Las víc­ti­mas del mo­de­lo

El au­tor de es­te ar­tícu­lo plan­tea que los im­pues­tos, las res­tric­cio­nes co­mer­cia­les, los ce­pos y las per­se­cu­cio­nes fis­ca­les que en­fren­ta el sec­tor agro­pe­cua­rio son par­te de un cóc­tel muy di­fí­cil pa­ra la su­per­vi­ven­cia de los pro­duc­to­res. Ade­más, di­ce que es

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

No es fá­cil te­ner que es­cri­bir una reali­dad que es di­fí­cil de acep­tar pa­ra to­dos, y que su­po­ne la de­gra­da­ción per­sis­ten­te de nues­tros va­lo­res e ins­ti­tu­cio­nes: re­pú­bli­ca, tra­ba­jo, fa­mi­lia, justicia, etc., ins­ti­ga­da por par­te del Go­bierno na­cio­nal en for­ma de un go­teo in­ce­san­te.

En pri­mer lu­gar, la pa­la­bri­ta que el Go­bierno no quie­re men­cio­nar y es­tá den­tro de to­dos los ho­ga­res del país: la in­fla­ción, ya que des­com­po­ne la fa­mi­lia, la cé­lu­la fun­da­men­tal de la vida, por­que una gran ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos no lle­ga a fin de mes, lo que ge­ne­ra ro­ces fa­mi­lia­res, ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas y empuja a mu­chos me­no­res a sa­lir a tra­ba­jar de lo que pue­den pa­ra con­tri­buir a la sub­sis­ten­cia de la fa­mi­lia.

Por otro la­do es­tá la co­rrup­ción, que nos de­mos­tró que aquí en Ar­gen­ti­na ma­ta, co­mo se pro­bó con la tra­ge­dia de On­ce. Una co­rrup­ción a la que la Justicia no pue­de ata­car por­que no se le per­mi­te ac­tuar con in­de­pen­den­cia. Y a la que el Go­bierno es­tá bus­can­do en es­te mo­men­to atar com­ple­ta­men­te de ma­nos.

Lue­go te­ne­mos la edu­ca­ción, que po­co a po­co vie­ne de­gra­dán­do­se, un he­cho que nos ha­ce en­vi­diar la for­ma­ción que tu­vie­ron nues­tros pa­dres. Hoy lo obli­ga­do es apro­bar sí o sí a los alum­nos pa­ra evi­tar que si­ga cre­cien­do la re­pi­ten­cia, no im­por­ta cuán­to ha­yan efec­ti­va­men­te apren­di­do.

La Re­pú­bli­ca, por otro la­do, es­tá sien­do ata­ca­da por la ma­nía del Es­ta­do na­cio­nal de re­du­cir los in­gre­sos a las pro­vin­cias y de esa for­ma te­ner­las cau­ti­vas, pa­ra que

Ru­bros “El de las eco­no­mías re­gio­na­les es­tá sien­do ase­si­na­do por es­ta po­lí­ti­ca”

to­do dependa del es­ta­do de áni­mo del po­der cen­tral, de­ján­do­le so­la­men­te a los es­ta­dos pro­vin­cia­les al­gu­nas mi­ga­jas pa­ra el pa­go de suel­dos.

Así, la obra pú­bli­ca en las pro­vin­cias se ve vi­si­ble­men­te mer- ma­da, es­pe­cial­men­te en aque­llas pro­vin­cias que no son cer­ca­nas al Eje­cu­ti­vo y los ciu­da­da­nos de es­tas ju­ris­dic­cio­nes se pier­den de te­ner me­jo­res ru­tas, ca­mi­nos y es­cue­las.

La lis­ta pue­de se­guir has­ta ocu­par to­das las pá­gi­nas de es­te dia­rio. La com­pe­ti­ti­vi­dad de la em­pre­sa es otro de los bie­nes que nues­tro Go­bierno ha la­ce­ra­do, des­tru­yen­do nues­tra eco­no­mía y ahu­yen­tan­do in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, co­mo la de la bra­si­le­ra Va­le, que ha­ce al­gún tiem­po anun­ció

Em­pre­sas La com­pe­ti­ti­vi­dad se ha la­ce­ra­do y se ahu­yen­tan in­ver­sio­nes cla­ve

su re­ti­ro del país.

Y den­tro de la eco­no­mía, te­ne­mos, co­mo una de las gran­des víc­ti­mas del equi­vo­ca­do rum­bo oficial, al sec­tor agro­pe­cua­rio, ob­je­to de cre­cien­tes im­pues­tos, res­tric­cio­nes co­mer­cia­les, ce­pos y per­se­cu­cio­nes por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de In­gre­sos Pú­bli­cos (AFIP), un cóc­tel mortal pa­ra la su­per­vi­ven­cia de los pro­duc­to­res.

Un ru­bro es­pe­cial­men­te afec­ta­do en es­te gru­po es el de las eco­no­mías re­gio­na­les, que es­tán sien­do ase­si­na­das por la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de es­te Go­bierno.

Pe­ro no to­do el pa­no­ra­ma es ne­ga­ti­vo. Si mi­ra­mos al­re­de­dor (Uru­guay, Bra­sil, Pa­ra­guay, Chi­le y Pe­rú), po­de­mos y de­be­mos re­cor­dar que es­tos paí­ses te­nían pro­ble­mas si­mi­la­res a los nues­tros e in­fe­rio­res con­di­cio­nes pa­ra pro­du­cir. Y hoy, gra­cias a la de­ter­mi­na­ción y la sa­bi­du­ría de sus po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios, cuen­tan con re­glas cla­ras, se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y mu­chas in­ver­sio­nes.

En­ton­ces me pre­gun­to en qué fa­lla­mos los ar­gen­ti­nos. Es una pre­gun­ta que los que de­ci­den el rum­bo del país de­be­rían ha­cer­se, ya que ya lle­va­mos diez años de go­bierno del mis­mo signo po­lí­ti­co, y ya no hay for­ma de echar­le la cul­pa a otras ges­tio­nes o par­ti­dos po­lí­ti­cos de nues­tras va­rias des­ven­tu­ras.

Es­te 2013 te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ta­par o cor­tar es­te go­teo in­ce­san­te de nues­tros va­lo­res e ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro de­pen­de de no­so­tros ha­cer­lo en el mo­men­to del vo­to.

Allí es don­de de­be­mos de­ci­dir si ta­pa­mos la go­te­ra que nos es­tá de­gra­dan­do co­mo país, por el bien de nues­tros hi­jos, nues­tras fa­mi­lias y nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, o se­gui­mos ade­lan­te en es­ta sen­da po­lí­ti­ca irra­cio­nal.

Nues­tro des­tino es­tá en ma­nos de nues­tro vo­to. t

Oli­vos. La oli­ví­co­la es una de las agroin­dus­trias re­gio­na­les, co­mo en La Rio­ja, que atra­vie­san un mo­men­to com­pli­ca­do.

Lu­cio As­pia­zu DIPU­TADO NA­CIO­NAL POR CO­RRIEN­TES (UCR) Y PRO­DUC­TOR AGRO­PE­CUA­RIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.