El “ha­ka”, en Per­ga­mino

En pleno co­ra­zón so­je­ro, un tam­bo tra­jo un sis­te­ma neo­ze­lan­dés pa­ra dar pe­lea con la le­che­ría. Cru­zan la clá­si­ca va­ca Ho­lan­do con la Jer­sey, bus­can­do me­jor ca­li­dad de le­che, y apues­tan fuer­te al pas­to. Ade­más, el due­ño y el tam­be­ro com­par­ten las ga­nan­cias

Clarin - Rural - - TAPA - PER­GA­MINO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En pleno co­ra­zón so­je­ro del nor­te bo­nae­ren­se, la le­che­ría da pe­lea con un sis­te­ma que ya im­ple­men­tan 13 es­ta­ble­ci­mien­tos en to­tal (al­gu­nos en el oes­te).

Ge­né­ti­ca cru­za Jer­sey con Ho­lan­do pa­ra lo­grar ca­li­dad y can­ti­dad de le­che, ma­ne­jos con una fuer­te im­pron­ta pas­to­ril (más su­ple­men­ta­ción), pa­ri­cio­nes es­ta­cio­na­les y una gestión ba­sa­da en el apor­te de un so­cio ad­mi­nis­tra­dor (que prin­ci­pal­men­te po­ne el ca­pi­tal y el “know how”) y un so­cio tam­be­ro (que apor­ta la fuer­za de tra­ba­jo y su ca­pa­ci­ta­ción), son las cla­ves del sis­te­ma neo­ze­lan­dés “sha­re­mil­ker”, aho­ra apli­ca­do a la Ar­gen­ti­na.

Hay dis­tin­tas for­mas de par­ti­ci­pa­ción en­tre los so­cios. “El tam­be­ro pue­de par­ti­ci­par con ha­cien­da, con ma­qui­na­ria, con am­bos o con otros ac­ti­vos, o só­lo con el tra­ba­jo” ex­pli­có a Cla­rín Ru­ral Alon­so Mo­reno, so­cio tam­be­ro en el tam­bo Fun­da­ción Ace­ve­do, ubi­ca­do a vein­te ki­ló­me­tros de Per­ga­mino, en el nor­te bo­nae­ren­se.

En el año 2008, Mo­reno via­jó a Nue­va Ze­lan­da, don­de co­no­ció los se­cre­tos de la pro­duc­ción de le­che en ba­se a pas­to. Em­pe­zó co­mo or­de­ña­dor y lle­gó a ser en­car­ga­do. En 2011 vol­vió a la Ar­gen­ti­na y se hi­zo car­go de uno de los tre­ce tam­bos que tie­ne, ba­jo el sis­te­ma neo­ze­lan­dés, el Gru­po L.P.

“Ar­gen­ti­na tie­ne una di­fe­ren­cia cli­má­ti­ca fun­da­men­tal, de llu­vias y tem­pe­ra­tu­ras, con Nue­va Ze­lan­da, que ha­ce prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que acá lle­gue­mos a ob­te­ner las pro­duc­cio­nes in­di­vi­dua­les que tie­nen allí so­la­men­te con pas­to, y que per­mi­ten que allí ha­ya con­di­cru­za, cio­nes gran par­te del año pa­ra que la va­ca le­van­te can­ti­dad y ca­li­dad, mien­tras que acá eso ocu­rre muy po­cas ve­ces”, ex­pli­có el pre­si­den­te del Gru­po L.P., Luis Pe­luf­fo.

En 120 hec­tá­reas, Mo­reno lle­va ade­lan­te un sis­te­ma se­mi pas­to­ril con un ro­deo de 450 va­cas en or­de­ñe, di­vi­di­do en dos gru­pos. La car­ga es al­ta, de 4,5 va­cas por hec­tá­rea. Una de las adap­ta­cio­nes del sis­te­ma pas­to­ril neo­ze­lan­dés a la Ar­gen­ti­na ha si­do el de la su­ple­men­ta­ción, da­do que, mien­tras allí tie­nen pas­to a dis­po­si­ción, aquí el cli­ma a ve­ces jue­ga una ma­la pa­sa­da.

