“Mu­chas ac­ti­vi­da­des es­tán des­apa­re­cien­do”

Lo di­ce el lí­der del gre­mio de los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les, Ge­ró­ni­mo Ve­ne­gas, que se lan­zó co­mo can­di­da­to a dipu­tado en tie­rra bo­nae­ren­se.

Clarin - Rural - - ENTREVISTA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ha­ce tres me­ses, en el trans­cur­so de Ex­poa­gro, com­par­ti­mos un al­muer­zo de al­to vol­ta­je po­lí­ti­co. Se sen­ta­ron en la me­sa el lí­der del Pro, Mau­ri­cio Macri. En­fren­te es­ta­ba Ro­ber­to La­vag­na. A su la­do, dos hom­bres del sec­tor: Al­fre­do de An­ge­li y Ge­ró­ni­mo “Mo­mo” Ve­ne­gas, el lí­der de los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les. Allí es­ta­ban tam­bién en­tre otros el pe­ro­nis­ta Eduar­do Ama­deo, el in­ten­den­te de Mal­vi­nas Ar­gen­ti­nas Je­sús Ca­ri­glino, el le­gis­la­dor Fe­de­ri­co Pi­ne­do del Pro. No se ha­bla­ba to­da­vía de las “PA­SO”, pe­ro flo­ta­ba en el am­bien­te una fuer­te sen­sa­ción de con­ver­gen­cia.

Aho­ra se co­no­cie­ron las lis­tas. Na­da que­dó co­mo se pen­sa­ba. - ¿Qué pa­só?, le pre­gun­tó Cla­rín Ru­ral a Mo­mo Ve­ne­gas. - Bueno, yo siem­pre pre­di­co la uni­dad en la opo­si­ción pa­ra en­fren­tar a es­te Go­bierno, que, co­mo ya lo han anun­cia­do y lo po­nen en los afi­ches, vie­nen por to­do. Es­te “to­do” que nos preo­cu­pa a to­dos los ar­gen­ti­nos, por­que es­te “to­do” si­gue ge­ne­ran­do po­bre­za, de­socu­pa­ción, pér­di­das de ac­ti­vi­da­des acá en el país, en las eco­no­mías re­gio­na­les. Hay mu­chas ac­ti­vi­da­des que es­tán des­apa­re­cien­do y cuan­do des­apa­re­ce una ac­ti­vi­dad, des­apa­re­cen mi­les de pues­tos de tra­ba­jo. Nos preo­cu­pa tam­bién que hoy el sec­tor agro­pe­cua­rio es­tá pa­gan­do, en una cue­va, un dó­lar de 8.50 pa­ra pa­gar los in­su­mos y cuan­do le li­qui­dan la pro­duc­ción le dan un dó­lar de 3.20. Es­to es que­brar los ci­mien­tos de la eco­no­mía. Es­ta preo­cu­pa­ción es ge­ne­ral.

- Pe­ro, ¿dón­de que­dó Ve­ne­gas?. - En un fren­te con otros par­ti­dos po­lí­ti­cos, y voy a ser ca­be­za de lis­ta de can­di­da­tos a Dipu­tados. - ¿Una de­ri­va­ción del par­ti­do Fe? - Un fren­te que se lla­ma Unión con Fe. No­so­tros va­mos a ha­blar des­de la fe, des­de la ver­dad, la ho­nes­ti­dad, que son va­lo­res que to­do el mun­do sien­te hoy. La men­ti­ra es co­mún y co­rrien­te, mien­te el Go­bierno, mien­te la Pre­si­den­ta. No­so­tros que­re­mos la ver­dad an­te to­do y que­re­mos tam­bién la ho­nes­ti­dad an­te to­do, que hoy tie­ne un va­lor agre­ga­do. En nues­tra lis­ta hay mu­chí­si­ma gen­te des­ta­ca­da: Alie­to Gua­da­ni, Te­re­sa Gon­zá­lez Fer­nán­dez, Al­do Pig­na­ne­lli. Hay otros com­pa­ñe­ros que, por en­ci­ma de to­do, son de­cen­tes y pue­den mos­trar su ho­nes­ti­dad. - ¿Es un ar­ma­do ex­clu­si­va­men­te bo­nae­ren­se? - Es­ta­mos tam­bién en Ca­pi­tal y mu­chas pro­vin­cias, ar­man­do una lis­ta de Se­na­do­res y Dipu­tados. Va a ser una lis­ta im­por­tan­te… No­so­tros te­nía­mos un can­di­da­to en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res: Ro­ber­to La­vag­na, que es­ta­ba pri­me­ro en las en­cues­tas. Bueno La­vag­na no qui­so ser can­di­da­to, sus mo­ti­vos los sa­brá él, ten­go un res­pe­to pro­fun­do por él. Iba a ir por el par­ti­do Fe, pe­ro si­go te­nién­do­lo de

