La bre­cha se va am­plian­do

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La bre­cha en­tre el po­ten­cial agrí­co­la y la reali­dad con­cre­la­ble. ta se si­gue am­plian­do. Las me­tas de aquél Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio, am­bi­cio­sas pe­ro via­bles, se ha­cen inal­can­za­bles.

En es­ta cam­pa­ña la co­se­cha te­nía que ha­ber al­can­za­do las 114 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Ha­brá so­lo 97. Una bre­cha de 17 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Más allá del im­pac­to en las gran­des cuen­tas na­cio­na­les (aun­que no pro­por­cio­nal, por­que los pre­cios in­ter­na­cio­na­les hu­bie­ran ba­ja­do), el fal­tan­te sig­ni­fi­ca mi­les de pues­tos de tra­ba­jo per­di­dos. Siem­bra, fer­ti­li­zan­tes, co­se­cha, trans­por­te, pro­ce­sa­mien­to. Re­cor­de­mos: 17 mi­llo­nes de to­ne­la­das era el sal­do ex­por­ta­ble ar­gen­tino en los 80, de que es­ta­lla­ra la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. En el 2000 se ha­bían tri­pli­ca­do, y si­guie­ron cre­cien­do a me­nor ta­sa has­ta el 2008. Des­de en­ton­ces, el agro es­tá es­tan­ca­do. Ni si­quie­ra se con­so­li­dó la me­ta tan me­nea­da de las 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Ex­pe­ri­men­to K, que le di­cen…

El lu­nes pa­sa­do, en una con­fe­ren­cia de pren­sa con­vo­ca­da por la Aso­cia­ción de Se­mi­lle­ros Ar­gen­ti­nos, se re­pa­sa­ron los hi­tos de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca des­en­ca­de­na­da ha­ce dos dé­ca­das. Ge­né­ti­ca, siem­bra di­rec­ta, fer­ti­li­za­ción y cam­bios or­ga­ni­za­cio­na­les die­ron lu­gar al cre­ci­mien­to de la su­per­fi­cie sem­bra­da y la pro­duc­ti­vi­dad. Allí se pu­so so­bre el ta­pe­te to­do lo que hay en el pi­pe­li­ne en ma­te­ria de nue­vos eventos bio­tec­no­ló­gi­cos. Es­te he­cho, sin du­da alec­cio­na­dor, ge­ne­ra sin em­bar­go una amar­ga frus­tra­ción: frente a ta­ma­ña ofer­ta tec­no­ló­gi­ca, la res­pues­ta pro­duc­ti­va es ca­si nu­la.

El go­bierno tie­ne una ex­cu­sa: el cli­ma. No le qui­te­mos pro­ta­go­nis­mo a la me­teo­ro­lo­gía, pe­ro ya no al­can­za pa­ra jus­ti­fi­car el es­tan­ca­mien­to. So­bre to­do cuan­do la cam­pa­ña pa­sa­rá a la his­to­ria por los pi­cos de ren­di­mien­to que mu­chos pro­duc­to­res al­can­za­ron en maíz y so­ja.

Y tam­bién pa­sa­rá a la his­to­ria por el de­fault triguero. El ab­su­ran­tes

La co­se­cha de­be­ría ha­ber si­do de 114 mi­llo­nes de tns, pe­ro se­rá so­lo de 97

do sis­te­ma co­mer­cial, des­ti­na­do a ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to in­terno ape­lan­do al cie­rre es­truc­tu­ral de las ex­por­ta­cio­nes (abrien­do so­lo pa­ra sal­dos y re­ta­zos), ter­mi­nó en un achi­que fe­no­me­nal de la siem­bra. Los cha­ca­re­ros hu­ye­ron ha­cia la ce­ba­da, co­mo al­ter­na­ti­va de in­vierno. Una de­ci­sión inape- Pe­ro hay mu­cho más ca­mino re­co­rri­do en la tec­no­lo­gía del cul­ti­vo de tri­go, des­de la ge­né­ti­ca has­ta el con­trol de en­fer­me­da­des. Mu­chas se­mi­llas, fer­ti­li­zan­tes y fun­gui­ci­das que­da­ron en el gal­pón. Mu­chos con­tra­tis­tas de co­se­cha se que­da­ron en Cór­do­ba. Mu­chos ca­mio­ne­ros tu­vie­ron que es­pe­rar “la grue­sa”. Me­nos tra­ba­jo pa­ra las go­me­rías, las pa­rri­llas de ca­mio­ne­ros, las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio.

Y Bra­sil, prin­ci­pal com­pra­dor de tri­go del mun­do, tu­vo que ir a bus­car­lo a Ka­zajs­tán. Con to­da ló­gi­ca, ba­jó los de­re­chos de im­por­ta­ción ex­tra Mercosur, ha­cien­do per­der una ven­ta­ja co­mer­cial que fa­vo­re­cía a la Ar­gen­ti­na. De­ja­mos de pro­du­cir 8 mi­llo­nes de to­ne­la­das, pe­ro ade­más pa­ga­re­mos por años las con­se­cuen­cias de una ma­la de­ci­sión. No es chis­te.

Por suer­te, el año pa­sa­do al­guien del go­bierno se dio cuen­ta que es­ta po­lí­ti­ca iba a pro­vo­car un desas­tre en la ma­cro.

Des­pués de mu­chos ca­bil­deos, ex­pe­ri­men­ta­ron un cam­bio. Así, lle­gó la aper­tu­ra tem­pra­na de per­mi­sos de ex­por­ta­ción ge­ne­ro­sos (15 mi­llo­nes de to­ne­la­das) pa­ra la co­se­cha de maíz que aho­ra se es­tá le­van­tan­do.

Fue muy di­fí­cil re­mon­tar la de­ci­sión de no sem­brar. Pe­ro en­tre la aper­tu­ra y la me­jo­ra de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les pro­vo­ca­da por la se­quía en el corn belt nor­te­ame­ri­cano, mu­chos re­vir­tie­ron su ac­ti­tud.

Por eso se al­can­za aho­ra una pro­duc­ción de 25 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Pe­ro ten­drían que ha­ber si­do más de 30. Bra­sil, en cin­co años, du­pli­có su pro­duc­ción (80 mi­llo­nes de to­ne­la­das), des­alo­jan­do a la Ar­gen­ti­na co­mo se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial.

Y en pla­ta, la bre­cha en­tre las me­tas y la reali­dad “se lla­ma” 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Unas cuan­tas bol­sas de un ki­lo cien. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.