La ga­na­de­ría le da pa­ra ade­lan­te

La ac­ti­vi­dad tie­ne desafíos que re­quie­ren un me­jor uso de he­rra­mien­tas bá­si­cas co­mo ge­né­ti­ca y ma­ne­jo del fo­rra­je. Los con­se­jos de los es­pe­cia­lis­tas.

Clarin - Rural - - PRODUCCIÓN DE CARNE - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En el me­diano y lar­go pla­zo, la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na se­gui­rá su­man­do desafíos, y en la agen­da de los ga­na­de­ros se per­fi­lan va­ria­bles co­mo el cui­da­do am­bien­tal, el bie­nes­tar animal y la tra­za­bi­li­dad de las hue­llas de car­bono y agua. An­te es­te es­ce­na­rio, con esas nue­vas exi­gen­cias que ven­drán, los pro­duc­to­res si­guen bus­can­do in­cor­po­rar tec­no­lo­gía y co­no­ci­mien­tos.

Es­tas cues­tio­nes fue­ron ana­li­za­das en el mar­co de un se­mi­na­rio or­ga­ni­za­do por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPC­VA) en San­ta Fe, la se­ma­na pa­sa­da. Allí, pro­fe­sio­na­les y ana­lis­tas del sec­tor coin­ci­die­ron en que al­gu­nas de las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­sa­rán por cues­tio­nes que si­guen sien­do cru­cia­les, co­mo la in­cor­po­ra­ción de ge­né­ti­ca en los ro­deos y el ma­ne­jo efi­cien­te de la ba­se fo­rra­je­ra, en­tre otros as­pec­tos.

Da­niel Mu­si, del Fo­ro Ar­gen­tino de Ge­né­ti­ca Bo­vi­na, abor­dó és­ta cues­tión a tra­vés de una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble des­de su pun­to de vis­ta: la di­fe­ren­cia es­pe­ra­da de pro­ge­nie (DEP), una he­rra­mien­ta de se­lec­ción que per­mi­te com­pa­rar re­pro­duc­to­res y usar los que me­jor se adap­ten a ca­da sis­te­ma de pro­duc­ción.

“La apli­ca­ción de es­te re­cur­so no ha si­do to­tal­men­te ex­plo­ta­da, y a pe­sar del tra­ba­jo que se ha he- cho en los úl­ti­mos vein­te años, no ha te­ni­do el im­pac­to que po­dría te­ner”, sub­ra­yó.

En es­ta ins­tan­cia, Mu­si di­fe­ren­ció en­tre pro­duc­ción de ca­ba­ñas y los ro­deos co­mer­cia­les, y ex­pli­có que, en el pri­mer ca­so, las va­cas es­tán per­fec­ta­men­te eva­lua­das, mien­tras que en mu­chos ro­deos de cría a ve­ces no es­tán ni si­quie­ra iden­ti­fi­ca­das.

De acuer­do a son­deos rea­li­za­dos en­tre pro­duc­to­res, se­ña­ló que só­lo un ter­cio de los ga­na­de­ros ar­gen­ti­nos que lle­van ade­lan­te un sis­te­ma de cría uti­li­zan es­ta he­rra­mien­ta.

Lue­go de ad­ver­tir que las de­ci­sio­nes del cria­dor con­di­cio­nan los re­sul­ta­dos de to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va, el es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có tam­bién que la se­lec­ción ge­nó­mi­ca ya des­em­bar­có en los ro­deos de tam­bo y que cons­ti­tu­ye una nue­va fron­te­ra pa­ra el ga­na­do de car­ne. “El im­pac­to de es­ta tec­no­lo­gía se ve­rá en los pró­xi­mos cin­co a diez años”, pro­nos­ti­có.

Por su par­te, el pre­si­den­te de la en­ti­dad or­ga­ni­za­do­ra, Gonzalo Alvarez Mal­do­na­do, re­su­mió su pen­sa­mien­to, y el de mu­chos, al afir­mar que la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía en el sec­tor ga­na­de­ro es la lla­ve que per­mi­ti­rá me­jo­rar los ín­di­ces pro­duc­ti­vos del ro­deo na­cio­nal.

En la mis­ma lí­nea, el ma­ne­jo de la ba­se fo­rra­je­ra fue otro de los te­mas cla­ve abor­da­dos al mo­men­to de eva­luar las va­ria­bles pro­duc­ti­vas. El ase­sor pri­va­do Pa­blo Ca­ta­ni ex­pli­có que al mo­men­to de con­fec­cio­nar ro­llos de al­fal­fa se de­be ana­li­zar con cui­da­do el mo­men­to de cor­te, la épo­ca de con­fec­ción y la for­ma de al­ma­ce­na­je. “La al­fal­fa brin­da un ali­men­to de al­ta ca­li­dad, que per­mi­ti­rá con­su­mos ele­va­dos de ma­te­ria se­ca que equi­li­bren la die­ta bo­vi­na”, re­mar­có.

El mo­men­to del cor­te no es un pun­to me­nor, y Ca­ta­ni ex­pli­có que un ma­ne­jo in­efi­cien­te en es­ta ins­tan­cia pue­de ver­se re­fle­ja­do en una pér­di­da de digestibilidad de has­ta un 5% o más, equi­va­len­te a una pér­di­da de 140 kg/ha de car­ne.

El al­ma­ce­na­je es otra cues­tión que el ga­na­de­ro no de­be des­cui­dar. “Si en un ro­llo de 680 ki­los se pier­den 15 cen­tí­me­tros de la pe­ri­fe­ria, eso equi­va­le a $ 95 por ca­da uni­dad”, es­ti­mó.

Una ma­yor efi­cien­cia pro­duc­ti­va en la ga­na­de­ría de car­ne tam­bién pue­de lle­gar des­de otros sec­to­res; por ejem­plo, del en­gor­de de los ter­ne­ros Ho­lan­do que an­tes se des­car­ta­ban en el tam­bo. Se tra­ta de una mo­da­li­dad que, se­gún Se­bas­tián Vit­to­ne, del INTA Con­cep­ción del Uru­guay (En­tre Ríos), pue­de eri­gir­se co­mo una bue­na opor­tu­ni­dad de ne­go­cios.

El téc­ni­co con­tó que des­de ha­ce al­gu­nos años se tra­ba­ja en un sis­te­ma de en­gor­de a co­rral de es­ta ca­te­go­ría, que con una die­ta de fi­bra ce­ro, en ba­se a grano de maíz en­te­ro y con­cen­tra­do pro­tei­co, per­mi­te ob­te­ner ani­ma­les ter­mi­na­dos de 220 ki­los a 300 ki­los des­ti­na­dos a fae­na. t

REU­TERS

¡Qué to­ro!. Es im­por­tan­te eva­luar la ca­li­dad del re­pro­duc­tor, con he­rra­mien­tas co­mo la di­fe­ren­cia es­pe­ra­da de pro­ge­nie.

Mu­si. Des­ta­có el rol de la ge­nó­mi­ca.

Vit­to­ne. Ha­bló del ter­ne­ro Ho­lan­do.

Ca­ta­ni. Por más efi­cien­cia fo­rra­je­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.