To­do el semen que se usa es im­por­ta­do de Nue­va Ze­lan­da. “Usa­mos ra­zas Jer­sey, Ho­lan­do y bus­can­do una ge­né­ti­ca que nos per­mi­ta te­ner al­to con­te­ni­do de só­li­dos en la le­che com­pa­ra­do con la ra­za Ho­lan­do so­la”, con­tó Mo­reno. “Ha­ce 30 años que ve­ni­mos usan­do ge­né­ti­ca neo­ze­lan­de­sa tan­to Ho­lan­do co­mo Jer­sey, por­que allí la gen­te que ha he­cho la se­lec­ción de las va­cas es la mis­ma que la que or­de­ña”, ex­pli­có Pe­luf­fo. Se re­fie­re a que esa se­lec­ción fue he­cha, ade­más de por las ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­co-pro­duc­ti­vas de los ani­ma­les, por las que brin­dan una va­ca ami­ga­ble, dó­cil y que fa­ci­li­ta las ta­reas.

En lo que res­pec­ta a la su­ple­men­ta­ción, ma­ne­jan si­los de maíz y ro­llos con au­to­con­su­mo, ade­más de afre­chi­llo de tri­go en la par­ce­la so­bre la pas­tu­ra.

De las 120 hec­tá­reas, 94 son de pas­tu­ras y en seis hec­tá­reas tie­nen ver­deos de in­vierno. “Bus­ca­mos la ma­yor can­ti­dad de ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea y pa­ra eso te­ne­mos va­rios ti­pos de pas­tu­ras”, re­pa­só Mo­reno. Hay par­ce­las con­so­cia­das de al­fal­fa y achi­co­ria, o al­fal­fa, achi­co­ria y fes­tu­ca, o fes­tu­ca y al­fal­fa, e in­ter­siem­bras de al­fal­fa, fes­tu­ca, ce­ba­di­lla y tré­bol ro­jo. Tie­nen tam­bién ver­deos de in­vierno, ave­na bá­si­ca­men­te, y ver­deos de ve­rano, más al­gu­na so­ja de pas­to­reo.

Ade­más, se bus­ca el au­to­abas­te­ci­mien­to de la pro­duc­ción de si­la­je de maíz. “El ob­je­ti­vo es en­con­trar una pra­de­ra con­so­cia­da que so­por­te las va­cas en or­de­ñe y atrás de las va­cas aguan­te el re­pa­so con las va­qui­llo­nas sin su­frir mu­cha pér­di­da de plan­tas ni te­ner ro­tu­ras de pi­so”, ex­pli­có Mo­reno.

Al ser un sis­te­ma de pa­ri­ción es­ta­cio­na­da en oto­ño, la cur­va de lac­tan­cia tie­ne un pi­co en mar­zo-abril, con un ideal de 22 li­tros por va­ca por día. En­tre ma­yo y no­viem­bre, cuan­do se em­pie­zan a se­car las va­cas de me­nor pro­duc­ción, y en di­ciem­bre, por fe­cha de par­to, lo ideal es sa­car en­tre 14 y 15 li­tros por va­ca. “Se­ca­mos to­das las va­cas 60 días an­tes del par­to pa­ra que ten­gan una bue­na re­ge­ne­ra­ción de ubre en la pró­xi­ma lac­tan­cia”, con­tó Mo­reno.

En cuan­to a la or­ga­ni­za­ción de los ro­deos. Al te­ner tre­ce tam­bos con pa­ri­cio­nes es­ta­cio­na­das, pe­ro en dis­tin­tas épo­cas del año, lo que

que­da pre­ña­do pa­ra pa­rir en oto­ño se de­ja en el tam­bo de Ace­ve­do, pe­ro lo que no que­da pre­ña­do se lle­va a otro tam­bo de la em­pre­sa con otra épo­ca de pa­ri­ción.

