Ma­le­zas re­sis­ten­tes: con­se­jos des­de EE.UU.

Dos ex­per­tos de ese país lle­ga­ron a la Ar­gen­ti­na.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Sin du­das, es el te­ma del mo­men­to en lo que res­pec-ta al desem­pe­ño en el lo­te, por­que ha em­pe­za­do a ro­bar­se ki­los pe­ro tam­bién pla­ta en cos­tos de apli­ca­ción. Las ma­le­zas re­sis­ten­tes o to­le­ran­tes que preo­cu­pan fuer­te en la Ar­gen­ti­na, son un pro­ble­ma aún más gra­ve hoy en EE.UU.

Pa­ra com­par­tir có­mo están tra­ba­jan­do, es­pe­cia­lis­tas es­ta­dou­ni­den­ses vi­si­ta­ron la Ar­gen­ti­na ha­ce po­cos días. Ro­tar mo­dos de ac­ción y cul­ti­vos, y ac­tuar en preemer­gen­cia, son al­gu­nas de las es­tra­te­gias que les están dan­do buen re­sul­ta­do. Hoy, en EE.UU. se pue­de lle­gar a gas­tar has­ta US$ 140 por hec­tá­rea en her­bi­ci­das.

“Te­ne­mos mi­llo­nes de hec­tá­reas de so­ja y maíz in­fec­ta­das y una de las so­lu­cio­nes ha si­do usar her­bi­ci­das múl­ti­ples y re­si­dua­les, lo que per­mi­te re­tra­sar la apli­ca­ción de gli­fo­sa­to e in­clu­so evi­tar­la en maíz”, con­tó el in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois del Sur, Br­yan Young, en diá­lo­go con

Cla­rín Ru­ral.

Pa­ra Young, el prin­ci­pal pro­ble­ma ha si­do no ha­ber ac­tua­do a tiem­po, “no ha­ber re­co­no­ci­do el pro­ble­ma” y “ha­ber des­can­sa­do du­ran­te más de una dé­ca­da en el gli­fo­sa­to”. Las ma­le­zas re­bel­des hoy son si­mi­la­res a las que ha­bía an­tes de usar gli­fo­sa­to, aun­que exis­ten al­gu­nas ex­cep­cio­nes co­mo ra­ma ne­gra. En es­te sen­ti­do, Young reflexiona que “hay que ir a bus­car her­bi­ci­das y mo­dos de ac­ción de los años 90”.

Otro de los es­pe­cia­lis­tas que par­ti­ci­pó en una jor­na­da téc­ni­ca so­bre ma­le­zas re­sis­ten­tes fue el es­ta­dou­ni­den­se Brent Neu­ber­ger, de FMC, la com­pa­ñía or­ga­ni­za­do­ra. “Ha­ce dos años el uso pro­me­dio de her­bi­ci­das en pre­mer­gen­cia en la pro­duc­ción so­je­ra de EE.UU. era de 25% o 30%. El año pa­sa­do su­peró el 55% de la su­per­fi­cie cul­ti­va­da”, con­tó. Y des­ta­có: “Lle­gar an­tes y di­ver­si­fi­car el pro­gra­ma de ma­ne­jo es cla­ve”. Ade­más, Neu­ber­ger ad­vier­te: “Si no ro­ta­mos la re­sis­ten­cia va a au­men­tar y se va a di­rec­cio­nar a otros pro­duc­tos”.

“Pa­ra no lle­gar a lo que pa­sa en Es­ta­dos Uni­dos, bus­ca­mos an­ti­ci­par­nos ofre­cien­do una pa­le­ta de pro­duc­tos con di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción”, con­tó Eduar­do Pé­rez, ti­tu­lar en Ar­gen­ti­na de la em­pre­sa an­fi­trio­na. En la pro­pues­ta que están eva­luan­do se mez­clan PPOs con al­gu­nos ALS (co­mo clo­ri­mu­rón), con pro­duc­tos co­mo Me­tri­bu­zín. Tam­bién en­sa­yan con Diu­rón y con Ima­ze­ta­pir. Es­tá cla­ro: hay que bus­car­le la vuel­ta. t

Are­co­taBr­yan Grin­gos. Young y Brent Neu­ber­ger, jun­tos en San An­to­nio de .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.