Un pa­rá­si­to pe­li­gro­so pa­ra las va­cas

La fas­cio­la he­pá­ti­ca pue­de pro­vo­car fuer­tes pér­di­das. Un ve­te­ri­na­rio ex­pli­ca có­mo pre­ve­nir­la.

Clarin - Rural - - PRODUCCIÓN DE CARNE -

Una de las pa­ra­si­to­sis que co­rrió sus fron­te­ras en los úl­ti­mos tiem­pos es la fas­cio­la he­pá­ti­ca, co­no­ci­da co­mo Sa­guay­pé. Es­ta afec­ción, ad­vir­tie­ron des­de el INTA Bal­car­ce, se en­cuen­tra en dis­tin­tas re­gio­nes pe­ro es im­por­tan­te en la prin­ci­pal zo­na cria­do­ra del país, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Se pre­sen­ta, por ejem­plo, en cam­pos ga­na­de­ros de Sie­rra de la Ven­ta­na, San Pedro, Zá­ra­te y Ca­pi­tán Sar­mien­to. Es­te año, par­ti­cu­lar­men­te, hu­bo ca­sos en el par­ti­do de Be­ni­to Juá­rez.

La fas­cio­la he­pá­ti­ca es una pa­ra­si­to­sis que ata­ca a bo­vi­nos y ovi­nos de cual­quier ca­te­go­ría, que se alo­ja en el hí­ga­do de los ani­ma­les y, de ese mo­do, oca­sio­na to­do ti­po de pér­di­das pro­duc­ti­vas.

El ve­te­ri­na­rio Jo­sé Ma­nuel Di­mat­tia, de INTA Bal­car­ce, ex­pli­ca que la fas­cio­la adul­ta po­ne de 500 hue­vos a 20.000 hue­vos por día, que son eli­mi­na­dos en las he­ces del hués­ped. En el ex­te­rior, evo­lu­cio­nan en po­cos días y bus­can al hués­ped in­ter­me­dia­rio, co­mo el ca­ra­col de aguas dul­ces.

Una vez en el in­te­rior del ca­ra­col, co­mien­za la evo­lu­ción del pa­rá­si­to pa­ra re­tor­nar al me­dio. Por ca­da for­ma in­ma­du­ra de fas­cio­la que lle­ga al ca­ra­col salen has­ta 400 es­ta­dios más evo­lu­cio­na­dos, lo que evi­den­cia la im­por­tan­cia de es­te hués­ped.

Lue­go, el pa­rá­si­to, pa­sa al animal que lo in­gie­re con el con­su­mo de fo­rra­je y des­de el in­tes­tino, fi­nal­men­te lle­ga al hí­ga­do. Allí las fas­cio­las per­ma­ne­cen du­ran­te 6-8 se­ma­nas, da­ñan­do el te­ji­do he­pá­ti­co has­ta alo­jar­se fi­nal­men­te en los ca­na­lícu­los bi­lia­res.

Es im­por­tan­te des­ta­car, di­je­ron en el INTA Bal­car­ce, que la dis­tri­bu­ción de la en­fer­me­dad de­pen­de de la pre­sen­cia de ca­ra­co­les pul­mo­na­dos acuá­ti­cos per­te­ne­cien­tes al gé­ne­ro Ly­mnaea­ya, que pre­fie­ren los te­rre­nos ba­jos, las zo­nas inun­da­das y los arro­yos con po­ca co­rrien­te.

En cuan­to al diagnóstico, los ex­per­tos sos­tie­nen que la sin­to­ma­to­lo­gía tí­pi­ca en los ani­ma­les afec­ta­dos es la anemia. Y que los aná­li­sis del la­bo­ra­to­rio son una he­rra­mien­ta ade­cua­da pa­ra diag­nos­ti­car­la, ya que con el es­tu­dio se de­tec­tan los hue­vos de fas­cio­la en la ma­te­ria fe­cal y el in­cre­men­to de los ni­ve­les de las en­zi­mas he­pá­ti­cas en san­gre. “Es­ta úl­ti­ma al­te­ra­ción es ca­rac­te­rís­ti­ca de da­ño he­pá­ti­co”, pre­ci­só Di­mat­tia.

El pro­fe­sio­nal ex­pli­có que el con­trol de es­ta en­fer­me­dad di­fie­re se­gún la ca­te­go­ría del animal. Con ani­ma­les adul­tos hay que com­bi­nar va­rios as­pec­tos, co­mo épo­ca del año, ma­ne­jo del ro­deo, des­pa­ra­si­ta­ción es­tra­té­gi­ca y va­cu­na­ción con­tra he­pa­ti­tis ne­cró­ti­ca.

En ani­ma­les en cre­ci­mien­to, en cam­bio, es­tos no de­ben en­trar nun­ca en zo­nas su­cias. En épo­ca fa­vo­ra­ble al ca­ra­col y con ca­sos clí­ni­cos en po­tre­ros in­fes­ta­dos, des­pa­ra­si­tar a los ani­ma­les con tri­cla­ben­da­zol y re­pe­tir a las 8 se­ma­nas. A su vez, pa­sa­das ocho se­ma­nas del re­fuer­zo tra­tar con iver­mec­ti­na com­bi­na­da con clor­su­ron o al­ben­da­zo­le o ni­trox­min.

El pro­fe­sio­nal aler­tó que es­ta pa­ra­si­to­sis es una zoo­no­sis y que el hom­bre tam­bién es un hués­ped de­fi­ni­ti­vo de la fas­cio­la. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.