De ca­mio­ne­ro a ca­ba­ñe­ro

Ha­ce mu­chos años, cuan­do ma­ne­ja­ba su ca­mión, Mario Fet­ter so­ña­ba con te­ner su pro­pia ca­ba­ña. En 2005, lo lo­gró. Ahí se ini­ció, en Gral. San Mar­tín, su apues­ta a un ma­ne­jo fo­rra­je­ro que hoy es re­fe­ren­cia en un am­bien­te pro­duc­ti­vo con mu­chas li­mi­tan­tes.

Clarin - Rural - - TAPA - GRAL. SAN MAR­TIN, LA PAM­PA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

A 15 ki­ló­me­tros de la lo­ca­li­dad pam­pea­na de Ge­ne­ral San Mar­tín, Mario Fet­ter pu­do cris­ta­li­zar el an­he­lo de to­da su vida, que re­pa­só una y mil ve­ces mien­tras da­ba sus pri­me­ros pa­sos en la ga­na­de­ría y des­an­da­ba las ru­tas a bor­do de su ca­mión, trans­por­tan­do pa­pas: ser pro­pie­ta­rio de una ca­ba­ña ga­na­de­ra. Tras mu­cho es­fuer­zo, ese día lle­gó, y des­de 2005 es­tá al fren­te de su es­ta­ble­ci­mien­to, al que bau­ti­zó Peu­ma Yen, que en ma­pu­che sig­ni­fi­ca “lu­gar so­ña­do”. Allí es­tu­vo Cla­rín Ru­ral ha­ce po­cos días, pa­ra co­no­cer los de­ta­lles de la his­to­ria.

De ha­blar pau­sa­do y sen­ci­llo, el ca­ba­ñe­ro re­cuer­da aque­llos pri­me­ros días cuan­do con al­gu­nos ejem­pla­res de la ra­za He­re­ford se lan­zó a la conquista de un am­bien­te que, a prio­ri, re­pre­sen­ta­ba el enor­me desafío de ser efi­cien­te con fac­to­res co­mo sue­lo, cli­ma y pre­ci­pi­ta­cio­nes cla­ra­men­te des­fa­vo­ra­bles.

Es­ta em­pre­sa se ar­ti­cu­la en dos cam­pos, que son ex­plo­ta­dos co­mo una so­la uni­dad pro­duc­ti­va. Por un la­do, la ci­ta­da ca­ba­ña Peu­ma Yen, de 700 hec­tá­reas, y La Cha­cra, un es­ta­ble­ci­mien­to de 200 hec­tá­reas, ubi­ca­do a unos 20 ki­ló­me­tros, que to­ta­li­zan un ro­deo de 400 ejem­pla­res He­re­ford que incluye 150 ma­dres y dos to­ros pa­ra el re­pa­so lue­go de la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial.

En es­ta zo­na se­mi­ári­da, que por mo­men­tos se trans­for­ma en ári­da, los sis­te­mas ga­na­de­ros pre­sen­tan gran­des di­fi­cul­ta­des al mo­men­to de su ma­ne­jo, por­que los sue­los fran­co are­no­sos y los es­ca­sos 580 mi­lí­me­tros anua­les de llu­vias son una gran li­mi­tan­te.

El pri­mer pa­so pa­ra sos­te­ner es­te plan­teo fue con­so­li­dar una ca­de­na fo­rra­je­ra en una zo­na que a las di­fi­cul­ta­des men­cio­na­das su­ma la pre­sen­cia de tos­ca a po­ca pro­fun­di­dad, con lo­tes he­te­ro­gé­neos y ven­ta­nas de tiem­po aco­ta­das pa­ra rea­li­zar las la­bo­res ne­ce­sa­rias. En es­te pun­to, Fet­ter re­co­no­ce que las la­bran­zas jus­tas (el ma­ne­jo se ha­ce en con­ven­cio­nal) son fun­da­men­ta­les pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción ga­na­de­ra.

A es­te es­que­ma, en el que el sor­go BMR di­fe­ri­do es pro­ta­go­nis­ta y per­mi­te ga­nan­cias dia­rias de pe­so de has­ta 700 gra­mos por día, apun­tan en el cor­to pla­zo a su­mar­le pas­tu­ras pe­ren­nes, que jun­to a un la­bo­reo efi­cien­te son bá­si­cos pa­ra evi­tar la ero­sión.

Un ca­so in­tere­san­te es el del pa­ni­cum. Fet­ter ex­pli­có que de la mano de su ele­va­da pro­duc­ti­vi­dad (8.000 ki­los de ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea), pu­do me­jo­rar la re­cep­ti­vi­dad bo­vi­na en Peu­ma Yen. “Nos sor­pren­dió el rin­de y pa­ra el pró­xi­mo año in­cor­po­ra­re­mos 24 hec­tá­reas pa­ra la re­cría de to­ros”, re­mar­có.

