La col­za: una op­ción que va por más

Es­ta olea­gi­no­sa es un desafío pro­duc­ti­vo y per­mi­te di­ver­si­fi­car. Pa­blo Calviño brin­da con­se­jos cen­tra­les.

Clarin - Rural - - CULTIVOS DE INVIERNO - MAR DEL PLA­TA. ENVIADA ES­PE­CIAL Mariela Va­que­ro cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La col­za vie­ne cre­cien­do en los úl­ti­mos años en Ar­gen­diá­me­tro, ti­na, co­mo al­ter­na­ti­va in­ver­nal, pe­ro aún hay mu­cho des­co­no­ci­mien­to so­bre su ma­ne­jo. Por eso, vie­nen bien al­gu­nos con­se­jos.

Pa­ra lo­grar un buen cul­ti­vo de es­ta olea­gi­no­sa es “fun­da­men­tal la pla­ni­fi­ca­ción an­ti­ci­pa­da”, ad­vir­tió el in­ge­nie­ro agró­no­mo Pa­blo Calviño, ex ase­sor CREA. Dos de los pun­tos prin­ci­pa­les que se de­ben con­si­de­rar pa­ra lo­grar un buen plan­tío de col­za son la ca­li­dad de lo­te y la fe­cha de siem­bra.

“Hay que ele­gir lo­tes que no pre­sen­ten ries­go de anega­mien­to tem­po­ra­rio, que no es­tén en­ma­le­za­dos ni con ex­ce­so de ras­tro­jos, que no ten­gan pro­ble­mas de re­si­dua­li­dad de her­bi­ci­das ni ven­gan de siem­bras con­se­cu­ti­vas de col­za en los úl­ti­mos dos años”, enume­ró el es­pe­cia­lis­ta.

La tem­pe­ra­tu­ra de sue­lo óp­ti­ma pa­ra la siem­bra de col­za y una óp­ti­ma emer­gen­cia es de 10°.

“Es muy im­por­tan­te que el desa­rro­llo ini­cial sea rá­pi­do, ya que en los pri­me­ros es­ta­dios la col­za es muy sen­si­ble a in­sec­tos y por de­ba­jo de los 5º la plan­ta de­tie­ne su cre­ci­mien­to”, aler­tó el téc­ni­co. La ma­yor to­le­ran­cia al frío se da cuan­do la plan­ta tie­ne ocho ho­jas y los ta­llos unos 8 mi­lí­me­tros de se­gún de­ta­lló.

Tam­bién re­co­men­dó apun­tar a un stand de 25 a 40 plan­tas por me­tro cua­dra­do (equi­va­len­te a 2,5 a 4 ki­los de se­mi­lla por hec­tá­rea) en el ca­so de hí­bri­dos in­ver­na­les y de 66 a 100 plan­tas por me­tro cua­dra­do (4 a 6 kg/ha) en los pri­ma­ve­ra­les. Ade­más, acon­se­jó uti­li­zar ba­rre­rras­tro­jo en la sem­bra­do­ra pa­ra des­pe­jar el sur­co y lo­grar una me­jor emer­gen­cia de las plán­tu­las.

En ma­te­ria sa­ni­ta­ria, den­tro de las pla­gas que afec­tan al cul­ti­vo, la Plu­te­lla o “po­li­lla de las co­les” es la más da­ñi­na, es­pe­cial­men­te cuan­do los in­vier­nos se pre­sen­tan se­cos y ca­lu­ro­sos. En la re­gión sur, tam­bién las ba­bo­sas son un pro­ble­ma que es­tá cau­san­do per­jui­cios, con­tó Calviño.

Por su par­te, la pho­ma o tam­bién co­no­ci­da co­mo “ne­cro­sis del cue­llo”, es la prin­ci­pal en­fer­me­dad de la olea­gi­no­sa. Pa­ra evi­tar­la, se de­be te­ner la pre­cau­ción de no re­pe­tir col­za en el mis­mo lo­te y

Pa­ra lo­grar un buen cul­ti­vo es fun­da­men­tal la pla­ni­fi­ca­ción

ob­ser­var si hay pre­sen­cia del pa­tó­geno en lo­tes ve­ci­nos, ya que pue­de so­bre­vi­vir has­ta por dos años en los ras­tro­jos y pro­pa­gar­se. Asi­mis­mo, se re­co­mien­da uti­li­zar re­sis­ten­cia va­rie­tal y ha­cer apli­ca­cio­nes pre­ven­ti­vas de fun­gi­ci­da.

Calviño acon­se­jó co­men­zar la co­se­cha con un grano que ten­ga en­tre 16%-16,5% de hu­me­dad, ya que és­ta ba­ja de 2 a 4 pun­tos por día y, en con­se­cuen­cia, pue­den au­men­tar las pér­di­das de co­se­cha. “Si el grano se co­se­cha se­co se pue­de per­der más del 30% por la aper­tu­ra de los fru­tos, y es­tos lue­go se­rán ma­le­za en la so­ja de se­gun­da”, ad­vir­tió.

Fi­nal­men­te, la de­ci­sión so­bre el ti­po de co­se­cha -di­rec­ta o por hi­le­ra­do-de­pen­de­rá de la co­mer­cia­li­za­ción, de la es­ca­la pro­duc­ti­va, de qué tan pa­re­ja sea la ma­du­rez del cul­ti­vo, del gra­do de hu­me­dad de re­ci­bo y de la dis­po­ni­bi­li­dad de hi­le­ra­do­ras. En es­ta úl­ti­ma eta­pa, “fal­ta una red ade­cua­da de co­mer­cia­li­za­ción y acon­di­cio­na­mien­to a cos­tos ra­zo­na­bles”, di­jo Calviño.

La col­za es un cul­ti­vo in­tere­san­te que apa­re­ce co­mo una al­ter­na­ti­va de di­ver­si­fi­ca­ción y, ade­más, un desafío pro­duc­ti­vo. t

RO­BER­TO PE­RA

Lis­ta pa­ra la co­se­cha. La de­ci­sión so­bre có­mo re­co­lec­tar la col­za -di­rec­ta o por hi­le­ra­do­de­pen­de­rá de la co­mer­cia­li­za­ción, de la es­ca­la pro­duc­ti­va, de qué tan pa­re­ja sea la ma­du­rez del cul­ti­vo, del gra­do de hu­me­dad de re­ci­bo y de la dis­po­ni­bi­li­dad de hi­le­ra­do­ras. A la izq., un lo­te en En­tre Ríos el año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.