El sue­lo tie­ne res­pues­tas pa­ra el fu­tu­ro

El res­pon­sa­ble glo­bal de in­ves­ti­ga­ción de No­vozy­mes des­ta­có en la fa­cul­tad de Agro­no­mía el gran apor­te que pue­de ha­cer la mi­cro­bio­lo­gía.

Clarin - Rural - - ARGENTINA, EN LA MIRA -

Hay mu­chos te­mas de la agri­cul­tu­ra que pa­re­cen muy com­ple­jos pa­ra el pro­duc­tor co­mún. La ge­né­ti­ca o la mi­cro­bio­lo­gía de sue­los pue­den ser bue­nos ejem­plos de ello. Sin em­bar­go, tie­nen mu­cho pa­ra apor­tar al fu­tu­ro de la pro­duc­ción.

Has­ta aho­ra, so­lo se co­no­ce una frac­ción ín­fi­ma de los be­ne­fi­cios que los mi­cro­or­ga­nis­mos del sue­lo pue­den ofre­cer­le a los cul­ti­vos, por lo que aun hay mu­cho por ex­plo­rar. Por eso, Cla­rín Ru­ral dia­lo­gó con Mi­chael Frody­ma, lí­der mun­dial de in­ves­ti­ga­ción agrí­co­la de No­vozy­mes (ex Ni­tra­gin), quien es­tu­vo ha­ce po­cos días en Bue­nos Ai­res pa­ra par­ti­ci­par de una jor­na­da en mi­cro­bio­lo­gía agrí­co­la en la Fa­cul­tad de Agro­no­mía (UBA).

Es­te investigador nor­te­ame­ri­cano plan­teó que la mi­cro­bio­lo­gía actual tie­ne dos gran­des desafíos por de­lan­te pa­ra dar ma­yo­res be­ne­fi­cios a la pro­duc­ción. Uno de ellos es co­no­cer có­mo in­ter­ac­cio­nan los mi­les de mi­cro­or­ga­nis­mos que ac­túan en si­ner­gia con los cul­ti­vos, pa­ra así en­con­trar ma­yo­res re­sul­ta­dos po­si­ti­vos.

“La mi­cro­bio­lo­gía del pa­sa­do so­lo se en­car­gó de ais­lar y es­tu­diar una can­ti­dad de mi­cro­or­ga­nis­mos del sue­lo que se cuen­tan con los de­dos de una mano; por eso, te­ne­mos mu­chos pro­duc­tos pe­ro se co­no­cen po­cos mi­cro­or­ga­nis­mos”, de­fi­nió Frody­ma.

En cam­bio, “la mi­cro­bio­lo­gía del fu­tu­ro es­tá es­tu­dian­do las res­pues­tas de la ac­ción de los mi­cro­or­ga­nis­mos en con­jun­to, que apor­tan más ven­ta­jas a los cul­ti­vos que cuan­do es­tán so­los”, agre­gó. A fi­nes prác­ti­cos, el investigador ex­pli­có que la ta­rea de su gru­po es iden­ti­fi­car or­ga­nis­mos cla­ve que ac­ti­van al con­jun­to y ha­cen a la co­mu­ni­ca­ción plan­ta-sue­lo.

So­bre es­te as­pec­to ma­ni­fes­tó que se es­tá tra­ba­jan­do fuer­te des­de la in­ves­ti­ga­ción, pe­ro los prin­ci­pa­les es­fuer­zos téc­ni­cos es­tán pues­tos en el desa­rro­llo de la bio­fer­ti­li­dad y el con­trol bio­ló­gi­co a tra­vés de mi­cro­or­ga­nis­mos.

Res­pec­to a lo pri­me­ro, Frody­ma di­jo que se es­tá bus­can­do me­jo­rar la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca de ni­tró­geno en le­gu­mi­no­sas y au­men­tar la ca­pa­ci­dad de so­lu­bi­li­zar fos­fa­tos pa­ra ele­var la dis­po­ni­bi­li­dad de es­te nu­trien­te tan­to pa­ra ce­rea­les co­mo pa­ra le­gu­mi­no­sas.

En re­fe­ren­cia al con­trol bio­ló­gi­co, de­ta­lló que den­tro de su área de tra­ba­jo hay lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que es­tán es­tu­dian­do có­mo los mi­cro­or­ga­nis­mos pue­den apor­tar al con­trol de ad­ver­si­da­des co­mo en­fer­me­da­des, pla­gas, ma­le­zas, ne­má­to­des y bac­te­rias.

En es­te sen­ti­do, la me­ta es en­con­trar so­lu­cio­nes bio­ló­gi­cas pa­ra dar­le ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad al ma­ne­jo sa­ni­ta­rio, in­di­có.

Por otra par­te, en re­la­ción a otras cues­tio­nes tec­no­ló­gi­cas, se­ña­ló que hay im­por­tan­tes avan­ces en los pro­ce­di­mien­tos de se­lec­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos en el la­bo­ra­to­rio, con los cua­les se ace­le­ran los tiem­pos de las ta­reas.

“Ya que no se pue­den mo­di­fi­car los tiem­pos a cam­po, si con las nue­vas he­rra­mien­tas re­du­ci­mos los tiem­pos de la­bo­ra­to­rio, po­de­mos ob­te­ner los or­ga­nis­mos po­ten­cial­men­te be­ne­fi­cio­sos y tra­ba­jar con ellos lue­go en el lo­te pa­ra avan­zar más rá­pi­do”, con­clu­yó.

Aun­que ca­si in­tan­gi­bles, los or­ga­nis­mos del sue­lo es­tán ahí, tra­ba­jan­do, y en ellos pue­de ha­ber gran­des res­pues­tas pa­ra el fu­tu­ro de la agri­cul­tu­ra mo­der­na. t

AN­DRES DE­LIA

Co­mo pez en el agua. Mi­chael Frody­ma, de EE.UU., en uno de los la­bo­ra­to­rios de mi­cro­bio­lo­gía agrí­co­la de la FAU­BA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.