Con efi­cien­cia y se­gu­ri­dad

Blan­co so­bre ne­gro La ca­pa­ci­ta­ción de los ope­ra­do­res y su res­pon­sa­bi­li­dad es de vi­tal im­por­tan­cia

Clarin - Rural - - EN FOCO -

La apli­ca­ción co­rrec­ta y res­pon­sa­ble de her­bi­ci­das y pla­gui­ci­das es es­tra­té­gi­ca pa­ra re­du­cir el im­pac­to am­bien­tal de la agri­cul­tu­ra, ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los ali­men­tos que se pro­du­cen en el cam­po y la sa­lud de las per­so­nas que vi­ven en las co­mu­ni­da­des ru­ra­les.

En es­te mar­co, un pun­to muy sen­si­ble son las pul­ve­ri­za­cio­nes en los lo­tes que es­tán cer­ca de los pue­blos y ciu­da­des, que han ge­ne­ra­do de­nun­cias por con­ta­mi­na­ción, a ve­ces atri­buí­das a la de­ri­va de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios.

En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, Pedro Da­niel Leiva, es­pe­cia­lis­ta en Pro­tec­ción Ve­ge­tal del INTA Per­ga­mino, plan­teó que quie­nes apli­can es­tos pro­duc­tos tie­nen que ca­pa­ci­tar­se y cum­plir con las nor­mas. “La cre­cien­te uti­li­za­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios ron­da los 250 mi­llo­nes de li­tros-ki­los/año, con el ate­nuan­te de que gran par­te de es­te cau­dal es­ta con­for­ma­do por un her­bi­ci­da de ba­ja to­xi­ci­dad (el gli­fo­sa­to) uti­li­za­do en siem­bra di­rec­ta”, ex­pli­có Leiva.

En es­te con­tex­to, el es­pe­cia­lis­ta con­tó que se es­tá im­po­nien­do el cri­te­rio de fi­jar dis­tan­cias va­ria­bles de pul­ve­ri­za­ción, cer­ca de los pue­blos, en fun­ción del sis­te­ma de as­per­sión (te­rres­tre o aérea) y la to­xi­ci­dad del agro­quí­mi­co.

Pa­ra evi­tar ries­gos, Leiva pun­tua­li­zó una se­rie de re­co­men­da­cio­nes que hay que to­mar bien en cuen­ta.

Ta­ma­ño de go­ta y hu­me­dad

Uno de los te­mas cla­ve es el ta­ma­ño de la go­ta. “El avión pro­du­ce una go­ta de me­nor ta­ma­ño que una pul­ve­ri­za­do­ra te­rres­tre, lo que ex­po­ne a una si­tua­ción de ma­yor de­ri­va”, ex­pli­có Leiva. Se­gún cálcu­los teó­ri­cos, ana­li­zan­do ve­lo­ci­dad de caí­da y la al­tu­ra del bo­ta­lón, la go­ta ge­ne­ra­da por un avión cae a una ve­lo­ci­dad diez ve­ces me­nor que la de un equi­po te­rres­tre.

Por otro la­do, la go­ta no se eva­po­ra si la hu­me­dad re­la­ti­va es al­ta. “Co­mo lí­mi­te crí­ti­co de hu­me­dad es­ta­ble­ce­mos 60% pa­ra tra­ba­jos con avión, pe­ro con me­nos hu­me­dad igual se re­quie­re el uso de an­ti-eva­po­ran­tes. Cuan­do los tra­ba­jos se ha­cen por la vía te­rres­tre, el lí­mi­te se es­ta­ble­ce en 50%”, pre­ci­só Leiva.

Ti­po de pas­ti­llas

El ter­cer ele­men­to pa­ra re­du­cir la de­ri­va es el ti­po de pas­ti­lla y la al­tu­ra del bo­ta­lón. Es­te úl­ti­mo as­pec­to es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con la ve­lo­ci­dad de avan­ce de la pul­ve­ri­za­do­ra.

Con me­nos ki­ló­me­tros por ho­ra se pue­de ba­jar el bo­ta­lón y ha­cer una dis­tri­bu­ción más pa­re­ja de los pro­duc­tos apli­ca­dos. “Cuan­do en un tra­ta­mien­to con un her­bi­ci­da to­tal se com­bi­na una pas­ti­lla cono hue­co, que pro­du­ce go­tas más chi­cas, con ba­jo vo­lu­men, el po­ten­cial de de­ri­va se in­cre­men­ta ex­po­nen­cial­men­te”, ad­vir­tió el es­pe­cia­lis­ta del INTA.

Co­mo es­ta al­ter­na­ti­va de pul­ve­ri­za­ción se ha di­fun­di­do ex­ten­sa­men­te en el me­dio agro­pe­cua­rio ar­gen­tino, cons­ti­tu­ye uno de los mo­ti­vos prin­ci­pa­les de re­cla­mos por de­ri­va en tra­ta­mien­tos te­rres­tres.

Las pas­ti­llas aba­ni­co plano an­ti-de­ri­va re­du­cen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el po­ten­cial de de­ri­va. Se­gún en­sa­yos con­du­ci­dos ba­jo tú­nel de vien­to por el Ins­ti­tu­to de In­ge­nie­ría Ru­ral del INTA Cas­te­lar, re­du­je­ron en­tre 35% y 47% la de­ri­va, en com­pa­ra­ción con las pas­ti­llas con­ven­cio­na­les.

