Cues­tión de fa­mi­lia

En Cha­ra­ta, la fa­mi­lia Ro­drí­guez arran­có co­mo con­tra­tis­ta y, lue­go de años, com­pró su pri­me­ra cha­cra. Hoy, ha­ce pun­ta en ma­ne­jo y tec­no­lo­gía.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Ru­bén Ro­drí­guez em­pe­zó co­mo con­tra­tis­ta, dan­do ser­vi­cios con sus má­qui­nas. Tras dos dé­ca­das, pu­do ad­qui­rir su pri­me­ra y pe­que­ña cha­cra. Aho­ra, con 700 hec­tá­reas (mi­tad al­qui­la­das) y el equi­po fa­mi­liar, tie­ne una em­pre­sa me­dia­na con agri­cul­tu­ra de pun­ta.

An­te los ries­gos pro­duc­ti­vos y los pro­pios del ne­go­cio agrí­co­la, to­dos los pro­duc­to­res, ya sean chi­cos, me­dia­nos o gran­des, son igua­les. Lo que di­fe­ren­cia a unos de otros, a ve­ces, es la “es­pal­da” pa­ra aguan­tar los ma­los mo­men­tos. Por es­to, te­ner es­tra­te­gias com­pe­ti­ti­vas es cla­ve pa­ra se­guir sien­do par­te de la rue­da y se­guir gi­ran­do.

De es­ta ma­ne­ra lo en­ten­dió la fa­mi­lia Ro­drí­guez, en Cha­ra­ta, al su­does­te de Cha­co. Allí, con­for­man una fir­ma me­dia­na que pro­du­ce en una zo­na di­fí­cil, a pe­sar de lo cual en­con­tra­ron las cla­ves pro­duc­ti­vas y empresarias pa­ra desa­rro­llar­se a pleno.

Den­tro de la fa­mi­lia Ro­drí­guez, to­dos tie­nen una ta­rea asig­na­da. Leandro Ro­drí­guez es in­ge­nie­ro agró­no­mo y el se­gun­do de los cua­tro her­ma­nos. En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, to­ma la pa­la­bra mien­tras des­pun­ta el ama­ne­cer cha­que­ño, an­te la mi­ra­da de su pa­dre y su madre, Ru­bén e Ire­ne, y de sus her­ma­nos me­no­res, Ema-

La em­pre­sa es de chi­ca a me­dia­na: siem­bra 700 hec­tá­reas (350 pro­pias)

nuel y Ce­ci­lia, que es con­ta­do­ra. Ru­bén y Ema­nuel se en­car­gan de ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas de la pro­duc­ción, mien­tras Ire­ne y Ce­ci­lia es­tán en la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va. Cris­tian, el ma­yor de los her­ma­nos, es­tá de­di­ca­do a la me­di­ci­na.

Leandro cuen­ta que la em­pre­sa sur­gió por el es­fuer­zo de su pa­dre y de su abue­lo ha­ce unos 35 años. Ellos tra­ba­ja­ron jun­tos has­ta que su pa­dre, por di­fe­ren­cias con su abue­lo, co­mo en tan­tas fa­mi­lias, se abrió por su cuen­ta. Así, Ru­bén, en­tre me­dia­dos de los ‘80 y el 2000, brin­dó ser­vi­cios de co­se­cha, pri­me­ro co­mo peón y lue­go co­mo pro­pie­ta­rio de fie­rros, en la zo­na de Cha­ra­ta. Du­ran­te esas dos dé­ca­das cre­ció pres­tan­do ser­vi­cios y en can­ti­dad de hec­tá­reas tra­ba­ja­das, has­ta que en el año 2004 tu­vo la po­si­bi­li­dad de com­prar la pri­me­ra cha­cra. A ca­si diez años de es­te he­cho, hoy pro­du­cen en 350 hec­tá­reas pro­pias y 350 hec­tá­reas al­qui­la­das, mien­tras que, pa­ra­le­la­men­te, la fir­ma si­guió cre­cien­do co­mo con­tra­tis­tas de ma­qui­na­ria.

Pa­ra la em­pre­sa, la si­ner­gia en­tre la pres­ta­ción de ser­vi­cios y la pro­duc­ción agrí­co­la fue fun­da­men­tal pa­ra ex­pan­dir­se.

Ru­bén co­men­ta que es im­por­tan­tí­si­mo, pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos, “co­no­cer la zo­na, so­bre to­do cuan­do sos con­tra­tis­ta, ya que es una re­gión que no per­mi­te erro­res, ade­más de que de­be­mos adop­tar to­da la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble”.

El hom­bre ha­ce mu­cho hin­ca­pié en te­ner una mi­ra­da de me­diano pla­zo. “Siem­pre hay que ha­cer un ma­ne­jo pen­san­do en el ma­ña­na, pe­ro te­nien­do en cuen­ta la reali­dad de hoy”, adi­ver­te. Por ejem­plo, di­ce que si no hay agua dis­po­ni­ble en el per­fil pa­ra sem­brar, en es­ta zo­na me­jor no ha­cer­lo, por­que cre­cen mu­cho las chan­ces de que el cul­ti­vo fra­ca­se.

Ru­bén tras­la­dó a sus hi­jos es­tos as­pec­tos cla­ve pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Leandro, que es­tá a car­go de la ase­so­ría téc­ni­ca de la em­pre­sa fa­mi­liar y tra­ba­ja tam­bién co­mo téc­ni­co afue­ra, di­ce que en la re­gión es­tán vi­vien­do a pleno al­gu­nas cues­tio­nes que mar­can los desafíos de la pro­duc­ción agrí­co­la, co­mo el de las ma­le­zas du­ras.

