El po­der de la blan­cu­ra

Con la in­cor­po­ra­ción de nue­vos eventos trans­gé­ni­cos, el cul­ti­vo ga­nó en es­ta­bi­li­dad y le ha­ce fuer­za a la so­ja en los cam­pos de la re­gión cha­que­ña.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En el no­res­te ar­gen­tino, el al­go­dón es­tá vol­vien­do con to­do. Con nue­vos eventos trans­gé­ni­cos, que per­mi­ten en­fren­tar a las ma­le­zas y a las pla­gas, más un ma­ne­jo mo­derno, ma­qui­na­ria y nu­tri­ción, has­ta es más ne­go­cio que la so­ja. El cam­bio, de pun­ta a pun­ta.

Con bio­tec­no­lo­gía, fer­ti­li­za­ción, cam­bios en la es­tra­des­mo­ta­do­ra de ma­ne­jo y ma­qui­na­ria de pun­ta, el al­go­dón in­fla el pe­cho y com­pi­te con la so­ja y los otros cul­ti­vos por el uso de la tie­rra en el no­res­te ar­gen­tino. En ese mar­co, dos pro­duc­to­res del sur cha­que­ño mos­tra­ron a Cla­rín Ru­ral có­mo tra­ba­jan pa­ra ha­cer un al­go­dón de pri­me­ra.

Con só­lo mi­rar a los cos­ta­dos mien­tras se tran­si­ta la ru­ta pro­vin­cial 16 que co­mu­ni­ca Re­sis­ten­cia, la ca­pi­tal cha­que­ña, y Pre­si­den­cia Ro­que Sáenz Pe­ña, se pue­de ver có­mo aún con­vi­ven dis­tin­tas for­mas de pro­du­cir al­go­dón: la tra­di­cio­nal siem­bra a un me­tro de dis­tan­cia en­tre hi­le­ras o las de 38 cen­tí­me­tros; la co­se­cha a mano jun­to con co­se­cha­do­ras strip­per y las de usi­llos (o pic­kers); y el al­ma­ce­na­mien­to en bol­sas, mó­du­los o en ro­llos geo­rre­fe­ren­cia­dos (la úl­ti­ma tec­no­lo­gía).

En 2008/09, Los Amo­res S.A. sem­bra­ba 250 hec­tá­reas de al­go­dón; ac­tual­men­te, al­re­de­dor de 7.000. “Con el co­rrer de los años fue ga­nan­do su lu­gar en los me­jo­res lo­tes, ajus­tan­do den­si­dad, dis­tan­cia­mien­to, el uso de de­fo­lian­tes, la co­se­cha y post-co­se­cha, y pa­só de ser un cul­ti­vo irre­le­van­te en su­per­fi­cie a ocu­par en­tre un 25% y un 40% de nues­tro es­que­ma pro­duc­ti­vo”, con­tó el di­rec­tor de Vi­cen­tín y pre­si­den­te de Los Amo­res S.A, Má­xi­mo Pa­doán.

Tra­ba­jan con la va­rie­dad NuO­pal BR (Bt y RR) ba­jo una ro­ta­ción al­go­dón-maíz de se­gun­da-so­ja, en los me­jo­res lo­tes, o al­go­dón-maíz de se­gun­da-sor­go en los cam­pos de me­nor ca­li­dad, “don­de la so­ja de­ja de ser un cul­ti­vo con­fia­ble”. Así, pa­sa­ron de ren­di­mien­tos de 350 kg/ha a 600 kg/ha de fi­bra, y, en los lo­tes muy bue­nos al­can­zan los 1.000 kg/ha.

“El cul­ti­vo ha de­mos­tra­do ma­yor se­gu­ri­dad, más allá del pre­cio y los cos­tos, an­te la gran va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca pre­do­mi­nan­te en el NEA”, ex­pli­có Pa­doán. En­tre las he­rra­mien­tas que han con­fe­ri­do esa es­ta­bi­li­dad, des­ta­có el desa­rro­llo de nue­va ge­né­ti­ca, que ha per­mi­ti­do in­cluir al al­go­dón co­mo un cul­ti­vo más, ba­jo siem­bra di­rec­ta y en la ro­ta­ción. Tam­bién pon­de­ró los avan­ces en ma­qui­na­ria. “La co­se­cha en ro­llos (ver

La úl­ti­ma...) per­mi­te que to­do el pro­ce­so pos­te­rior sea mu­cho más efi­cien­te”, opi­nó.

Ade­más de la pro­duc­ción a cam­po, Los Amo­res cuen­ta con una des­mo­ta­do­ra. “En­ten­de­mos que la pro­duc­ción de al­go­dón es un pro­ce­so que ter­mi­na en el des­mo­te, ya que la lo­gís­ti­ca to­ma un va­lor im­por­tan­te al trans­por­tar pro­duc­tos con po­co pe­so es­pe­cí­fi­te­gia

>

Con la di­rec­ta, se lo­gra más se­gu­ri­dad an­te la va­ria­bi­li­dad del cli­ma en la zo­na

co”, ex­pli­có Pa­doán.

Ade­más, in­te­gran el pro­ce­so con una plan­ta de ba­lan­cea­do que les per­mi­te apro­ve­char los sub­pro­duc­tos del al­go­dón y lo­gran un ma­yor va­lor pa­ra los ce­rea­les que se pro­du­cen en el cam­po.

