La bra­chia­ria en­tra en la lis­ta de las sos­pe­cho­sas

Hay in­di­cios de que po­dría ser re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to, se­gún un in­for­me di­fun­di­do por Aa­pre­sid.

Clarin - Rural - - LA AGRICULTURA QUE VIENE - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El ma­ne­jo de las ma­le­zas to­le­ran­tes y re­sis­ten­tes a los her­bi­ci­das se aso­ma con uno de los gran­des te­mas de la agri­cul­tu­ra de los pró­xi­mos años. Per­ma­nen­te­men­te sur­gen no­ve­da­des en es­te sen­ti­do y, al mis­mo rit­mo, los téc­ni­cos y pro­duc­to­res de­be­rán ca­pa­ci­tar­se pa­ra no que­dar­se atrás de la pro­ble­má­ti­ca.

La Red de Co­no­ci­mien­to de Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), de Aa­pre­sid, di­fun­dió en los úl­ti­mos días un in­for­me que men­cio­na la exis­ten­cia de un nue­vo bio­ti­po sos­pe­cha­do de re­sis­ten­cia al gli­fo­sa­to, es­ta vez en la pro­vin­cia de Tucumán: se tra­ta de Uro­chloa pa­ni­coi­des, co­no­ci­da en­tre los pro­duc­to­res co­mo Bra­chia­ria, de la fa­mi­lia de las gra­mí­neas.

En la cam­pa­ña agrí­co­la

En las úl­ti­mas dos cam­pa­ñas se vie­ron es­ca­pes en va­rias zo­nas de Tucumán

2010/2011 se de­tec­ta­ron es­ca­pes de es­ta es­pe­cie en los de­par­ta­men­tos tu­cu­ma­nos de Cruz Al­ta y Bu­rru­ya­cu, tan­to en apli­ca­cio­nes de bar­be­cho quí­mi­co co­mo du­ran­te el cul­ti­vo de so­ja.

A la si­guien­te cam­pa­ña se ob­ser­vó una am­plia­ción de la zo­na de dis­tri­bu­ción de Uro­chloa pa­ni­coi­des. Por eso, se re­co­lec­ta­ron mues­tras de se­mi­llas pa­ra ha­cer un aná­li­sis pa­ra de­ter­mi­nar la po­si­ble re­sis­ten­cia.

La bi­blio­gra­fía la ci­ta co­mo re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to en Aus­tra­lia, aun sien­do co­rrec­tas las do­sis, ca­li­bra­ción del equi­po y el mo­men­to de apli­ca­ción. Las sos­pe­chas que mo­ti­va­ron a los aná­li­sis aquí -ex­pli­ca­ron des­de el REM- sur­gie­ron a par­tir de que con apli­ca­cio­nes de gli­fo­sa­to y pos­te­rior mo­ni­to­reo, las es­pe­cies tra­ta­das se man­tu­vie­ron ver­des a cam­po.

Por eso, los téc­ni­cos tam­bién ma­ni­fes­ta­ron la im­por­tan­cia de pro­fun­di­zar es­tu­dios de sus­cep­ti­bi­li­dad a las apli­ca­cio­nes de los her­bi­ci­das. Que­da cla­ro -re­co­men­da­ron des­de la red- que es cla­ve el mo­ni­to­reo pos­te­rior de las apli­ca­cio­nes de gli­fo­sa­to, pa­ra ob­ser­var po­si­bles es­ca­pes.

Es­ta nue­va es­pe­cie sos­pe­cho­sa es ori­gi­na­ria de Afri­ca, pe­ro fue in­tro­du­ci­da y na­tu­ra­li­za­da en el no­roes­te y cen­tro de la Ar­gen­ti­na, de­ta­lló el in­for­me. Se tra­ta de una es­pe­cie anual, dis­tri­bui­da en­tre Bue­nos Ai­res, Ca­ta­mar­ca, Cór­do­ba, Jujuy, La Pam­pa, Sal­ta, San­tia­go del Es­te­ro, San­ta Fe y Tucumán. Es una ma­le­za de 10 a 55 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, cu­yos ta­llos son ca­ñas erec­tas ra­mi­fi­ca­das y arrai­ga­das en los nu­dos ba­sa­les. Las ho­jas tie­nen de 3 a 20 cen­tí­me­tros de lar­go y de 0,5 a 1,5 cen­tí­me­tros de an­cho y son pi­lo­sas por am­bas ca­ras.

A cam­po. Así se veía la ma­le­za du­ran­te el bar­be­cho en uno de los lo­tes tu­cu­ma­nos afec­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.