El tri­go po­ne ve­lo­ci­dad cru­ce­ro y aho­ra mi­ra có­mo ren­dir más.

Gus­ta­vo Fe­rra­ri, ex­per­to del INTA A Per­ga­mino, brin­da con­se­jos cla­ve.

Clarin - Rural - - TAPA - PER­GA­MINO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

“Con echar­le ga­soil no al­can­za”. No son las pa­la­bras que se es­pe­ra es­cu­char de Gus­ta­vo Fe­rra­ri, investigador en nu­tri­ción de cul­ti­vos y fer­ti­li­dad de sue­los del INTA Per­ga­mino, pe­ro sí el con­cep­to cla­ro y sen­ci­llo que in­ten­ta trans­mi­tir.

En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, ana­li­zó a fon­do las res­pues­tas que es­tán ob­te­nien­do a la fer­ti­li­za­ción en cul­ti­vos de in­vierno, una ta­rea que de­be ser acom­pa­ña­da con ro­ta­cio­nes pa­ra no per­der es­truc­tu­ra de sue­lo.

Pa­ra con­ti­nuar con la me­tá­fo­ra au­to­mo­vi­lís­ti­ca, el “com­bus­ti­ble” hí­dri­co pa­ra co­men­zar la cam­pa­ña 2013/14 es­tá da­do. En el nor­te bo­nae­ren­se los lo­tes han re­ci­bi­do una bue­na re­car­ga du­ran­te el oto­ño y el pro­nós­ti­co mar­ca ni­ve­les es­ta­bles y no ex­ce­si­vos co­mo sí su­ce­dió en la cam­pa­ña pa­sa­da.

En lo que res­pec­ta a la es­truc­tu­ra de los sue­los, la caí­da de la su­per­fi­cie de maíz y ce­rea­les de in­vierno en los úl­ti­mos años ge­ne­ró pro­ce­sos fí­si­cos de de­gra­da­ción y ba­lan­ce ne­ga­ti­vo de ma­te­ria or­gá­ni­ca (MO) que, en al­gu­nos ca­sos, re­dun­da en pro­ble­mas de com­pac­ta­ción.

“Se­ría im­por­tan­te re­ver­tir es­ta si­tua­ción, que no se pue­de me­jo­rar me­dian­te fer­ti­li­za­ción”, apun­tó Fe­rra­ris. Y agre­gó: “Las prác­ti­cas con­ser­va­cio­nis­tas tie­nen tres pi­la­res: siem­bra di­rec­ta, ade­cua­da fer­ti­li­za­ción y ro­ta­ción de cul­ti­vos, y sin du­das, es­ta úl­ti­ma es la que te­ne­mos más des­cui­da­da”.

Tan­to en tri­go co­mo en ce­ba­da, ni­tró­geno, fós­fo­ro y azu­fre de­ter­mi­nan el 90% de la res­pues­ta nu­tri­cio­nal po­si­ble. Pe­ro pa­ra co­no­cer las can­ti­da­des que se ne­ce­si­tan apli­car, el aná­li­sis de sue­lo pa­ra de­ter­mi­nar las con­di­cio­nes pre­siem­bra es cla­ve.

“En lo que res­pec­ta al fós­fo­ro, he­mos vis­to que cuan­do los sue­los es­tán con una dis­po­ni­bi­li­dad por de­ba­jo de 16 par­tes por mi­llón (ppm) se pue­den lo­grar res­pues­tas que son su­pe­rio­res al 10%”, ex­pli­có Fe­rra­ris.

El es­pe­cia­lis­ta re­cor­dó que la ce­ba­da ex­pre­sa un po­co más de res­pues­ta que el tri­go a la fer­ti­li­za­ción fos­fa­ta­da. “Tie­ne que ver con que de­fi­ne su ren­di­mien­to más tem­prano y el fós­fo­ro es de gran ayu­da en eso”, ex­pli­có.

El ni­tró­geno, fós­fo­ro y azu­fre son el 90% de la res­pues­ta nu­tri­cio­nal

En cuan­to al ni­tró­geno, pa­ra tri­go y en el nor­te de Bue­nos Ai­res, se ha do­cu­men­ta­do que con una dis­po­ni­bi­li­dad, su­man­do lo dis­po­ni­ble en el sue­lo más la can­ti­dad de nu­trien­te del fer­ti­li­zan­te, de 135 uni­da­des, es su­fi­cien­te pa­ra al­can­zar ren­di­mien­tos me­dios de 4 to­ne­la­das por hec­tá­rea. En ni­ve­les de al­ta pro­duc­ción (más de 5 to­ne­la­das) se ne­ce­si­tan 150 uni­da­des.