El jo­ven de­ta­lla que hay cua­tro es­pe­cies de muy di­fí­cil con­trol en la zo­na, en­tre las que es­tá el pas­to blan­co, la ra­ma ne­gra, una es­pe­cie de mal­va y ver­do­la­ga, pe­ro acla­ra que son es­pe­cies que, ha­cien­do un tra­ta­mien­to a tiem­po, se pue­den ma­ne­jar. Los pro­ble­mas de ma­le­zas di­fí­ci­les son se­ve­ros en la re­gión. Cuen­ta Leandro que, en los ca­sos ex­tre­mos, los pro­duc­to­res lle­gan a ha­cer una la­bran­za pri­ma­ria pa­ra so­lu­cio­nar la gran in­fes­ta­ción. Y es­to se pue­de ver re­co­rrien­do los lo­tes: mu­chos mues­tran sín­to­mas cla­ros de la ro­tu­ra­ción, co­mo sue­los com­ple­ta­men­te des­pro­vis­tos de ras­tro­jo y te­rro­nes de tie­rra que se mez­clan con tie­rra fi­na en su­per­fi­cie.

Una de las es­tra­te­gias que en­con­tra­ron los Ro­drí­guez pa­ra mo­ri­ge­rar la in­fes­ta­ción con ma­le­zas

es la siem­bra de cul­ti­vos in­ver­na­les. Pa­ra ellos, el tri­go o el girasol de in­vierno son es­tra­té­gi­cos, ya que de es­ta ma­ne­ra li­mi­tan los es­ca­pes de ma­le­zas que se dan en pri­ma­ve­ra y que, por las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, son de di­fí­cil con­trol quí­mi­co.

El téc­ni­co ex­pli­ca que ha­cen tri­go en ro­ta­ción con so­ja, pe­ro tam­bién es­tán eva­luan­do la po­si­bi­li­dad de ha­cer tri­go/maíz o sor­go, ya que la so­ja es­tá te­nien­do una se­rie de cos­tos adi­cio­na­les im­por­tan­tes en lo que ha­ce a la sanidad. En es­te sen­ti­do, se ilu­sio­na con los nue­vos ma­te­ria­les BtRR2 que lle­ga­rán es­ta cam­pa­ña pa­ra la re­gión, aun­que man­tie­ne al­gu­nos re­cau­dos. “Ha­re­mos de 10% a 20% de la su­per­fi­cie de so­ja BtRR2, ya que igual­men­te de­be­mos en­trar a los lo­tes pa­ra mo­ni­to­rear y ha­cer apli­ca­cio­nes”, sos­tie­ne.

Res­pec­to al tri­go, en es­ta cam­pa­ña en par­ti­cu­lar sus bue­nos pre­cios per­mi­ten es­pe­ra­zar­se. Leandro di­ce que con bue­nos va­lo­res, cos­tos ba­jos, la ren­ta­bi­li­dad es al­ta, si hay bue­nos rin­des.

Cuen­ta que el girasol de in­vierno se ha­ce en ro­ta­ción con maíz o sor­go, aun­que di­ce que, con la olea­gi­no­sa, a ve­ces se re­tra­san los tiem­pos óp­ti­mos pa­ra la siem­bra del cul­ti­vo pos­te­rior, y eso au­men­ta los ries­gos de fra­ca­sos.

Así, los Ro­drí­guez tie­nen tres sis­te­mas de ro­ta­ción: so­ja de pri­me­ra - girasol de in­vierno/sor­go de se­gun­da - maíz; o tri­go/so­ja de se­gun­da - girasol de in­vierno/ sor­go de se­gun­da - maíz y, fi­nal­men­te, tri­go/so­ja de se­gun­da o tri­go/sor­go o maíz de se­gun­da.

En­tre tan­tas co­sas, otra de las apues­tas de los Ro­drí­guez es la al­fal­fa. Leandro de­ta­lla que es la pri­me­ra vez que la ha­cen, y que apun­tan a po­der ha­cer far­dos to­do el año. Ade­más, pien­san ob­te­ner se­mi­lla pa­ra ven­der en la cuen­ca le­che­ra santafesina.

Es­ta fa­mi­lia de Cha­ra­ta de­mues­tra que, en las zo­nas di­fí­ci­les y más allá del ta­ma­ño, tam­bién se pue­de ser com­pe­ti­ti­vo. Hay que te­ner ob­je­ti­vos cla­ros y no per­der el rum­bo.

Jun­tos. Ro­drí­guez pa­dre (ctro.), con su es­po­sa e hi­ja (izq.) y sus hi­jos Leandro (de

ne­gro) y Ema­nuel.

FO­TOS: GUS­TA­VO CASTAING /EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

A to­do color. El sor­go de se­gun­da fue el úl­ti­mo cul­ti­vo co­se­cha­do en el cam­po de los Ro­drí­guez, en pleno in­vierno. Por rus­ti­ci­dad, se adap­ta bien al am­bien­te.

Cul­ti­vo es­tra­té­gi­co. Ru­bén Ro­drí­guez, el pa­dre, en un tri­go en ma­co­lla­je.

En al­fal­fa. Leandro Ro­drí­guez, in­ge­nie­ro, en una pra­de­ra sem­bra­da es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.