Y se vie­nen el tri­go y la ce­ba­da: las al­ter­na­ti­vas ya es­tán so­bre la me­sa.

Un des­ta­ca­do gru­po de ex­per­tos ana­li­zó la evo­lu­ción re­cien­te de los cul­ti­vos de in­vierno y los desafíos que se pre­sen­tan pa­ra es­ta nue­va cam­pa­ña.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

En el sud­es­te, un gru­po de téc­ni­cos ana­li­zó - las en­se­ñan­zas de la úl­ti­ma cam­pa­ña.

Aún no se ter­mi­nó de le­van­tar la co­se­cha grue­sa y fal­tan al­gu­nas se­ma­nas pa­ra el co­mien­zo de la siem­bra de fi­na en las prin­ci­pa­les zo­nas pro­duc­ti­vas: así, es un buen mo­men­to pa­ra re­pa­sar las ten­den­cias que vie­nen re­gis­tran­do los prin­ci­pa­les cul­ti­vos de in­vierno y ter­mi­nar de ma­du­rar las de­ci­sio­nes.

En los úl­ti­mos cua­ren­ta años, el pro­me­dio de área sem­bra­da de tri­go fue de 5,2 mi­llo­nes de hec­tá­reas, e in­clu­so lle­gó a los 7 mi­llo­nes de hec­tá­reas, pe­ro des­de el 2000 en ade­lan­te se per­die­ron 230.000 hec­tá­reas por año de ese cul­ti­vo, mien­tras que la ce­ba­da cre­ce 190.000 hec­tá­reas por año. El dato lo apor­tó Da­niel Mi­ra­lles en el Sim­po­sio Na­cio­nal de Ce­rea­les, rea­li­za­do es­ta se­ma­na en Mar del Pla­ta por la com­pa­ñía Syn­gen­ta.

El es­pe­cia­lis­ta tam­bién di­jo que des­de los 90 los rin­des de la ce­ba­da cre­cie­ron más que los del tri­go. Es­to mar­ca a las cla­ras un vuel­co en las pre­fe­ren­cias de mu­chos pro­duc­to­res, que ven en el mer­ca­do de ce­ba­da fo­rra­je­ra de ex­por­ta­ción un es­ce­na­rio mu­cho más se­gu­ro que el del tri­go, aun­que es­te año el bo­ca de ur­na in­di­ca que mu­chos vol­ve­rán a in­cli­nar­se por és­te úl­ti­mo.

En tér­mi­nos agro­nó­mi­cos, Mi­ra­lles ex­pli­có que en los úl­ti­mos años de­bió ac­tua­li­zar el ma­pa de am­bien­tes, por­que el com­por­ta­mien­to de los cul­ti­vos in­ver­na­les di­fie­re mu­cho de una zo­na a la otra, im­pul­sa­do por la im­pre­vi­si­ble va­ria­ble cli­má­ti­ca.

El año pa­sa­do, in­di­có, las tem­pe­ra­tu­ras mí­ni­mas fue­ron muy ba­jas y las má­xi­mas fue­ron muy al­tas, ade­más de que hu­bo ex­ce­sos hí­dri­cos en las pri­me­ras etapas del tri­go, lo que lle­vó lue­go a la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des fo­lia­res. “En 2012, los co­cien­tes fo­to­ter­ma­les fue­ron mu­cho me­no­res a la me­dia, lo que ex­pli­ca el me­nor ren­di­mien­to por un me­nor número de gra­nos”, di­jo Mi­ra­lles.

A su turno, Juan Car­los Pa­pa, téc­ni­co del INTA Oli­ve­ros, ex­pli­có las ra­zo­nes de uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en­fren­tan hoy los pro­duc­to­res, que son las ma­le­zas to­le­ran­tes y re­sis­ten­tes a her­bi­ci­das. “Hay una es­ca­sa ro­ta­ción de cul­ti­vos, al­ta de­pen­den­cia del con­trol quí­mi­co y arren­da­mien­tos cor­tos”, ex­pli­có. Se tra­ta de un sis­te­ma que bus­ca al­ta ren­ta­bi­li­dad en un pla­zo cor­to, pe­ro es po­co sus­ten­ta­ble y lle­va a la pro­li­fe­ra­ción de re­sis­ten­cias, por­que -co­mo de­fi­nió el es­pe­cia­lis­ta- el agroe­co­sis­te­ma es di­ná­mi­co y se adap­ta a las nue­vas con­di­cio­nes. Evo­lu­cio­na.

“El re­sul­ta­do es el au­men­to de es­pe­cies du­ras tan­to en in­sec­tos co­mo en ma­le­zas”, di­jo Pa­pa. Por eso, re­co­men­dó fuer­te­men­te la im­plan­ta­ción de cul­ti­vos de in­vierno y la rea­li­za­ción de mo­ni­to­reos más cer­ca­nos, tem­pra­nos y fre­cuen­tes.

En­tre las prin­ci­pa­les ma­le­zas to­le­ran­tes, el téc­ni­co del INTA men­cio­nó a la ra­ma ne­gra, una es­pe­cie muy adap­ta­da al es­trés que aguan­ta el gol­pe del gli­fo­sa­to y de las sul­fo­li­nu­reas, de las cua­les di­jo que se es­tá ha­cien­do un uso abu­si­vo.

En­tre las ma­le­zas re­sis­ten­tes, el em­ble­ma es el sor­go de Ale­po, al cual Pa­pa re­co­men­dó sa­car con la pa­la. “Se aca­bó la lu­na de miel con el gli­fo­sa­to, se aca­bó lo más ba­ra­to y aho­ra hay que con­vi­vir con el gli­fo­sa­to y al mis­mo tiem­po vol­ver al ma­ne­jo de her­bi­ci­das que se usa­ban en­tre el año 40 y el 80 y que re­que­rían ma­yor in­te­li­gen­cia de pro­ce­sos”, afir­mó. Pa­ra con­cluir, re­ma­tó: “Si el pro­duc­ti­vis­mo y el cor­to pla­zo si­guen pre­va­le­cien­do, el pro­ble­ma se acen­tua­rá. El cam­po es un sis­te­ma bio­ló­gi­co, no una fá­bri­ca, aun­que al­gu­nos usen ese eu­fe­mis­mo”.

Ade­más, hu­bo un pa­nel de mo­ni­to­rea­do­res de di­fe­ren­tes zo­nas, que re­pa­sa­ron lo que ocu­rrió en la cam­pa­ña pa­sa­da con los cul­ti­vos in­ver­na­les en ma­te­ria de en­fer­me­da­des, tra­tan­do de pre­veer es­tra­te­gias de ma­ne­jo pa­ra es­te año. En­tre ellos es­tu­vo Agus­tín Bil­bao, ase­sor de la zo­na de Ne­co­chea, quien di­jo que, si el fo­co es­tá pues­to en la ce­ba­da, hay que in­ten­tar no ha­cer to­dos la mis­ma va­rie­dad, pa­ra evi­tar ge­ne­rar un cal­do de cul­ti­vo y re­pe­tir pro­ble­mas fi­to­sa­ni­ta­rios. t

RO­BER­TO PE­RA

Re­cién na­ci­do. El tri­go se aso­ma en el cen­tro bo­nae­ren­se, el año pa­sa­do. En es­te ci­clo, mu­chos lo vol­ve­rán a sem­brar.

Mi­ra­lles. Un es­pe­cia­lis­ta de la UBA.

Pa­pa. Del INTA, ha­bló de ma­le­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.