Se­gún el apor­te de Fe­rra­ris, la ce­ba­da “es más rús­ti­ca y pue­de sos­te­ner ren­di­mien­tos ele­va­dos con dis­po­ni­bi­li­da­des de ni­tró­geno más ba­jas”. Pe­ro es­to lle­va a que mu­chas ve­ces ten­gan fuer­tes di­lu­cio­nes de ni­tró­geno en plan­ta y que­den con pro­teí­nas ex­ce­si­va­men­te ba­jas.

“En es­te sen­ti­do, si la ce­ba­da tie­ne des­tino cer­ve­ce­ro re­que­ri­rá una re­fer­ti­li­za­ción”, re­co­men­dó.

En lo que res­pec­ta a azu­fre se han ob­te­ni­do res­pues­tas de en­tre 5% y 10% en los cul­ti­vos de in­vierno y al­re­de­dor de 10% en cul­ti­vos de ve­rano si­guien­tes.

“Co­mo el azu­fre es un ele­men­to re­que­ri­do en can­ti­da­des pe­que­ñas y el cos­to es ba­jo, las res­pues­tas son al­tas”, in­di­có.

Más allá de ni­tró­geno, fós­fo­ro y azu­fre, hay otros ele­men­tos que en plan­teos in­ten­si­vos y de al­to ren­di­mien­to em­pie­zan a mos­trar in­ci­pien­tes res­pues­tas nu­tri­cio­na­les. Tal es el ca­so del zinc: “Cuan­do la dis­po­ni­bi­li­dad en la ca­pa superior del sue­lo es­tá por de­ba­jo de una par­te por mi­llón, la chance de en­con­trar res­pues­tas po­si­ti­vas au­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te”, ex­pli­có.

Tra­di­cio­nal­men­te, en la re­gión nor­te de Bue­nos Ai­res y sur de San­ta Fe se re­co­men­dó la fer­ti­li­za­ción a la siem­bra, por­que es el mo­men­to en que los sue­los tie­nen más hu­me­dad y la ab­sor­ción de los cul­ti­vos es más rá­pi­da. “Es­to aún es vá­li­do pa­ra ni­ve­les de ren­di­mien­to me­dios, de has­ta 4 to­ne­la­das por hec­tá­rea; sin em­bar­go, el cre­ci­mien­to del po­ten­cial de ren­di­mien­to hi­zo que en los úl­ti­mos tiem­pos, en esos plan­teos de al­ta pro­duc­ti­vi­dad, la fer­ti­li­za­ción di­vi­di­da ha­ya em­pe­za­do a te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos que la fer­ti­li­za­ción a la siem­bra”, in­di­có Fe­rra­ris.

Se apun­ta a apli­ca­cio­nes tar­días. “No en ma­co­lla­je, que es el mo­men­to clá­si­co de la re­fer­ti­li­za­ción, sino en ho­ja ban­de­ra”, es­pe­ci­fi­có, aun­que Fe­rra­ris ad­vier­te que es­ta prác­ti­ca “se pa­ga” en cul­ti­vos que pre­mian la ca­li­dad, co­mo la ce­ba­da o los tri­gos can­dea­les.

Y fi­na­li­zó con un re­cla­mo y una es­pe­ran­za: “La tec­no­lo­gía es­tá. Aho­ra es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar in­cen­ti­vos y que esa pro­teí­na se pa­gue tam­bién en el res­to de los tri­gos, pa­ra que sea im­ple­men­ta­da ma­si­va­men­te por los pro­duc­to­res”.

RO­BER­TO PE­RA

A cam­po. Fe­rra­ris ha­cien­do me­di­cio­nes en en­sa­yos de fer­ti­li­za­ción en par­ce­las de tri­go en el INTA Per­ga­mino.

HERNAN RO­JAS

A duo. Arri­ba, la siem­bra, eta­pa en la que an­tes se re­co­men­da­ba apli­car to­da la fuen­te de nu­trien­tes, por la ma­yor hu­me­dad de los sue­los. Ac­tual­men­te, se acon­se­ja di­vi­dir la do­sis en dos mo­men­tos, de acuer­do al des­tino fi­nal de la pro­duc­ción. A la izq., un lo­te en el cen­tro bo­nae­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.