Por su par­te, Alberto Ma­ría, de Mar­fra S.A., pro­du­ce unas 2.000 hec­tá­reas de al­go­dón y tie­ne una en la zo­na de Vi­lla An­ge­la, en el sur cha­que­ño. “Es un cul­ti­vo que va a em­pe­zar a es­ta­ble­cer­se nue­va­men­te con ma­yor so­li­dez por­que es más se­gu­ro que la so­ja”, opi­nó el pro­duc­tor, quien se re­co­no­ce un “fa­ná­ti­co de la tec­no­lo­gía” y ha adop­ta­do lo úl­ti­mo en ma­qui­na­ria y se­mi­llas.

Pa­ra la cam­pa­ña 2013/14 pien­sa cre­cer un 50% en su­per­fi­cie. So­bre es­to, Ma­ría ha­ce re­fe­ren­cia a un te­ma cla­ve que tam­bién se dis­cu­te en la zo­na nú­cleo, el de los al­qui­le­res. “Des­pués de es­tar por las nu­bes, los arren­da­mien­tos se han aco­mo­da­do, por­que se han ido al­gu­nos poo­les de siem­bra”, es­pe­ci­fi­có.

En la ca­rre­ra con los otros cul­ti­vos, par­te del cuer­po de ven­ta­ja que sa­ca el al­go­dón se de­be a que los fle­tes de fi­bra -lue­go de pa­sar por la des­mo­ta­do­ra- son a pro­vin­cias cer­ca­nas del nor­te, y no al puer­to de Ro­sa­rio.

A fi­nes de los años 90, la in­tro­duc­ción de la so­ja RR, con más tec­no­lo­gía que el al­go­dón, ge­ne­ró una caí­da de la su­per­fi­cie de es­te úl­ti­mo. Sin em­bar­go, al igual que Pa­doán, Ma­ría coin­ci­de en que la siem­bra di­rec­ta, el acor­ta­mien­to de la dis­tan­cia en­tre surcos y la bio­tec­no­lo­gía per­mi­tie­ron in­cor­po­rar el al­go­dón en la ro­ta­ción y aco­tar los ries­gos cli­má­ti­cos. “Los úl­ti­mos años, com­pli­ca­dos por la se­quía, en los lo­tes don­de el al­go­dón lo­gra­ba 2500 kg/ha se lo­gra­ron só­lo 700 kg/ha de so­ja”, con­tó.

Ac­tual­men­te, exis­te un cóc­tel de al­ter­na­ti­vas en cuan­to al dis­tan­cia­mien­to en­tre hi­le­ras que va des­de los 35 cen­tí­me­tros has­ta el me­tro tra­di­cio­nal. “Las nue­vas má­qui­nas pic­ker se adap­tan muy bien a dis­tan­cias de 38 ó 76 cen­tí­me­tros”, di­jo Ma­ría. Pa­doán des­ta­ca que ac­tual­men­te tra­ba­jan con dis­tan­cia­mien­tos a 38 cen­tí­me­tros u otros es­que­mas que per­mi­ten a la co­se­cha­do­ra tra­ba­jar en su an­cho má­xi­mo.

Ha­ce unos años, Mar­fra (la em­pre­sa de Ma­ría) in­vir­tió pa­ra com­prar una plan­ta de des­mo­te. Su due­ño ex­pli­ca que “se ob­tie­ne un be­ne­fi­cio im­por­tan­te no só­lo por el al­go­dón en sí, sino tam­bién por los sub­pro­duc­tos”. Se pue­de sa­car acei­te, fo­rra­je y has­ta un de­ri­va­do pa­ra pro­du­cir pól­vo­ra.

Al re­fe­rir­se a la ca­li­dad, Ma­ría ha­ce hin­ca­pié en otro te­ma im­por­tan­te: las fe­chas de siem­bra. “Te­ne­mos que lle­var­las a fi­nes de septiembre y prin­ci­pios de oc­tu­bre, la fe­cha na­tu­ral, por­que las im­plan­ta­cio­nes más tar­días ge­ne­ran un pro­ble­ma de ca­li­da­des hi­lan­de­ras”, di­jo.

Con el pa­que­te tec­no­ló­gi­co en pleno desa­rro­llo, só­lo res­ta ver qué ocu­rre con los pre­cios. Así y to­do, la es­ta­bi­li­dad pro­duc­ti­va le otor­ga un plus al cul­ti­vo de al­go­dón, en una zo­na don­de la so­ja no ter­mi­na de sen­tir­se có­mo­da. t

Pai­sa­je cha­que­ño. El

pro­duc­tor Má­xi­mo Pa­doán, en un cam­po de Vi­lla An­ge­la, la

se­ma­na pa­sa­da.

Co­se­cha. En los lo­tes mar­gi­na­les se pa­só de rin­des de 350 ki­los de fi­bra por hec­tá­rea a 600 ki­los por hec­tá­rea, y en los lo­tes bue­nos se lle­gó a 1.000 ki­los.

De pun­ta. Má­xi­mo Pa­doán, pre­si­den­te de Los Amo­res, que pa­só de sem­brar 250 hec­tá­reas en 2008/09 a ha­cer 7.000 hec­tá­reas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.