Con chapa de es­pe­cia­les

Lu­cas San­tos y sus so­cios van más allá de los cul­ti­vos clá­si­cos: su­man le­gum­bres y has­ta maíz pi­sin­ga­llo, con bue­nas ro­ta­cio­nes y ex­por­ta­ción pro­pia.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Lu­cas San­tos y sus so­cios apos­ta­ron a las es­pe­cia­li­da­des, co­mo maíz pi­sin­ga­llo pa­ra po­cho­clo o gar­ban­zo, pa­ra di­ver­si­fi­car la pro­duc­ción de gra­nos y te­ner ro­ta­cio­nes más in­ten­si­vas. Des­de Mar del Pla­ta y Per­ga­mino, su­man in­dus­tria­li­za­ción y ex­por­ta­ción.

El mar­pla­ten­se Lu­cas San­tos es­tu­dió agro­no­mía en Ba­les­pe­cia­li­da­des. car­ce y em­pe­zó a pro­du­cir gra­nos ha­ce ca­tor­ce años en los cam­pos de su zo­na. Unos años más tar­de se aso­ció con sus ami­gos Fe­de­ri­co Va­re­la, Ger­mán Berg y Jor­ge­li­na Ga­rro­te, pa­ra di­ver­si­fi­car geo­grá­fi­ca­men­te la pro­duc­ción. Ca­da uno cul­ti­va­ba tie­rras en el sud­es­te bo­nae­ren­se y en la zo­na de Per­ga­mino, de don­de es Va­re­la. Así, fue­ron cre­cien­do pa­ra­le­la­men­te en­tre el mar y la zo­na nú­cleo, has­ta que ha­ce sie­te años de­ci­die­ron uni­fi­car las em­pre­sas en una ad­mi­nis­tra­ción con­jun­ta, lo que les per­mi­tió ba­jar cos­tos y efi­cien­ti­zar pro­ce­sos. Aho­ra, se en­fo­can en la pro­duc­ción y ori­gi­na­ción de es­pe­cia­li­da­des y el agre­ga­do de va­lor a la pro­duc­ción en una plan­ta de pro­ce­sa­mien­to en Per­ga­mino.

Al prin­ci­pio, los so­cios, que se aglu­ti­na­ron ba­jo la de­no­mi­na­ción Qua­lity Group, cul­ti­va­ban unas 3.500 hec­tá­reas en­tre lo que pro­du­cía ca­da em­pre­sa más un fi­dei­co­mi­so com­par­ti­do, pe­ro lue­go co­men­za­ron a cre­cer len­ta­men­te, es­pe­cial­men­te cuan­do de­ci­die­ron en­fo­car­se en el ne­go­cio de es­pe- cia­li­da­des. “La se­quía del 2008 nos im­pul­só mu­cho a di­ver­si­fi­car la pro­duc­ción y a bus­car agre­gar va­lor en la zo­na”, ex­pli­ca San­tos en un lo­te de so­ja en Mar del Pla­ta, don­de con­ver­só con Cla­rín Ru­ral. Fue a par­tir de esa cam­pa­ña que le die­ron un im­pul­so fuer­te a la ar­ve­ja, y lue­go agre­ga­ron el res­to de los pro­duc­tos.

“Fe­de­ri­co te­nía his­to­ria en la pro­duc­ción de le­gum­bres en Per­ga­mino y fue in­tro­du­cien­do al res­to en esa es­pe­cia­li­dad. Des­pués em­pe­za­mos a di­ver­si­fi­car la pro­duc­ción en di­fe­ren­tes cul­ti­vos y cre­ci­mos en ar­ve­ja, in­tro­du­ji­mos el gar­ban­zo, el maíz pi­sin­ga­llo y el po­ro­to”, co­men­ta.

Hoy, en la em­pre­sa tra­ba­jan 27 per­so­nas, pro­du­cen en el sur de San­ta Fe, nor­te y sud­es­te de Bue­nos Ai­res, y en to­tal es­te año sem­bra­rán unas 20.000 hec­tá­reas en­tre pro­pias y con­ve­nios co­mer­cia­les con pro­duc­to­res, in­clu­yen­do el nor­te de Cór­do­ba y has­ta en el NOA.

