Asi­mis­mo, en el ca­so de pul­ve­ri­za­cio­nes por man­cho­neo geo­rre­fe­ren­cia­do, el aho­rro de in­su­mos me­di­do por ellos fue de un 30% en pro­me­dio.

Por otra par­te, des­pués de la co­se­cha, con los da­tos arro­ja­dos por los mo­ni­to­res de ren­di­mien­to, se pue­de ana­li­zar si las de­ci­sio­nes to­ma­das pre­via­men­te fue­ron acer­ta­das o no y, en ba­se a eso, ajus­tar el ma­ne­jo pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña si fue­ra ne­ce­sa­rio.

Du­ran­te los cua­tro jor­na­das de Ex­poa­gro, los téc­ni­cos de la em­pre­sa rea­li­za­ron mues­tras di­ná­mi­cas pa­ra que los pro­duc­to­res pue­dan ob­ser­var el fun­cio­na­mien­to de los equi­pos y las apli­ca­cio­nes con do­sis va­ria­bles de fer­ti­li­zan­tes y se­mi­llas, así co­mo pul­ve­ri­za­cio­nes por man­cho­neo si­mu­lan­do di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes de ata­que de pla­gas en el cam­po.

La agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión no es una tec­no­lo­gía com­ple­ja y es­tá al al­can­ce de los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos, pe­ro fal­ta aún sal­var la bre­cha que hay en­tre la in­for­ma­ción que se ge­ne­ra y la que efec­ti­va­men­te se aprovecha pa­ra ha­cer una ges­tión de la agri­cul­tu­ra más efi­cien­te.

FO­TOS: RO­BER­TO PE­RA / EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

En la pis­ta. El “pen­dri­ve”, por car­gar los da­tos del tra­ba­jo en la pul­ve­ri­za­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.