Des­de el sur, ma­ne­jan­do am­bien­te por am­bien­te

Clarin - Rural - - LOS RINDES AGRÍCOLAS Y LA SUSTENTABILIDAD -

Fer­nan­do Ross tra­ba­ja en el INTA Ba­rrow, en la zo­na de Tres Arro­yos, don­de ac­tual­men­te pre­do­mi­nan los sis­te­mas agrí­co­las pu­ros y la ga­na­de­ría fue des­pla­za­da a cam­pos de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad o a sis­te­mas de en­cie­rre. Allí, la so­ja ocu­pó el 40% del área sem­bra­da en la cam­pa­ña 2011-2012. “En la re­gión, el ba­lan­ce de car­bono y de los prin­ci­pa­les nu­trien­tes es ne­ga­ti­vo y por el au­men­to de la de­man­da y ex­por­ta­ción de esos nu­trien­tes hay de­gra­da­ción de sue­los”, ex­pli­có.

Se­gún sus es­tu­dios, el ni­vel de fós­fo­ro ex­trac­ta­ble en sue­lo se ubi­ca en 10-11 mi­li­gra­mos por ki­lo­gra­mo, lo que re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra al­can­zar al­tos ren­di­mien­tos. An­te ese pa­no­ra­ma, la fer­ti­li­za­ción es in­dis­pen­sa­ble. ¿Có­mo ha­cer­la? “Apli­ca­cio­nes de fos­fa­to dia­mó­ni­co en la lí­nea de siem­bra re­sul­ta­ron más efi­cien­tes que las he­chas al vo­leo, en tri­go y maíz”, re­ve­ló el in­ge­nie­ro. Ade­más, en so­ja de se­gun­da se ha­lla­ron efec­tos re­si­dua­les del fós­fo­ro apli­ca­do en los cul­ti­vos an­te­ce­so­res.

En cuan­to a ni­tró­geno, se ob­ser­va­ron res­pues­tas po­si­ti­vas a su apli­ca­ción so­lo y tam­bién com­bi­na­do con azu­fre y otros nu­trien­tes, tan­to en tri­go co­mo

Se im­po­ne fer­ti­li­zar al cul­ti­vo in­ver­nal pen­san­do tam­bién en el de se­gun­da

en ce­ba­da.

Ross tam­bién re­co­men­dó fer­ti­li­za­cio­nes fo­lia­res tar­días, en­tre ho­ja ban­de­ra y an­te­sis, pa­ra au­men­tar la pro­teí­na en grano. “En tri­go, ten­dría­mos que fer­ti­li­zar con ni­tró­geno, a razón de 30 ki­los por to­ne­la­da de grano, pa­ra lle­gar al 11% de pro­teí­na, mien­tras que en ce­ba­da ha­bría que apli­car 28 ki­los”, in­di­có.

Por su par­te, la fer­ti­li­za­ción azu­fra­da, de­bi­do a su ba­jo cos­to, se es­tá ge­ne­ra­li­zan­do en la re­gión pa­ra cu­brir de­fi­cien­cias po­ten­cia­les en sue­los are­no­sos o con ba­jo con­te­ni­do de ma­te­ria or­gá­ni­ca. “En el sur, he­mos en­con­tra­do res­pues­tas a la apli­ca­ción de 15 ki­lo­gra­mos por hec­tá­rea de azu­fre en tri­go, maíz, so­ja y col­za”, con­tó Ross.

En es­ta zo­na, la apli­ca­ción de bo­ro fo­liar en so­ja, en R3, pro­du­jo in­cre­men­tos del ren­di­mien­to de 195 ki­los por hec­tá­rea en la cam­pa­ña 2009-2010 y de 300 ki­los por hec­tá­rea en 2011-2012, agre­gó.

Con mi­ras al fu­tu­ro, el es­pe­cia­lis­ta con­clu­yó: “La in­ten­si­fi­ca­ción la ve­mos de la mano del ma­ne­jo del si­tio es­pe­cí­fi­co, am­bien­te por am­bien­te”. t

Al­ter­na­ti­vas. Fer­nan­do Ross, del INTA Ba­rrow, en la zo­na de Tres Arro­yos. Apun­ta a un ma­ne­jo si­tio es­pe­cí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.