Su­bir­se al tren del si­glo XXI

Clarin - Rural - - NEGOCIOS -

A lo lar­go de 500 años, el ca­pi­ta­lis­mo ha de­mos­tra­do al­ta “re­si­lien­cia” (au­to adap­ta­ción) en su do­ble con­di­ción de sis­te­ma de pro­duc­ción (acu­mu­la­ción de ca­pi­tal más di­vi­sión del tra­ba­jo) y es­ti­lo de vi­da (sis­te­ma so­cial de la de­mo­cra­cia li­be­ral). Sin em­bar­go, el cam­bio de épo­ca ha­ce re­co­men­da­ble el ajus­te de pa­ra­dig­mas.

El si­glo XXI se pre­sen­ta co­mo un cam­bio de épo­ca, en me­dio de una cri­sis sis­té­mi­ca en el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio del ca­pi­ta­lis­mo. El mun­do glo­ba­li­za­do y mul­ti­po­lar ha da­do lu­gar a la So­cie­dad de la In­for­ma­ción y del Co­no­ci­mien­to (Pe­ter Druc­ker, 1969) que la tec­no­lo­gía trans­for­mó en la Era Di­gi­tal a tra­vés de redes co­nectadas en tiem­po real. El desafío es cons­truir un mo­de­lo sustentable de so­cie­dad glo­bal del si­glo XXI.

Por un la­do, con­si­de­re­mos el pos­ca­pi­ta­lis­mo de la “Economía Ci­vil de Mer­ca­do” que pro­po­ne el economista y ca­te­drá­ti­co ita­liano Ste­fano Za­mag­ni, coau­tor de “Economía Ci­vil. Efi­cien­cia, Equi­dad, Fe­li­ci­dad Pú­bli­ca” (2007). Pa­ra Za­mag­ni, la so­cie­dad ci­vil bus­ca prin­ci­pios de re­ci­pro­ci­dad (or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro) y de in­ter­cam­bio de equi­va­len­tes (em­pre­sas con fi­nes de lu­cro), pe­ro la ca­li­dad de vi­da de­be­ría me­dir­se en tér­mi­nos de li­ber­tad y au­to­no­mía pa­ra pro­gre­sar más que en in­gre­so per cá­pi­ta.

La ma­yor ca­li­dad so­cial es in­cor­po­rar la di­men­sión so­cial den­tro del mer­ca­do. Acer­ca de la fe­li­ci­dad y la vi­da ci­vil ha­ce un aná­li­sis mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, con­clu­yen­do que un al­to ín­di­ce de des­em­pleo o de clien­te­lis­mo re­ve­la­rán una ba­ja ca­li­dad so­cial o al­ta in­ca­pa­ci­dad de go­bierno.

Za­mag­ni re­co­mien­da tres pi­la­res del nue­vo or­den so­cial: u Re­ci­pro­ci­dad que crea con­fian­za (ba­se del mer­ca­do). u Equi­dad que ga­ran­ti­za so­li­da­ri­dad (ce­men­to de la so­cie­dad). u Coope­ra­ción que ge­ne­ra com­pe­ten­cia (alien­ta la me­jo­ra y la

Es­tra­té­gi­co El cam­bio de épo­ca ha­ce re­co­men­da­ble re­pen­sar y ajus­tar los pa­ra­dig­mas

efi­cien­cia de una so­cie­dad).

Los tres ac­to­res so­cia­les cla­ve: es­ta­do, mer­ca­do y so­cie­dad de­ben in­te­grar­se (con fric­cio­nes y áreas de me­jo­ra) pa­ra ga­ran­ti­zar el or­den so­cial, evi­tan­do caer en la fal­sa ido­la­tría de uno de es­tos fac­to­res.

En el ex­tre­mo opues­to, el ale­mán orien­tal Heinz Die­te­rich Stef­fan pro­po­ne el “so­cia­lis­mo del si­glo XXI” (si­nó­ni­mo de “de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va” o “nue­vo pro­yec­to his­tó­ri­co”). Es­te so­ció­lo­go y po­li­tó­lo­go fue ideó­lo­go de los pre­si­den­tes Chá­vez (en­tre 19992005) y Mo­ra­les (has­ta 2007), y

Pa­ra­dó­ji­co No hay na­da más ab­sur­do que ha­cer bien lo que no hay que ha­cer

es ins­pi­ra­dor de los neo­mar­xis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Su li­bro “Fin del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal, el nue­vo pro­yec­to his­tó­ri­co” (1988), pro­po­ne que la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va re­em­pla­ce a la de­mo­ni­za­da, por neo­li­be­ral, de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va.

Pa­ra Die­te­rich, el ori­gen de los tres gran­des ma­les de la hu­ma­ni­dad (mi­se­ria, gue­rras y do­mi­na­ción) es­tá en la es­truc­tu­ra de po­der del ca­pi­ta­lis­mo. Es­te so­ció­lo­go ce­le­bra las re­be­lio­nes po­pu­la­res co­mo los mo­vi­mien­tos sin tie­rra (Bra­sil) y los pi­que­te­ros (Ar­gen­ti­na). En su vi­sión, la evo­lu­ción no al­can­za. Es ne­ce­sa­ria la re­vo­lu­ción pa­ra cons­truir una Pa­tria Gran­de (sue­ño bo­li­va­riano).

El mo­de­lo tie­ne dos pos­tu­la­dos bá­si­cos: u La economía equi­va­len­te, lo que im­pli­ca que el Es­ta­do de­be pla­ni­fi­car el mer­ca­do, evi­tan­do que lo ha­gan po­de­ro­sos in­tere­ses par­ti­cu­la­res. El pre­cio no re­sul­ta del en­cuen­tro de ofer­ta y de­man­da, sino del va­lor del tiem­po de tra­ba­jo in­cor­po­ra­do a ca­da pro­duc­to y ser­vi­cio. El mer­ca­do es in­ne­ce­sa­rio. u Re­dis­tri­bu­ción: la acu­mu­la­ción de ri­que­za y po­bre­za de­ben ser re­suel­tas con­jun­ta­men­te con me­ca­nis­mos de re­dis­tri­bu­ción.

Ana­li­zan­do la economía ar­gen­ti­na, po­de­mos acor­dar que he­mos acu­mu­la­do lo peor de am­bos mo­de­los: so­cia­lis­mo sin plan y ca­pi­ta­lis­mo sin mer­ca­do.

Las con­se­cuen­cias están a la vis­ta: al­ta in­fla­ción (im­pues­to a la po­bre­za) y em­po­bre­ci­mien­to re­la­ti­vo frente a los de­más paí­ses. De­be­mos cam­biar de mo­de­lo si pre­ten­de­mos me­jo­rar la reali­dad. No hay na­da más ab­sur­do que ha­cer bien lo que no hay que ha­cer.

El mun­do glo­ba­li­za­do y nues­tra per­te­nen­cia al club G-20 nos ofre­cen opor­tu­ni­da­des de ex­por­ta­cio­nes agroin­dus­tria­les de al­to va­lor agre­ga­do. Des­per­di­ciar es­ta opor­tu­ni­dad es de una enor­me irres­pon­sa­bi­li­dad. t

CAR­LOS CA­RRION

Re­gión Cen­tro. Cer­ca de Ro­sa­rio, la agroin­dus­tria mues­tra to­do su po­ten­cial. Aquí, la plan­ta de bio­die­sel de Uni­tec Bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.