Es­tán que­bran­do los ci­mien­tos de la eco­no­mía”, sos­tie­ne el je­fe sin­di­cal

ami­go y va a acom­pa­ñar­me en la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. - Yo re­cuer­do en Ex­poa­gro un al­muer­zo en el que es­ta­ba Mo­mo Ve­ne­gas, La­vag­na, Mau­ri­cio Macri, Al­fre­do De An­ge­li… - Bueno, to­do eso, qué se yo, pa­re­cía po­si­ble, pe­ro no fue po­si­ble, ¿no? Ten­dría­mos que ha­ber se­gui­do man­te­nien­do esa uni­dad que se dio ahí. Yo tam­bién re­cuer­do que en otra Ex­po ti­ra­mos la lis­ta de Fe­li­pe So­lá, en ese mo­men­to De Nar­váez, Clau­dia Ruc­ci y bueno, eso pren­dió y ga­na­mos, pe­ro nos fal­ta­ba la ins­ti­tu­ción. El PRO se que­dó con el par­ti­do y no­so­tros en el de­sier­to, hoy te­ne­mos una Ins­ti­tu­ción, que es el Par­ti­do Fe, y que va a se­guir pa­ra po­ner to­do es­te po­ten­cial que tie­ne es­te país en mar­cha, es­ta di­ná­mi­ca agro­pe­cua­ria, es­ta di­ná­mi­ca en la eco­no­mía que de­be­ría ser ge­ne­ra­do­ra en pues­tos de tra­ba­jo y hoy no lo es. - ¿Res­pec­to del lan­za­mien­to de Mas­sa…? - Bueno, Mas­sa es­tu­vo diez años con es­te go­bierno. A na­die le ga­ran­ti­za Mas­sa que no va a es­tar con el go­bierno. Hoy me de­cían que ha­bía di­cho “No a la re re­elec­ción” pe­ro sí pue­de ser a la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. O sea, por un la­do di­go una co­sa y por la otra cam­bio la pa­la­bra. No­so­tros te­ne­mos gen­te que, ade­más de ser de­cen­te, tie­ne ca­pa­ci­dad, es idó­nea y fue­ron par­te del nú­cleo que sa­có al país de la cri­sis del 2002. - Es­tu­vo en el Va­ti­cano ¿Có­mo fue eso? - Des­pués que el Pa­pa asu­mió to­dos eran ami­gos del Pa­pa. Yo era ami­go de Jor­ge Ber­go­glio an­tes de que asu­mie­ra co­mo el Pa­pa Fran­cis­co. Cuan­do iba a ir a la asun­ción, él me man­dó un men­sa­je, me di­jo que en vez de po­ner­nos en gas­tos, que do­ná­ra­mos eso a una Igle­sia. Yo do­né los va­lo­res del pa­sa­je y al­go más a las igle­sias y me que­dé acá, no fui. Pe­ro bueno, en es­te mo­men­to te­nía que ir a pre­si­dir el Con­se­jo de Agri­cul­tu­ra a ni­vel mun­dial, que soy Pre­si­den­te y apro­ve­ché pa­ra pe­dir si po­día ir a ver­lo. Bueno, me con­si­guie­ron una au­dien­cia, en la au­dien­cia ge­ne­ral que se ha­ce ahí en la pla­za. Arri­ba en la ex­pla­na­da don­de él da la mi­sa, hay unas va­llas de ma­de­ra, y es­tás a do­ce me­tros del Pa­pa, lo ves y él no te ve a vos. Cuan­do ter­mi­nó la au­dien­cia vino a sa­lu­dar, y cuan­do me ve a mí, me di­jo “¡Mo­mo!” y yo le di­je “¡Jor­ge que­ri­do!”. Nos abra­za­mos, ¡me abra­cé con el Pa­pa en la Pla­za de San Pedro! Fue una emoción muy gran­de. Yo te­nía la ban­de­ra, ha­bía es­ta­do llo­vien­do, el Pa­pa se re­co­rrió to­da la Pla­za en el Pa­pa Mó­vil y llo­vien­do, se mo­jó to­do pe­ro él, has­ta que no re­co­rrió la úl­ti­ma ca­lle no vino a la mi­sa, y bueno yo me ha­bía es­ta­do ta­pan­do con la ban­de­ra del par­ti­do Fe. Y bueno, cuan­do ter­mi­nó el agua pu­se la ban­de­ra arri­ba de la ma­de­ra, en­ton­ces cuan­do vino él, le di­je “Jor­ge, ben­de­ci­me la ban­de­ra!”. Ese día a las 7 de la tar­de, me lla­mó pa­ra que fue­ra a la ma­ña­na a San­ta Mar­ta que es don­de vi­ve y es­tu­ve ahí 48 mi­nu­tos con él. Fue una reunión es­pec­ta­cu­lar. Es­tá muy preo­cu­pa­do por lo que le pa­sa a to­dos los ar­gen­ti­nos, él siem­pre pien­sa en la po­bre­za. Siem­pre, cuan­do nos des­pe­di­mos, me di­ce: “Re­zá por mí que yo re­zo por tu madre”, por­que él sa­be lo que su­frió mi madre por criar­nos a to­dos no­so­tros, él lo sa­be por­que yo se lo he con­ta­do, y eso le ha que­da­do pe­ga­do.

Con fe. Ve­ne­gas, que ha­ce po­cas se­ma­nas fue re­ci­bi­do por el Pa­pa Fran­cis­co, es can­di­da­to de Unión con Fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.