En la es­truc­tu­ra actual de la com­pa­ñía, Ga­rro­te es res­pon­sa­ble de ad­mi­nis­tra­ción y fi­nan­zas, Va­re­la se ocu­pa de co­mer­cia­li­za­ción y pro­ce­sos, Berg es en­car­ga­do de com­pras y San­tos de la pro­duc­ción.

La ac­ti­vi­dad de la em­pre­sa es­tá le­jos de cul­mi­nar en la co­se­cha. Ha­cen pro­duc­ción pro­pia, pro­duc­cio­nes en convenio y com­pran mer­ca­de­ría de ter­ce­ros, por­que su ob­je­ti­vo es la ori­gi­na­ción de 100.000 to­ne­la­das de gra­nos por año, de las cua­les 20.000 son de De siem­bras pro­pias y en convenio lo­gran unas 75.000 to­ne­la­das, y el res­to sur­ge de la com­pra a ter­ce­ros me­dian­te con­tra­tos a fu­tu­ro o com­pras en el dis­po­ni­ble.

“Hoy, por un te­ma de ro­ta­cio­nes, la em­pre­sa tie­ne dos ter­cios del área sem­bra­da con cul­ti­vos ex­ten­si­vos y un ter­cio con es­pe­cia­li­da­des. No se pue­de ha­cer ar­ve­ja to­dos los años; hay que de­jar des­can­sar al sue­lo”, di­ce San­tos.

El mer­ca­do ar­gen­tino de con­su­mo de le­gum­bres es bas­tan­te chi­co y se sa­tu­ra rá­pi­do, por lo que la ma­yo­ría de la pro­duc­ción de la em­pre­sa va a la ex­por­ta­ción. Se­gún el pro­duc­tor, los va­lo­res in­ter­na­cio­na­les es­tán bas­tan­te al­tos (el dis­po­ni­ble ron­da los 550 dó­la­res por to­ne­la­da) y pa­ra los pró­xi­mos años se es­pe­ra un cre­ci­mien­to muy fuer­te de la de­man­da mun­dial de le­gum­bres -se­gún la FAO, 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das más pa­ra 2020-.

“Por cues­tio­nes agro­cli­má­ti­cas, Ar­gen­ti­na es uno de los po­cos paí­ses que pue­de res­pon­der a esa de­man­da; creo que hay que es­tar a la van­guar­dia. Ese cre­ci­mien­to po­dría sig­ni­fi­car in­gre­sos equi­va­len­tes a me­dia co­se­cha más de so­ja por año”, ilus­tra.

Cla­ro que no to­do es tan sen­ci­llo, por­que las es­pe­cia­li­da­des tie­nen sus se­cre­tos, so­bre to­do des­de lo agro­nó­mi­co, ya que la tec­no­lo­gía no es­tá tan di­fun­di­da co­mo la de los cul­ti­vos con­ven­cio­na­les. “La ge­né­ti­ca y el ma­ne­jo es­tán me­jo­ran­do, pe­ro aún fal­ta

mu­cho. Eso va a ir cre­cien­do de la mano de la de­man­da. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que son pro­duc­tos de con­su­mo di­rec­to, por lo que la ca­li­dad y el as­pec­to vi­sual al mo­men­to de co­se­cha son muy im­por­tan­tes”, ex­pli­ca el mar­pla­ten­se.

La ren­ta­bi­li­dad de las es­pe­cia­li­da­des, ase­gu­ra, es com­pa­ra­ble con la del res­to de los gra­nos, pe­ro son cul­ti­vos que de­man­dan mu­cha más aten­ción y que no se pue­den ha­cer a tan­ta es­ca­la. “Los már­ge­nes son bue­nos cuan­do se en­ca­jan en una ro­ta­ción con maíz. Ar­ve­ja/maíz de se­gun­da pue­de me­jo­rar el mar­gen un 30 por cien­to res­pec­to de las ro­ta­cio­nes tra­di­cio­na­les”, di­ce.

