Las cla­ves de lo que se vie­ne

Cin­co téc­ni­cos top de la zo­na nú­cleo ana­li­zan el ne­go­cio. Apun­tan a más pre­ci­sión, uso de in­su­mos más efi­cien­te y a es­ta­bi­li­zar los pi­sos de ren­di­mien­to.

Clarin - Rural - - TAPA - PER­GA­MINO. EN­VIA­DA ES­PE­CIAL Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Cin­co téc­ni­cos top de la zo­na nú­cleo ana­li­zan los desafíos de la agri­cul­tu­ra. Di­cen que se­rá in­dis­pen­sa­ble in­cor­po­rar un ma­ne­jo de pre­ci­sión, de­fi­nien­do bien los am­bien­tes, pa­ra un uso más efi­cien­te de los in­su­mos. Y su­bir y es­ta­bi­li­zar los pi­sos de rinde.

Acre­cen­tar las co­se­chas y ob­te­ner ma­yor ren­ta­bi­li­dad, pro­du­cien­do de mo­do sustentable, son ob­je­ti­vos que se plan­tean hoy los pro­duc­to­res. Pa­ra al­can­zar­los, de­ben ca­pa­ci­tar­se, por un la­do, y lo­grar ajus­tar al má­xi­mo ca­da de­ci­sión de ma­ne­jo, por otro la­do.

A fin de de­ba­tir so­bre los desafíos ac­tua­les de la pro­duc­ción agrí­co­la, Cla­rín Ru­ral dia­lo­gó con cin­co ase­so­res téc­ni­cos, de di­fe­ren­tes zo­nas pro­duc­ti­vas, res­pec­to a cuá­les son las cues­tio­nes más im­por­tan­tes que de­ben te­ner en cuen­ta al ha­cer hoy agri­cul­tu­ra en ca­da una de sus re­gio­nes.

Pa­blo Bis­so­lino tra­ba­ja en ase­so­ra­mien­to y se­gui­mien­to de cam­pos en el par­ti­do de Tren­que Lau­quen, al oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Allí, uno de los prin­ci­pa­les desafíos “es au­men­tar los ni­ve­les pro­duc­ti­vos a tra­vés de una ma­yor efi­cien­cia en la uti­li­za­ción de re­cur­sos, pa­ra que las em­pre­sas al­can­cen un re­sul­ta­do eco­nó­mi­co que les per­mi­ta sub­sis­tir y cre­cer”, cuen­ta. Es que en el oes­te bo­nae­ren­se los pro­duc­to­res co­rren con des­ven­ta­ja: “Tra­ba­ja­mos en una re­gión que es­tá bas­tan­te cer­ca­na a los lí­mi­tes agrí­co­las; por lo tan­to, hoy nues­tra preo­cu­pa­ción no es ex­plo­rar te­chos pro­duc­ti­vos, sino po­der au­men­tar los pi­sos pro­me­dios de pro­duc­ción y ha­cer una ac­ti­vi­dad un po­co más pre­vi­si­ble a pe­sar de las va­ria­cio­nes cli­má­ti­cas abrup­tas”, ex­pli­ca Bis­so­lino. El téc­ni­co, que char­ló con Cla­rín Ru­ral en el mar­co de una re­cien­te jor­na­da or­ga­ni­za­da por Pio­neer en Per­ga­mino, re­cor­dó que el año pa­sa­do pa­sa­ron de la se­quía a es­tar inun­da­dos du­ran­te cua­tro me­ses. Pe­ro de­jó en cla­ro que la me­jo­ra en la pro­duc­ti­vi­dad no de­be lo­grar­se a cual­quier cos­to, sino “den­tro de un mar­co de dis­mi­nu­ción del im­pac­to am­bien­tal y con­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les”.

En el cen­tro oes­te de Cór­do­ba, las co­sas tam­po­co son tan sen­ci­llas. Raúl Mar­ti­na, ase­sor y ven­de­dor de in­su­mos agro­pe­cua­rios de Al­ma­fuer­te, ex­pli­ca que en esa zo­na la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res son pe­que­ños o me­dia­nos y al­qui­lan cam­po por ne­ce­si­dad de es­ca-

la. Siem­bran fun­da­men­tal­men­te so­ja y maíz, y don­de el am­bien­te pre­sen­ta ma­yo­res res­tric­cio­nes, ha­cen sor­go gra­ní­fe­ro. “Tra­ba­jar allá es un desafío, ya que es­ta­mos en una re­gión mar­gi­nal y los pro­ble­mas se acen­túan so­bre­ma­ne­ra en com­pa­ra­ción con la zo­na nú­cleo”, di­ce Mar­ti­na.

Por eso, se es­fuer­zan pa­ra lo­grar que los sis­te­mas pro­duc­ti­vos sean lo más efi­cien­tes po­si­bles, so­bre to­do en el uso del agua, que es la prin­ci­pal li­mi­tan­te. En esas tie­rras cor­do­be­sas, año a año, los agri­cul­to­res han ido apos­tan­do a siem­bras de se­gun­da y de ese mo­do han con­se­gui­do sis­te­mas más es­ta­bles. “De­ja­mos de la­do los pi­cos de rinde pe­ro en­tra­mos en es­que­mas de pro­duc­ti­vi­dad es­ta­ble en el tiem­po, lo que va de la mano con la sus­ten­ta­bi­li­dad que bus­ca­mos; ese es el ca­mino y el desafío que hoy los pro­duc­to­res de la re­gión tie­nen por de­lan­te”, in­di­ca el ase­sor.

