Ba­jan­do los cos­tos, a tra­vés de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión

An­te un ne­go­cio agrí­co­la muy ajus­ta­do, la ren­ta­bi­li­dad de­pen­de de la efi­cien­cia. Una red del INTA Vi­lle­gas abre las puer­tas pa­ra cre­cer en ese sen­ti­do.

Clarin - Rural - - TAPA - Inés Uma­ran Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Una red de en­sa­yos del INTA la acer­ca ca­da vez más al pro­duc­tor.

La agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión (AP) asus­ta un po­co al pri­nPor eso, siem­pre va­le la pe­na acla­rar un par de con­cep­tos. Geo­rre­fe­ren­ciar es aso­ciar pun­tos a coor­de­na­das (la­ti­tud y lon­gi­tud) atra­vés de un GPS, y los GIS (sis­te­mas de in­for­ma­ción geo­grá­fi­ca) son soft­wa­res que cen­tra­li­zan y pro­ce­san la in­for­ma­ción con la que lue­go se ge­ne­ran ma­pas de am­bien­te.

Al geo­rre­fe­ren­ciar se ubi­can me­jor los fac­to­res que de­ter­mi­nan la va­ria­bi­li­dad pa­ra po­der apli­car los in­su­mos de ma­ne­ra di­fe­ren­cia­da, me­jo­ran­do el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co y re­du­cien­do el im­pac­to am­bien­tal.

En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, Ce­ci­lia Jus­to, del INTA Vi­lle­gas, ex­pli­ca que esa ins­ti­tu­ción tie­ne una red de en­sa­yos de AP que tie­ne dos ob­je­ti­vos cen­tra­les: ge­ne­rar pro­to­co­los fá­ci­les de in­ter­pre­tar y usar por par­te del pro­duc­tor y, ade­más, ob­te­ner cur­vas de res­pues­ta a dis­tin­tos ma­ne­jos -ni­tró­geno, fós­fo­ro, den­si­dad en maíz, gru­pos de ma­du­rez en so­jaen am­bien­tes di­sí­mi­les.

Los en­sa­yos se ha­cen pa­ra so­ja, maíz, tri­go y ce­ba­da en 40 hec­tá­reas en la EEA INTA Vi­lle­gas, en el oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, y en cam­pos de pro­duc­to­res. Pe­ro la idea es su­mar a to­dos los in­tere­sa­dos dis­pues­tos a rea­li­zar sus pro­pios en­sa­yos.

Ca­da en­sa­yo tie­ne su pro­to­co­lo, que es­tan­da­ri­za la me­to­do­lo­gía pa­ra po­der com­pa­rar los re­sul­ta­ci­pio. dos de si­tua­cio­nes agroe­co­ló­gi­cas y sue­los di­fe­ren­tes. El pri­mer pa­so del pro­to­co­lo es de­fi­nir zo­nas de ma­ne­jo, in­te­gran­do to­da la in­for­ma­ción geo­rre­fe­ren­cia­da dis­po­ni­ble: ma­pas de rin­de, pro­fun­di­dad de tos­ca y na­pa, car­ta de sue­lo, fo­to­gra­fías aé­reas e imá­ge­nes sa­te­li­ta­les. Lue­go, se ha­ce la se­lec­ción de dos zo­nas contrastantes de un ta­ma­ño tal que las má­qui­nas pue­dan en­trar. Más ade­lan­te, ex­pli­ca Jus­to, se ha­ce un mues­treo de sue­lo geo­rre­fe­ren­cia­do. Las mues­tras se lle­van a un la­bo­ra­to­rio y se ana­li­za ma­te­ria or­gá­ni­ca, fós­fo­ro, pH y ni­tra­tos.

He­cha la in­ter­pre­ta­ción de los da­tos ana­lí­ti­cos, ca­rac­te­ri­za­dos y de­li­mi­ta­dos los am­bien­tes, se fran­jea el lo­te. “Cru­za­mos esos am­bien­tes con fran­jas de ma­ne­jo, ha­ce­mos el se­gui­mien­to del cul­ti­vo y la co­se­cha con mo­ni­tor de ren­di­mien­to”. Se pro­ce­san los ma­pas de rin­de, se ha­ce un aná­li­sis es­ta­dís­ti­co bá­si­co y se ve si hay di­fe­ren­cias -o no- en­tre am­bien­tes.

To­do eso, pa­ra sa­car con­clu­sio­nes. Por ejem­plo, que “en ce­ba­da, en el lo­te de pro­duc­ción, cru­za­mos la fran­ja de fer­ti­li­za­ción con la do­sis que usa­ban en el cam­po (140 ki­los de urea) e hi­ci­mos la cur­va en­tre ce­ro y 200 ki­los. Al co­se­char, en ca­da am­bien­te se ob­tu­vo el má­xi­mo rin­de con 90 y 110 ki­los de ni­tró­geno. Es de­cir que se es­ta­ban apli­can­do 40 y 50 ki­los de más”, di­ce Jus­to.

La AP no es inal­can­za­ble. Co­no­cer el cam­po pue­de trans­for­mar­se en un ma­ne­jo di­fe­ren­cial, pa­ra no tra­ba­jar más con pro­me­dios.

Por eso, es­tos en­sa­yos ser­vi­rán pa­ra co­no­cer la va­ria­bi­li­dad del sue­lo y, en el ca­so de los que ya ha­cen ma­ne­jo va­ria­ble, pa­ra ajus­tar las apli­ca­cio­nes aun más. t

Se­gui­mien­to. Cuan­do la co­se­cha se ha­ce con mo­ni­tor de ren­di­mien­to, esos da­tos se cru­zan con los del am­bien­te y mu­chos otros, pa­ra fi­nal­men­te lo­grar apli­ca­cio­nes va­ria­bles que per­mi­tan aho­rrar in­su­mos sin per­der pro­duc­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.