El mun­do y la Ar­gen­ti­na...

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Dos no­ti­cias de ex­tra­or­di­na­ria en­ver­ga­du­ra con­mo­vie­bién ron al mun­do de los agro­ne­go­cios. La pri­me­ra, la ven­ta de Smith­field Foods, la ma­yor em­pre­sa de­di­ca­da a la pro­duc­ción de cer­dos en los Es­ta­dos Uni­dos, a Suang­hui In­ter­na­tio­nal Hol­dings Ltd, la ma­yor dis­tri­bui­do­ra de ali­men­tos de la pro­vin­cia chi­na de He­nan. La se­gun­da se con­cre­tó en Bra­sil: allí, JBS ad­qui­rió la ope­ra­ción aví­co­la de su com­pe­ti­do­ra, Mar­frig.

Las dos ope­ra­cio­nes tie­nen un co­mún de­no­mi­na­dor: in­vo­lu­cran a las pro­teí­nas ani­ma­les, en sus dos ru­bros más di­ná­mi­cos, aves y cer­dos. En el ca­so de Smith­field Food, los chi­nos pa­ga­ron 38 dó­la­res por ac­ción, 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Es la ma­yor com­pra una com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se por par­te de una chi­na, sin dis­cri­mi­nar ru­bros. His­tó­ri­co.

Por su par­te, JBS pa­gó por Sea­ra la frio­le­ra de 2.750 mi­llo­nes de dó­la­res. Lo in­tere­san­te es que es­tos fon­dos son apor­ta­dos por el equi­va­len­te a nues­tra An­ses, en lo que im­pli­ca un cla­ro apoyo del Es­ta­do bra­si­le­ño a la pro­duc­ción y ex­por­ta­ción de ali­men­tos.

La cues­tión es que en­tre am­bas ope­ra­cio­nes, es­ta se­ma­na se tran­sa­ron com­pa­ñías de po­llos y cer­dos por 10.000 mi­llo­nes.

Du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal del 2008, Gold­man Sachs, uno de los gran­des ban­cos de in­ver­sión de los EE.UU., anun­ció que iba a in­ver­tir de 200 a 300 mi­llo­nes de dó­la­res en la com­pra de una do­ce­na de gran­jas de cer­dos de Chi­na. Ape­nas cin­co años des­pués, son los chi­nos los que ad­quie­ren com­pa­ñías de cer­dos de los Es­ta­dos Uni­dos.

La ma­yor em­pre­sa gas­tro­nó- mi­ca a ni­vel mun­dial es la chi­na Yum, cu­yo ne­go­cio se ba­sa en dos fran­qui­cias em­ble­má­ti­cas del “fast food”: Ken­tucky Fried Chic­ken y Piz­za Hut. Abre un lo­cal ca­da 19 ho­ras en al­gu­na ciu­dad de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, cu­ya po­bla­ción atra­vie­sa una in­con­te­ni­ble tran­si­ción die­té­ti­ca.

La avi­dez por el po­llo y el cer­do han con­ver­ti­do al gi­gan­te asiá­ti­de

Aquí se ex­por­tan los in­su­mos cla­ve pa­ra que otros pro­duz­can la pro­teí­na animal

co en una as­pi­ra­do­ra de in­su­mos pa­ra la ela­bo­ra­ción de ali­men­tos ba­lan­cea­dos. Ha­ce ape­nas quin­ce años Chi­na era exportadora de so­ja, la le­gu­mi­no­sa de ori­gen asiá­ti­co. Hoy, si­guen pro­du­cien­do 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das, pe­ro im­por­tan cua­tro ve­ces esa ci­fra. Aho­ra em­pie­zan a im­por­tar tam- maíz. Ya na­ve­gan con rum­bo a los puer­tos chi­nos los pri­me­ros car­gos del ce­real fo­rra­je­ro, cu­yo in­gre­so fue des­tra­ba­do ha­ce po­cos días des­pués de una lar­ga ne­go­cia­ción.

Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil pu­sie­ron ha­ce tiem­po la mi­ra en es­te mer­ca­do gi­gan­tes­co. El po­llo y el cer­do no son más que maíz y so­ja con va­lor agre­ga­do.

La Ar­gen­ti­na, que tie­ne el mis­mo po­ten­cial, vie­ne mu­cho más atrás. Has­ta aho­ra, se es­pe­cia­li­zó en pro­veer los in­su­mos pa­ra que más de cien paí­ses desa­rro­llen su pro­pia pro­duc­ción de pro­teí­nas ani­ma­les. Una es­pe­cia­li­za­ción muy plau­si­ble, por­que se edi­fi­có so­bre la ba­se de la com­pe­ti­ti­vi­dad tec­no­ló­gi­ca des­de el cam­po has­ta las fá­bri­cas en los puer­tos, po­ten­cia­dos por el dra­ga­do y ba­li­za­mien­to de la hi­dro­vía del Pa­ra­ná. Sin em­bar­go, es­ta com­pe­ti­ti­vi­dad tec­no­ló­gi­ca se di­lu­ye cuan­do pre­va­le­cen las chicanas o las res­tric­cio­nes que im­po­ne el mo­de­lo.

Aho­ra las com­pli­ca­cio­nes fis­ca­les es­tán ge­ne­ran­do un atra­so cre­cien­te en la de­vo­lu­ción del IVA, lo que en­ca­re­ce la pre­fi­nan­cia­ción de ex­por­ta­cio­nes y ero­sio­na el ca­pi­tal de tra­ba­jo de las pro­ce­sa­do­ras. Es­tas com­pa­ñías tie­nen que pa­gar el 10,5% de IVA cuan­do com­pran la ma­te­ria pri­ma (so­ja), y cuan­do em­bar­can per­ci­ben la de­vo­lu­ción. Pe­ro con ar­gu­cias in­sos­te­ni­bles el go­bierno es­ca­ti­ma los re­in­te­gros, acu­mu­lan­do ya una deu­da de 600 mi­llo­nes de pe­sos.

El con­tras­te que­da sub­ra­ya­do por grue­sos tra­zos de evi­den­cias. El mun­do quie­re pro­teí­nas ani­ma­les. La Ar­gen­ti­na se es­pe­cia­li­zó en pro­veer los in­su­mos es­tra­té­gi­cos pa­ra pro­du­cir­las. Sin plan al­guno, sin me­di­das de apoyo con­cre­tas. Mu­chas ve­ces, con el las­tre de un Es­ta­do que, le­jos de fa­ci­li­tar el ca­mino, só­lo ve al sec­tor co­mo una fuen­te inago­ta­ble de re­cur­sos fis­ca­les. Se ago­ta. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.