Se in­se­mi­nan dos ci­clos, que equi­va­len a 42 días, y des­pués se lar­gan to­ros has­ta com­ple­tar los tres me­ses de ser­vi­cio. Apun­tan a un 90% de los vien­tres pre­ña­dos. “Lo que no que­dó pre­ña­do en esos tres me­ses se vuel­ve a re­pa­sar en pri­ma­ve­ra y esas son las va­cas que no que­dan en el tam­bo nues­tro sino que van a un tam­bo de pa­ri­ción de in­vierno de la mis­ma em­pre­sa”, ex­pli­có Mo­reno.

En cuan­to al ma­ne­jo de efluen­tes, Mo­reno con­tó que el la­va­do de la pis­ta y la fo­sa de or­de­ñe se ca­na­li­za a una ca­va anae­ró­bi­ca don­de se pro­du­ce la de­can­ta­ción de só­li­dos y pa­sa a tra­vés de un ca­ño a una ca­va ae­ró­bi­ca. Des­de allí se bom­bea pa­ra irri­gar y fer­ti­li­zar unas 15 hec­tá­reas, las más cer­ca­nas al tam­bo, por un te­ma de lo­gís­ti­ca.

No es fá­cil pro­du­cir le­che y te­ner mu­chos cos­tos ata­dos a la so­ja, co­mo le pa­sa a es­ta em­pre­sa, por la zo­na en la que es­tá ins­ta­la­da. Con más de tres dé­ca­das tra­ba­jan­do en el oes­te bo­nae­ren­se, el Gru­po L.P. siem­pre se plan­teó el desafío de qué pa­sa­ba si se ins­ta­la­ban en una re­gión con me­jo­res sue­los, más ca­ra. “A mí me gus­ta com­pe­tir en es­ta zo­na”, dis­pa­ró Pe­luf­fo. Y agre­gó: “El año pa­sa­do fue prác­ti­ca­men­te de pér­di­da, aún con muy bue­na efi­cien­cia, por­que cuan­do la so­ja es­tá arri­ba de 400 dó­la­res y la le­che a 1,5 pe­sos por li­tro, y vos pro­du­cís le­che pe­ro tenés que pa­gar los al­qui­le­res en so­ja, no hay pi­rue­ta que al­can­ce”.

Es­te año, la ba­lan­za es­tá me­jor pa­ra la le­che. No obs­tan­te, se bus­can los cam­pos de cría, que son más ba­ra­tos, y tam­bién se in­ten­ta arre­glar con los due­ños pa­ra pa­gar una par­te en car­ne o en le­che.

Así, con efi­cien­cia pro­duc­ti­va y de gestión, la le­che­ría ar­gen­ti­na bus­ca es­ta­ble­cer­se en las grietas que de­ja la so­ja, aún en ple­na zo­na nú­cleo.

Co­mo tur­co en la ne­bli­na. Alon­so Mo­reno, el tam­be­ro, con par­te del ro­deo.

En la bru­ma. Alon­so Mo­reno es el tam­be­ro y so­cio del cam­po que ma­ne­ja en Ace­ve­do, cer­ca de Per­ga­mino. Apun­tan a la ge­né­ti­ca Jer­sey, Ho­lan­do y a la cru­za.

Pre­si­den­te. Luis Pe­luf­fo, el ideó­lo­go.

La me­sa es­tá

ser­vi­da. Arri­ba a la izq., las par­ce­las con pas­tu­ras con­so­cia­das (uti­li­zan al­fal­fa, achi­co­ria y fes­tu­ca en va­rias com­bi­na­cio­nes) son cen­tra­les en el es­que­ma. Pe­ro la su­ple­men­ta­ción con ro­llos de au­to­con­su­mo (izq. aba­jo) y el ali­men­to ba­lan­cea­do (de­re­cha) apor­tan ma­yor es­ta­bi­li­dad al plan­teo y la adap­ta­ción lo­cal al sis­te­ma neo­ce­lan­dés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.