Cuan­do en apli­ca­cio­nes aé­reas, el lar­go de la ba­rra de as­per­sión y las pas­ti­llas se apro­xi­ma a la lon­gi­tud del ala, se pro­du­ce en los ex­tre­mos del avión un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo vór­ti­ce. “Es un re­mo­lino com­pues­to por go­tas pe- que­ñas y orien­ta­das ha­cia arri­ba que no lle­gan al sue­lo y de­ri­van”, se­ña­ló Leiva.

Un es­tu­dio del USDA, el De­par­ta­men­teo de Agri­cul­tu­ra de EE.UU., de­ter­mi­nó que cuan­do la ba­rra de as­per­sión cu­bre en su to­ta­li­dad la en­ver­ga­du­ra del ala, la de­ri­va to­ma un va­lor re­la­ti­vo de 2.5; en tan­to que cu­brien­do el 70% del ala la de­ri­va se re­du­ce a 1. Y cuan­do se cu­bre el 60% to­ma un va­lor de 0.4, mu­cho me­nor.

In­ver­sión térmica

Los tra­ba­jos rea­li­za­dos con in­ver­sión térmica (cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re cer­cano sue­lo es muy ba­ja) mues­tran que se in­cre­men­ta cin­co ve­ces la de­ri­va con equi­pos te­rres­tres y ocho ve­ces cuan­do se usa avión.

Ade­más, la in­ver­sión térmica es más se­ve­ra en cam­pos ba­jo rie­go con un equi­po de pi­vot cen­tral, cul­ti­vos ba­jo rie­go por inun­da­ción co­mo el arroz, lo­tes pró­xi­mos a ríos y arro­yos, y aque­llos con una po­si­ción ba­ja den­tro del re­lie­ve.

“El agua, co­mo fac­tor mo­de­ra­dor de la tem­pe­ra­tu­ra, ha­ce que du­ran­te la ma­ña­na el ai­re pró­xi­mo al sue­lo se ca­lien­te más len­ta­men­te y por en­de pro­lon­gue las con­di­cio­nes de in­ver­sión térmica”, ex­pli­có Leiva.

La zo­na “buffer”

Otro pun­to a te­ner en cuen­ta es la zo­na buffer (de con­ten­ción o amor­ti­gua­mien­to) y la to­xi­co­lo­gía del pro­duc­to apli­ca­do.

En­tre los 260 prin­ci­pios ac­ti­vos ins­crip­tos en la Ar­gen­ti­na, co­mo pro­me­dio de to­xi­ci­dad los in­sec­ti­ci­das re­sul­tan en­tre 7 y 8 ve­ces más tó­xi­cos que la me­dia de her­bi­ci­das y fun­gi­ci­das. La to­xi­ci­dad re­la­ti­va es 27 ve­ces ma­yor que la del her­bi­ci­da más uti­li­za­do, el gli­fo­sa­to.

“El ver­da­de­ro pro­ble­ma de con­ta­mi­na­ción por de­ri­va en­ton­ces se re­gis­tra con in­sec­ti­ci­das, ru­bro en el que exis­te una am­plia va­rie­dad de al­ter­na­ti­vas y re­sul­ta po­si­ble la elec­ción de aque­llos pro­duc­tos de me­nor to­xi­ci­dad, más aún en la ac­tua­li­dad, con la in­cor­po­ra­ción, por ejem­plo, de re­gu­la­do­res de cre­ci­mien­to, que to­xi­co­ló­gi­ca­men­te son de ban­da ver­de”, de­ta­lló Leiva.

En to­do es­to, el co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal y la ca­pa­ci­ta­ción son fun­da­men­ta­les. “En Es­ta­dos Uni­dos se ha­cen apli­ca­cio­nes ca­si has­ta en los pa­tios de las ca­sas del cam­po, por­que res­pe­tan las nor­mas, al­go que acá aún re­sul­ta di­fí­cil”, opi­nó Leiva.

En es­te sen­ti­do, con­si­de­ró que la ac­ti­vi­dad de­be pro­fe­sio­na­li­zar­se, des­de el mo­ni­to­reo pre­vio pa­ra lle­gar a tiem­po, y no tar­de y mal, pa­san­do por la re­vi­sión de la má­qui­na y el car­net ha­bi­li­tan­te pa­ra el apli­ca­dor.

El in­ge­nie­ro del INTA in­sis­tió en que de­ben res­pe­tar­se las nor­mas y tie­ne que ha­ber san­cio­nes pa­ra aque­llos que no lo ha­gan.

Lo in­tere­san­te es que tam­bién co­mien­zan a sur­gir tec­no­lo­gías e in­no­va­cio­nes pa­ra con­tro­lar la se­gu­ri­dad de las apli­ca­cio­nes. Por ejem­plo, el Ins­ti­tu­to de In­ge­nie­ría Ru­ral del INTA Cas­te­lar desa­rro­lló, con­jun­ta­men­te con una em­pre­sa pri­va­da, una es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca mó­vil pa­ra ser ins­ta­la­da en los equi­pos de pul­ve­ri­za­ción te­rres­tre que per­mi­ten se­guir to­do a dis­tan­cia por in­ter­net. t

Re­co­men­da­cio­nes. En las pul­ve­ri­za­cio­nes aé­reas, si la hu­me­dad am­bien­te su­pera el 60% hay que sus­pen­der el tra­ba­jo.

So­bre la tie­rra. A la izq., el ba­rral de una pul­ve­ri­za­do­ra te­rres­tre. A me­nor ve­lo­ci­dad de avan­ce, la apli­ca­ción es me­jor. Arri­ba, Da­niel Leiva, del INTA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.