El mé­di­co ve­te­ri­na­rio Mau­ri­cio An­tis­ta, ase­sor del es­ta­ble­ci­mien­to, de­ta­lló que es­ta dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­tos per­mi­te sos­te­ner un plan­teo que, con una car­ga de 0,35 EV/ha, ex­hi­be una pre­ñez del 95% y un 92% de ín­di­ce de des­te­te, con una pro­duc­ción en ca­da ci­clo de 50 to­ros y 70 va­qui­llo­nas, que son co­mer­cia­li­za­das en ex­po­si­cio­nes re­gio­na­les y otros cam­pos de cría de la zo­na.

En­tre sus prin­ci­pa­les atri­bu­tos, es­tos ani­ma­les pre­sen­tan un fra­me mo­de­ra­do, que per­mi­te una adap­ta­ción exi­to­sa en es­ta re­gión exi­gen­te, ma­ni­fes­tó el es­pe­cia­lis­ta.

El se­gun­do es­la­bón en la bús­que­da de ma­yor efi­cien­cia pa­sa por el uso de ge­né­ti­ca. Lue­go de la fuer­te se­quía de 2008/09, el pro­fe­sio­nal re­mar­có que uno de los prin­ci­pa­les desafíos con­sis­te en reaco­mo­dar los ser­vi­cios, que por los efec­tos de la fal­ta de llu­vias se fue­ron atra­san­do. “Nun­ca de­ja­mos el ser­vi­cio es­ta­cio­na­do; lo ire­mos con­cen­tran­do me­dian­te la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial a tiem­po fi­jo, y sin des­cui­dar la ca­de­na de fo­rra­jes”, sos­tu­vo.

En sus pri­me­ros días, el plan­teo pro­duc­ti­vo de la ca­ba­ña con­sis­tía en un cam­po de cría di­vi­di­do en nue­ve po­tre­ros. En la ac­tua­li­dad, la ne­ce­si­dad de pro­duc­ción in­ten­si­va hi­zo que es­tos po­tre­ros pa­sa­ran a ser 26, más las 200

Sus ín­di­ces son muy bue­nos: una pre­ñez de 95% y un ín­di­ce de des­te­te de 92%

hec­tá­reas de La Cha­cra, que es­tán di­vi­di­das en 13 po­tre­ros.

El cir­cui­to co­mien­za con los ser­vi­cios, que se lle­van a ca­bo en los lo­tes con sor­go BMR di­fe­ri­do, el cual, com­bi­na­do con al­gu­nos lo­tes de pas­to llo­rón, sir­ve de re­fuer­zo pa­ra las ins­tan­cias de in­se­mi­na­ción, pos­te­rior re­pa­so de los re­pro­duc­to­res y los en­cie­rros con­ti­nuos que de­man­dan esos tra­ba­jos. Al mo­men­to del des­te­te, cuan­do las va­cas dis­mi­nu­yen su re­que­ri­mien­to nu­tri­cio­nal, son des­ti­na­das a los lo­tes de me­nor pro­duc­ti­vi­dad.

Los ter­ne­ros des­te­ta­dos van a los lo­tes de ave­na, pa­ra apun­tar a un cre­ci­mien­to más rá­pi­do pa­ra su pos­te­rior co­mer­cia­li­za­ción co­mo re­pro­duc­to­res an­tes de los dos años. Por su par­te, la re­cría de las hem­bras tam­bién se ha­ce en La Cha­cra, que em­pie­za en ave­nas y con­ti­nua en sor­go BMR.

A mi­tad de mar­zo se rea­li­za el ser­vi­cio a la ca­be­za de las va­qui­llo­nas, que ten­drán en­tre 14 y 15 me­ses, y regresan pre­ña­das a los me­jo­res lo­tes de Peu­ma Yen, en don­de son su­ple­men­ta­das has­ta el mo­men­to de su ven­ta.

En el es­ta­ble­ci­mien­to, y de una ma­ne­ra muy par­ti­cu­lar, apun­tan al bie­nes­tar animal. Des­de ha­ce tres años apli­can un ma­ne­jo lla­ma­ti­vo, que con­sis­te en in­cor­po­rar una bu­rra en el ro­deo pa­ra que los ani­ma­les es­tén más se­re­nos.

Bien pam­peano. Fet­ter, con sus ani­ma­les, in­clu­so una bu­rra que usa en un ma­ne­jo muy par­ti­cu­lar.

Or­gu­llo. Fet­ter con uno de sus to­ros, cer­ca de Ge­ne­ral San Mar­tín. En­tre dos es­ta­ble­ci­mien­tos, ma­ne­ja 900 hec­tá­reas. Allí llue­ven so­lo 580 mi­lí­me­tros anua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.