Fue lin­do mien­tras du­ró

Clarin - Rural - - GRANOS -

El po­der de com­pra de la so­ja en el mer­ca­do in­terno, des­de de la pers­pec­ti­va de un pro­duc­tor agrí­co­la, se­rá es­te año me­nor que el que tu­vo, en pro­me­dio, du­ran­te la eta­pa de la Con­ver­ti­bi­li­dad, me­di­do en tér­mi­nos de bie­nes de cons­truc­ción, y li­ge­ra­men­te superior que en aque­lla épo­ca me­di­do en re­la­ción a una ca­nas­ta bá­si­ca de bie­nes y ser­vi­cios.

Los me­jo­res años han pa­sa­do. En el pe­río­do 1992/2001, un ca­mión de so­ja (28 to­ne­la­das) te­nía un va­lor en el mer­ca­do in­terno (se­gún el pre­cio del mer­ca­do de Ro­sa­rio) que era equi­va­len­te, en pro­me­dio, a 16,3 me­tros cua­dra­dos de cons­truc­ción; mien­tras que en el 2013 es­te mis­mo ca­mión com­pra­rá apro­xi­ma­da­men­te 12 me­tros cua­dra­dos. Es de­cir, en­tre un 25% y 30% me­nos.

Por su par­te, en aquel mis­mo pe­río­do de la Con­ver­ti­bi­li­dad, un ca­mión de so­ja (otra vez, 28 to­ne­la­das) te­nía un va­lor in­terno equi­va­len­te, en pro­me­dio, a 11,6 ca­nas­tas bá­si­cas de con­su­mo (de una fa­mi­lia ti­po de 4 miem­bros), mien­tras que en el 2013 es­te ca­mión com­pra­rá, apro­xi­ma­da­men­te, 14 ca­nas­tas de con­su­mo. Es de­cir, en­tre un 18% y 22% más.

De los úl­ti­mos 20 años, los me­jo­res pa­ra pro­du­cir e in­ter­cam­biar so­ja fue­ron aque­llos com­pren­di­dos en el pe­río­do 2002/2005. El po­der de com­pra de la olea­gi­no­sa, des­de la pers­pec­ti­va del pro­duc­tor agrí­co­la, pro­me­dia­ba 24 me­tros cua­dra­dos de cons­truc­ción y 19 ca­nas­tas bá­si­cas de con­su­mo.

A pe­sar del ele­va­do ni­vel de pre­cios in­ter­na­cio­na­les, las co­ti­za­cio­nes ob­ser­va­das has­ta la fe­cha y los va­lo­res es­pe­ra­dos en los mer­ca­dos de fu­tu­ros (Chica­go) in­di­can que el pre­cio de ex­por­ta­ción de la so­ja pue­de pro­me­diar los U$S 525 por to­ne­la­da en es­te 2013. Es­te va­lor, de con­fir­mar­se, se­rá un 133% superior al pro­me­dio del pe­río­do 1992/2001 (U$S 225).

En­ton­ces, ¿qué ha su­ce­di­do pa­ra que, a pe­sar de es­te gran au­men­to del pre­cio in­ter­na­cio­nal de la so­ja, el po­der de com­pra in­terno de la olea­gi­no­sa se en­cuen­tra tan de­bi­li­ta­do des­de la pers­pec­ti­va de un pro­duc­tor?

Exis­ten dos fac­to­res que per­mi­ten ex­pli­car es­ta cir­cuns­tan­cia ca­si pa­ra­dó­ji­ca: u El pri­me­ro de ellos tie­ne que ver con lo su­ce­di­do con los cos­tos en dó­la­res. Los pre­cios de los bie­nes y ser­vi­cios de con­su­mo (me­di­dos por or­ga­nis­mos con­fia­bles), así co­mo los de la cons­truc­ción, han cre­ci­do mu­cho en dó­la­res res­pec­to de la dé­ca­da de los 90’: un 25% y 115%, res­pec­ti­va­men­te. u El se­gun­do mo­ti­vo es­tá aso­cia­do a los de­re­chos de ex­por­ta­ción: una par­te muy im­por­tan­te del au­men­to de pre­cio in­ter­na­cio­nal de la so­ja ha que­da­do en ma­nos del Es­ta­do.

De he­cho, cuan­do se ana­li­za el po­der de com­pra de la so­ja des­de la pers­pec­ti­va de la eco­no­mía co­mo un to­do, los re­sul­ta­dos an­tes pre­sen­ta­dos se mo­di­fi­can. En es­te ca­so, un ca­mión de so­ja com­pra más o me­nos la mis­ma can­ti­dad de me­tros de cons­truc­ción que en los 90’, pe­ro con una di­fe­ren­cia cla­ve: aho­ra un 35% del va­lor de lo que trans­por­ta el ca­mión le per­te­ne­ce al Es­ta­do.

A par­tir de los años 2006/2007 y has­ta la ac­tua­li­dad, el po­der de com­pra de los pro­duc­tos del cam­po co­mien­za un pro­ce­so sos­te­ni­do de de­te­rio­ro, a con­se­cuen­cia de un do­ble ajus­te que re­cae so­bre el sec­tor.

En pri­mer lu­gar, un in­cre­men­to en la ya sig­ni­fi­ca­ti­va pre­sión tri­bu­ta­ria, a par­tir de subas prin­ci­pal­men­te en los im­pues­tos so­bre el co­mer­cio ex­te­rior (la so­ja pa­sa pa­gar 23% a 35% en con­cep­to de de­re­chos de ex­por­ta­ción).

Y tam­bién in­flu­ye el en­ca­re­ci­mien­to de los cos­tos lo­ca­les pa­ra pro­du­cir y vi­vir, los que em­pie­zan a cre­cer en for­ma ace­le­ra­da, su­peran­do cla­ra­men­te lo que su­ce­de en otros paí­ses del mun­do. En­tre el 2006 y el 2012 el cos­to de vida en dó­la­res cre­ce al 13% pro­me­dio anual, tri­pli­can­do y has­ta cua­dri­pli­can­do la evo­lu­ción del cos­to de vida en otros paí­ses.

La gran re­va­lo­ri­za­ción mun­dial de los com­mo­di­ties es, en­ton­ces, más que neu­tra­li­za­da por la com­bi­na­ción de ma­yor pre­sión tri­bu­ta­ria y el for­tí­si­mo in­cre­men­to de los cos­tos in­ter­nos en dó­la­res.

En esos años, el mo­de­lo mu­tó sen­si­ble­men­te. Ha de­ja­do de ofre­cer un es­ce­na­rio ma­cro­eco­nó­mi­co de ti­po de cam­bio com­pe­ti­ti­vo, ba­ja in­fla­ción e im­pues­tos mo­de­ra­dos, pa­ra con­ver­tir­se en un es­que­ma de ti­po de cam­bio ba­jo, ele­va­da in­fla­ción e im­pues­tos que ro­zan ni­ve­les que en otros paí­ses se­rían con­si­de­ra­dos co­mo pre­da­to­rios.

El cam­bio de mo­de­lo, jun­to con otros fac­to­res del en­torno y pro­pios de la ac­ti­vi­dad, se re­fle­ja en la di­ná­mi­ca de la pro­duc­ción: a par­tir de la cam­pa­ña 2006/2007 no se evi­den­cia prác­ti­ca­men­te cre­ci­mien­to en los vo­lú­me­nes pro­du­ci­dos.

La ten­den­cia al­cis­ta mos­tra­da du­ran­te a fi­nes de los 90’ y co­mien­zos del 2000 prác­ti­ca­men­te ha des­apa­re­ci­do. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.