Una ha­za­ña pro­duc­ti­va

Clarin - Rural - - JORNADA DE EXPOAGRO - DI­REC­TOR DEL PRO­GRA­MA DE AGRO­NE­GO­CIOS DE LA FAU­BA

Des­de 1960, la po­bla­ción del mun­do se du­pli­có. En reali­dad, cre­ció un po­co más: pa­só de 3.000 a 7.000 mi­llo­nes de per­so­nas. En es­te mis­mo lap­so, la pro­duc­ción de ali­men­tos au­men­tó de 640 ki­los per cá­pi­ta a 740 ki­los per cá­pi­ta, aun cuan­do la su­per­fi­cie de sue­lo per cá­pi­ta se re­du­jo a la mi­tad.

Del to­tal, los gru­pos ali­men­ta­rios que tie­nen ba­ja den­si­dad nu­tri­cio­nal (ce­rea­les, raí­ces o tu­bércu­los) se re­du­je­ron, y subie­ron los gru­pos co­mo fru­tas, ver­du­ras, car­nes, hue­vos o acei­tes ve­ge­ta­les. El úni­co gru­po de al­ta den­si­dad que dis­mi­nu­yó, po­co, fue el de los lác­teos.

Des­de 1900, los ali­men­tos ba­jan su pre­cio un 1% anual, en tér­mi­nos reales. En la ac­tua­li­dad, los pro­duc­tos ali­men­ta­rios bá­si­cos va­len só­lo un 57 % de lo que cos­ta­ban en­ton­ces.

El au­men­to en los años re­cien­tes los lle­vó a un ni­vel se­me­jan­te a los de la cri­sis del 30. El pro­ce­so fue acom­pa­ña­do por un in­cre­men­to en el por­cen­ta­je ex­por­ta­do so­bre el to­tal pro­du­ci­do, au­men­tan­do la es­pe­cia­li­za­ción pro­duc­ti­va de al­gu­nos paí­ses y la de­pen­den­cia de otros.

En fru­tas, en 1960, el mun­do ex­por­ta­ba el 8% de lo pro­du­ci­do y aho­ra el 16%. En es­te pro­duc­to, Ar­gen­ti­na pa­só del 5% al 35%; en le­che, del 1% al 21%; y en maíz, del 36% al 66% de lo co­se­cha­do.

La pro­duc­ti­vi­dad, ki­los por uni­dad de su­per­fi­cie, ex­pli­ca el 70% del cre­ci­mien­to glo­bal en la pro­duc­ción de ali­men­tos. Y el au­men­to de su­per­fi­cie só­lo el 30%. Com­pa­ra­da con 1960, la pro­duc­ti­vi­dad glo­bal es más que el do-

Un sal­to cla­ve La pro­duc­ti­vi­dad mun­dial se du­pli­có, en com­pa­ra­ción con la dé­ca­da del 60’

ble, y en el país ca­si du­pli­ca la glo­bal pa­ra cul­ti­vos ex­ten­si­vos, y es si­mi­lar en el res­to.

La Ar­gen­ti­na lo lo­gró ge­ne­ran­do pa­ra­dig­mas ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te y muy pro­duc­ti­vos, co­mo la siem­bra di­rec­ta, que con ro­ta­cio­nes, ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas, fer­ti­li­za­ción y uso ra­cio­nal de agro­quí­mi­cos, es in­su­pe­ra­ble.

Es­ta pro­duc­ti­vi­dad se lo­gra por in­cor­po­rar más co­no­ci­mien­to por me­tro cua­dra­do y por ho­ra.

Ese co­no­ci­mien­to es­tá pre­sen­te des­de la se­mi­lla, a par­tir de la bio­tec­no­lo­gía in­cor­po­ra­da, y los mi­cro­or­ga­nis­mos, nu­trien­tes y agro­quí­mi­cos ad­he­ri­dos a la mis­ma, has­ta la sem­bra­do­ra, que a tra­vés de un sa­té­li­te, la dis­tri­bu­ye de la me­jor for­ma en el te­rreno a par­tir de pla­nos de ren­di­mien­to gehec­tá­rea, ne­ra­dos por la co­se­cha­do­ra en el ci­clo an­te­rior. A eso se su­man los di­se­ños no­ve­do­sos y efi­ca­ces de gestión.

En agro­quí­mi­cos, una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción lo­gró ba­jar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las do­sis usa­das por y di­se­ñar pro­duc­tos cla­si­fi­ca­dos IV (los que nor­mal­men­te no ofre­cen pe­li­gro), que ha­ce 20 años eran inexis­ten­tes, y hoy son el 85% del to­tal apli­ca­do.

Es­tas tec­no­lo­gías per­mi­ten com­ba­tir efi­caz­men­te las ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des en el mar­co del uso ra­cio­nal y las bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo.

El desafío que se nos pre­sen­ta es múl­ti­ple, ya que sin mu­cho sue­lo pa­ra in­cor­po­rar a la agri­cul­tu­ra, ha­brá en 2050 más de 9.000 mi­llo­nes de per­so­nas.

En es­te con­tex­to, cen­te­na­res de mi­llo­nes de po­bres ru­ra­les pa­sa­ran a las cla­ses me­dias ur­ba­nas, cam­bian­do su con­su­mo, y apa­re­cen nue­vos usos pa­ra los pro­duc­tos agrí­co­las (in­dus­trial, ener­gía, mas­co­tas, etc.).

Es­te desafío a la pro­duc­ti­vi­dad de­be lo­gra­se con sis­te­mas fuer­te­men­te sus­ten­ta­bles. A ello hay que agre­gar que en la ac­tua­li­dad 1.000 mi­llo­nes de per­so­nas no ac­ce­den a las ca­lo­rías ne­ce­sa­rias, 2.000 mi­llo­nes tie­nen so­bre­pe­so y es­ta­mos in­mer­sos en un cam­bio cli­má­ti­co muy im­por­tan­te.

La tec­no­lo­gía agrí­co­la es una his­to­ria de éxi­to glo­bal, pro­duc­to de mu­cha in­ves­ti­ga­ción pro­ve­nien­te del sis­te­ma cien­tí­fi­co, de im­por­tan­tes in­ver­sio­nes de las em­pre­sas vin­cu­la­das al sec­tor, del ta­len­to de los em­pre­sa­rios de pun­ta que, au­na­dos, lo­gra­ron que dis­pon­ga­mos de más, me­jor y más ba­ra­tos ali­men­tos que en nin­gún otro mo­men­to his­tó­ri­co de la hu­ma­ni­dad.

Aho­ra, hay que se­guir pro­fun­di­zan­do la ha­za­ña im­pres­cin­di­ble, con más y me­jor ciencia y tec­no­lo­gía apli­ca­da. t

BLOOM­BERG

Innovación. En el país, los rin­des cre­cie­ron a par­tir de la in­cor­po­ra­ción de más co­no­ci­mien­to y tec­no­lo­gía por hec­tá­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.