El yu­yo co­lo­ra­do ya es otra de las ma­le­zas-pro­ble­ma

Aa­pre­sid con­fir­mó que re­sis­te a dis­tin­tos her­bi­ci­das.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El “yu­yo co­lo­ra­do” vuel­ve a dar que ha­blar. Se tra­ta, es­pe­cí­fi­ca­men­te, de Ama­rant­hus pal­me­ri. En los úl­ti­mos tiem­pos, la Red de Co­no­ci­mien­to de Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), de Aa­pre­sid, ve­nía re­gis­tran­do ca­da vez más pro­ble­mas pa­ra su con­trol con gli­fo­sa­to en una am­plia re­gión del sur de Cór­do­ba, en ple­na zo­na nú­cleo. Pe­ro aho­ra se agre­ga la con­fir­ma­ción de que es­te yu­yo co­lo­ra­do es re­sis­ten­te a los in­hi­bi­do­res de la en­zi­ma ALS, que son com­po­nen­tes cla­ve de va­rios her­bi­ci­das ha­bi­tual­men­te uti­li­za­dos pa­ra im­pe­dir el desa­rro­llo de es­ta plan­ta-pro­ble­ma.

Esos in­hi­bi­do­res de ALS, a los que aho­ra re­sis­te el yu­yo co­lo­ra­do, com­po­nen va­rios prin­ci­pios ac­ti­vos de her­bi­ci­das, co­mo el clo­ri­mu­ron (uti­li­za­do en las sul­fo­ni­lu­reas) y el di­clo­su­lam (en los tria­zol­pi­ri­mi­di­nas) e ima­ze­ta­pir (en las imi­da­zo­li­no­nas).

De­bi­do a la po­si­bi­li­dad de que exis­tie­ra esa re­sis­ten­cia, la en­ti­dad ha­bía lan­za­do ha­ce un tiem­po un “aler­ta ama­ri­llo”, pe­ro los es­tu­dios con­ti­nua­ron so­bre las plan­tas pro­ble­ma ex­traí­das de esa re­gión cor­do­be­sa y se con­fir­mó fi­nal­men­te lo que se sos­pe­cha­ba.

Lue­go de la com­pro­ba­ción cien­tí­fi­ca, el aler­ta aho­ra es ro­jo. Las plan­tas re­sis­ten­tes tra­ta­das con her­bi­ci­das que con­tie­nen los in­gre­dien­tes ac­ti­vos men­cio­na­dos se man­tie­nen ver­des lue­go de la apli­ca­ción.

Los de­nun­cian­tes de es­te pro­ble­ma fue­ron tres téc­ni­cos es­pe­cia­lis­tas en ma­le­zas de dis­tin­tas en­ti­da­des: Juan Car­los Pa­pa, del INTA Oli­ve­ros; Da­niel Tues­ca, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio, y Sergio Mo­ri­chet­ti, de Acei­te­ra Ge­ne­ral Dehe­za (AGD).

Por el mo­men­to, de acuer­do al in­for­me del REM, la pro­ble­má­ti­ca de es­ta re­sis­ten­cia se cir­cuns­cri­be a al­gu­nos de­par­ta­men­tos del sur de Cór­do­ba: Río Cuar­to, Juá­rez Cel­man, Pre­si­den­te Ro­que Saenz Pe­ña y Ge­ne­ral Ro­ca.

El gé­ne­ro Ama­rant­hus, al que per­te­ne­ce el “yu­yo co­lo­ra­do”, o “ata­co” (co­mo tam­bién se lo co­no­ce en el nor­te del país), es muy am­plio, ya que cuen­ta con más de 60 es­pe­cies en el mun­do. En la Ar­gen­ti­na pre­sen­ta cer­ca de 30.

La bio­eco­lo­gía de es­ta es­pe­cie tie­ne cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des que va­le la pe­na te­ner en cuen­ta, des­ta­có el in­for­me del REM. Por ejem­plo, es ca­paz de pro­du­cir en­tre 200.000 a 600.000 se­mi­llas por plan­ta.

Ade­más, tie­ne un me­ca­nis­mo fo­to­sin­té­ti­co de ti­po “car­bono 4”, co­mo el de maíz, que le per­mi­te lo­grar al­tas ta­sas fo­to­sin­té­ti­cas con al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Es de­cir, pue­de se­guir cre­cien­do cuan­do otras es­pe­cies en­tra­rían en es­trés tér­mi­co.

Res­pec­to a las pér­di­das que la pre­sen­cia de yu­yo co­lo­ra­do oca­sio­na en la so­ja, se han me­di­do dis­mi­nu­cio­nes de ren­di­mien­to del 23% con una in­fes­ta­ción de una plan­ta por me­tro cua­dra­do du­ran­te to­do el ci­clo del cul­ti­vo. Pe­ro tam­bién son im­por­tan­tes los pro­ble­mas de co­se­cha que ge­ne­ra, por su gran por­te y grue­so ta­llo le­ño­so. Aun­que no so­la­men­te se en­cuen­tra en lo­tes de so­ja, tam­bién in­fes­ta cam­pos con maíz. t

A pleno. Una plan­ta de “yu­yo co­lo­ra­do” en ple­na flo­ra­ción en un lo­te de so­ja (arri­ba) y en uno de maíz (izq.). El pro­ble­ma pe­ga so­bre to­do en el sur cor­do­bés, en ple­na zo­na nú­cleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.