Una si­tua­ción muy dis­tin­ta se plan­tea en la zo­na de Ju­nín, don­de Ma­tías Er­ma­co­ra coor­di­na las ac­ti­vi­da­des de agri­cul­tu­ra del CREA Nor­te de Bue­nos Ai­res.

“Un desafío es le­van­tar los po­ten­cia­les de ren­di­mien­to de maíz, ya que los se­mi­lle­ros han he­cho fo­co en pro­te­ger los ren­di­mien­tos que te­ne­mos pe­ro han de­ja­do de la­do el au­men­to del po­ten­cial”, arries­gó Er­ma­co­ra, al tiem­po que des­ta­có el tra­ba­jo he­cho por las em­pre­sas en la in­cor­po­ra­ción de eventos que pro­te­gen al cul­ti­vo de in­sec­tos y en­fer­me­da­des. “Aho­ra, no­so­tros de­be­mos apren­der a to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes de ma­ne­jo pa­ra sa­car el ma­yor pro­ve­cho de es­tas tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles; ese es el desafío de­fen­si­vo”, di­ce.

Por ese mis­mo ca­mino ha­cia la van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca va Emi­lio Mar­co­net­ti, ase­sor de la em­pre­sa Las Ta­pe­ri­tas, de San Jus­to, en el nor­te san­ta­fe­sino. “Apun­ta­mos a ma­xi­mi­zar la efi­cien­cia en el uso de in­su­mos y nues­tro desafío pro­duc­ti­vo es la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión”, se­ña­la.

Des­de ha­ce seis años tra­ba­jan con lo­tes am­bien­ta­dos, di­vi­di­dos en ba­jo, me­dio y al­to po­ten­cial, ajus­tan­do las den­si­da­des de siem­bra y fer­ti­li­za­ción se­gún las dis­tin­tas ex­pec­ta­ti­vas de rinde en ca­da si­tio. “En maíz in­cor­po­ra­mos una sem­bra­do­ra con cor­tes por sec­cio­nes, ya que te­ne­mos lo­tes muy que­bra­dos, con mu­cha pen­dien­te, y eso nos per­mi­tió re­du­cir el cos­to de in­su­mos, que son el 60% del cos­to de pro­duc­ción, a eso apun­ta­mos”, de­ta­lla Mar­co­net­ti.

En la em­pre­sa siem­bran prin­ci­pal­men­te so­ja y maíz, y al­go de sor­go en los ba­jos o lo­tes con pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les, te­nien­do co­mo ob­je­ti­vo in­te­grar la ma­te­ria pri­ma y dar­le va­lor agre­ga­do.

Tam­bién en San­ta Fe se desem­pe­ña Die­go Ba­ro­ni, téc­ni­co de Ade­co­agro. “Nues­tro ma­yor desafío es au­men­tar la efi­cien­cia en el uso de in­su­mos, que son ca­da vez más cos­to­sos, y tra­tar de de­fi­nir am­bien­tes, ya que, por ejem­plo el nor­te pro­vin­cial, es una zo­na bas­tan­te he­te­ro­gé­nea en es­te sen­ti­do”, ex­pli­ca.

En el de­par­ta­men­to San Jus­to, siem­bran so­ja, maíz, tri­go, gi­ra­sol, y al­go de gar­ban­zo. Su ob­je­ti­vo es pro­du­cir al me­nor cos­to, te­nien­do co­mo prin­ci­pios fun­da­men­ta­les la sus­ten­ta­bi­li­dad y el cui­da­do del me­dio am­bien­te.

“Lo que se vie­ne pa­ra esa zo­na es la am­bien­ta­ción de los cul­ti­vos, pa­ra apli­car do­sis va­ria­bles de se­mi­llas, fer­ti­li­zan­tes y agro­quí­mi­cos”, afir­ma Ba­ro­ni. Ac­tual­men­te están tra­ba­jan­do en el ajus­te de den­si­dad del maíz pa­ra ba­jar el nú­me­ro de plan­tas por hec­tá­rea. En so­ja, están de­ter­mi­nan­do am­bien­tes, lle­van­do los gru­pos más cor­tos a los ba­jos y sem­brán­do­los en fe­cha más tem­pra­na. Por su par­te, los peo­res lo­tes los des­ti­nan a siem­bras tar­días.

Adop­tar y adap­tar la tec­no­lo­gía, res­pe­tan­do bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, am­bien­ta­les y em­pre­sa­rias. Esas son las con­sig­nas com­par­ti­das por los ase­so­res. Co­no­ci­mien­to pa­ra cre­cer, el de­no­mi­na­dor co­mún de la evo­lu­ción.

Quin­te­to. De izq. a der., en Per­ga­mino, Er­ma­co­ra, Mar­co­net­ti, Mar­ti­na, Ba­ro­ni y Bis­so­lino, con Cla­rín Ru­ral.

MAR­CE­LO CA­CE­RES

Al de­ta­lle. Así de­be ser el ma­ne­jo en tiem­pos de ren­ta­bi­li­dad ajus­ta­da y al­tos cos­tos, coin­ci­die­ron los téc­ni­cos an­te Cla­rín Ru­ral. Aquí, un lo­te en Ve­na­do Tuer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.