El gar­ban­zo, por su par­te, aun tie­ne pro­ble­mas sanitarios gra­ves por fal­ta de adap­ta­ción al am­bien­te. Se­gún San­tos, fal­ta ge­né­ti­ca y prác­ti­cas de ma­ne­jo pa­ra pen­sar a ese cul­ti­vo en la pam­pa hú­me­da. “Por el mo­men­to, es más pa­ra zo­nas se­mi­ári­das. Ahí, si tenés los per­fi­les car­ga­dos, es una muy bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra apro­ve­char el in­vierno y li­be­rar los lo­tes tem­prano pa­ra los cul­ti­vos de ve­rano”, ase­gu­ra.

San­tos se ocu­pa de ge­ren­ciar las siem­bras y si­gue vi­vien­do en Mar del Pla­ta y sur­fean­do olas los fi­nes de se­ma­na, pe­ro se­ma­na por me­dio via­ja a Per­ga­mino, don­de es­tá ubi­ca­da la ofi­ci­na cen­tral del gru­po y tie­nen una plan­ta de pro­ce­sa­mien­to y em­pa­que de gra­nos. Allí acon­di­cio­nan y em­bol­san la mer­ca­de­ría pa­ra la ex­por­ta­ción o el mer­ca­do in­terno.

Se ha­ce una pre­lim­pie­za, una vi­bra­ción pa­ra la se­pa­ra­ción por pe­so y des­pués se ca­li­bra por ta­ma­ño y se cla­si­fi­ca por color. Ade­más, hay un la­bo­ra­to­rio don­de se rea­li­zan los aná­li­sis de ca­li­dad a to­dos los pro­duc­tos.

En cuan­to a las pro­duc­cio­nes tra­di­cio­na­les, si­guen sien­do un ne­go­cio de pe­so en la ecua­ción fi­nal, pe­ro allí tam­bién los so­cios bus­can la di­fe­ren­cia­ción y la ca­li­dad. La em­pre­sa se in­cli­na ca­da vez más a la pro­duc­ción de se­mi­llas, que tam­bién pa­san por Per­ga­mino pa­ra ser tra­ta­das y em­bol­sa­das.

“To­dos los años in­ten­ta­mos cre­cer en es­te ne­go­cio. Tra­ta­mos de agre­gar va­lor en to­do: pro­du­cien­do se­mi­lla, pro­ce­san­do... Al se­mi­lle­ro le ha­ce­mos des­de la mul­ti­pli­ca­ción has­ta la en­tre­ga de la bol­sa, a ve­ces in­clu­so con la se­mi­lla cu­ra­da”, di­ce San­tos.

Con las fi­chas bien dis­per­sas en el ta­ble­ro, los pies en di­ver­sas zo­nas y un aba­ni­co am­plio de pro­duc­tos, él y sus so­cios sien­ten que es­tán fir­mes pa­ra se­guir avan­zan­do en un mer­ca­do que pro­me­te un fu­tu­ro desafian­te.

¡Hay equi­po!. San­tos (al ctro., de ca­mi­sa ce­les­te), jun­to a su so­cio Fe­de­ri­co Va­re­la y un

gru­po de em­plea­dos.

FA­BIAN GASTIARENA

Mar­pla­ten­se. San­tos em­pe­zó pro­du­cien­do cul­ti­vos tra­di­cio­na­les, en el sud­es­te bo­nae­ren­se. Tras aso­ciar­se con va­rios ami­gos se am­plió a otros gra­nos y zo­nas.

En pleno Bal­car­ce. El gar­ban­zo aun no tie­ne tec­no­lo­gía su­fi­cien­te pa­ra ocu­par lo­tes en la pam­pa hú­me­da, cree San­tos.

Dos so­cios. Fe­de­ri­co Va­re­la (izq.) y San­tos en la em­pa­ca­do­ra, en Per­ga­mino.

Ca­li­dad. En el la­bo­ra­to­rio per­ga­mi­nen­se se ana­li­zan to­dos los pro­duc­tos.

Por am­bien­tes. El girasol y la ce­ba­da, ca­da uno en su lu­gar, cer­ca de Tan­dil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.