La so­ja ya se pre­pa­ra pa­ra la cam­pa­ña que co­mien­za

En Cha­ca­bu­co, un gru­po de ex­per­tos ana­li­zó es­tra­te­gias pa­ra que to­da la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble per­mi­ta al­can­zar los me­jo­res re­sul­ta­dos.

Clarin - Rural - - TAPA - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En Cha­ca­bu­co, to­dos los con­se­jos pa­ra te­ner los me­jo­res rin­des.

En la ac­tua­li­dad, los pro­duc­to­res de so­ja ar­gen­ti­nos tie­nen a dis­po­si­ción un pa­que­te tec­no­ló­gi­co de avan­za­da, que les per­mi­te cam­pa­ña tras cam­pa­ña al­can­zar muy bue­nos re­sul­ta­dos a ni­vel de lo­te. De es­ta ma­ne­ra, y con las me­jo­res he­rra­mien­tas y co­no­ci­mien­tos a mano, el se­cre­to del éxi­to de la olea­gi­no­sa pa­sa­rá por có­mo se los uti­li­za, por­que las bue­nas de­ci­sio­nes per­mi­ti­rán su­mar mu­chos quin­ta­les al mo­men­to de la co­se­cha.

Va­ria­bles co­mo la co­rrec­ta elec­ción de am­bien­tes, aná­li­sis de sue­los he­chos en se­rio, agua dis­po­ni­ble y fe­chas de siem­bra son pau­tas no nue­vas, pe­ro que ca­da vez se to­man más en se­rio. Es­tos y otros con­cep­tos se re­pa­sa­ron en la clá­si­ca jor­na­da téc­ni­ca de so­ja or­ga­ni­za­da por el se­mi­lle­ro Don Mario en Cha­ca­bu­co (Bue­nos Ai­res), en don­de que­dó cla­ro que hoy es cen­tral pen­sar más en las lla­ma­das “tec­no­lo­gía de pro­ce­sos” que en la de in­su­mos, que es­tá a dis­po­si­ción de to­dos.

En es­ta cam­pa­ña 2013/14, la nue­va so­ja In­tac­ta (BtRR2, es de­cir, con re­sis­ten­cia a in­sec­tos le­pi­dóp­te­ros, a gli­fo­sa­to y un plus de ren­di­mien­to) es­ta­rá dis­po­ni­ble en el nor­te del país. A ella se su­ma una am­plia ga­ma de her­bi­ci­das, in­sec­ti­ci­das y fun­gi­ci­das, y la ma­qui­na­ria es ca­da vez más pre­ci­sa. Pe­ro es­te enor­me po­ten­cial pue­de ver­se dis­mi­nui­do si no se to­man de­ci­sio­nes de ma­ne­jo co­rrec­tas.

Por eso, en la zo­na nú­cleo de­be­rán te­ner­se en cuen­ta unas va­ria­bles, pe­ro pro­ba­ble­men­te no sean las mis­mas en re­gio­nes de me­nor ap­ti­tud, en las que se ha ins­ta­la­do fuer­te el cul­ti­vo.

Pa­ra sos­te­ner un buen rin­de en cual­quier ám­bi­to, es fun­da­men­tal co­no­cer en pro­fun­di­dad los am­bien­tes y la eco­fi­sio­lo­gía del cul­ti­vo, pa­ra sa­ber co­mo se com­por­ta­rá an­te dis­tin­tos es­ce­na­rios cli­má­ti­cos, por ejem­plo. En es­te sen­ti­do, y co­mo re­fle­jó el ase­sor y pro­duc­tor Gus­ta­vo Duar­te, pa­ra pen­sar en una pro­duc­ción efi­cien­te en la pam­pa are­no­sa, la ca­li­dad de si­tio es la va­ria­ble que de­fi­ne el 50% del rin­de, y la dis­po­ni­bi­li­dad de agua a la siem­bra es cen­tral.

En es­te pun­to, des­ta­có la im­por­tan­cia de la co­ber­tu­ra de ras­tro­jos, que en­tre otras ven­ta­jas su­man al stock de ma­te­ria or­gá­ni­ca del sue­lo y fa­ci­li­tan la in­fil­tra­ción. “Al au­men­tar la co­ber­tu­ra de ras­tro­jos sin du­das me­jo­ra­mos la pro­duc­ción de los cul­ti­vos”, re­cor­dó el re­co­no­ci­do ase­sor.

A es­ta si­tua­ción, Duar­te aña­dió que el ma­ne­jo de in­for­ma­ción es cla­ve pa­ra op­ti­mi­zar re­sul­ta­dos en zo­nas di­fí­ci­les co­mo el oes­te bo­nae­ren­se. Así, al mo­men­to de ela­bo­rar sus es­tra­te­gias, los pro­duc­to­res de­ben te­ner en cuen­ta qué va­rie­da­des uti­li­za­rán y cuá­les son las me­jo­res den­si­da­des y fe­chas de siem­bra.

La co­rrec­ta elec­ción del am­bien­te fue una de las cues­tio­nes de ma­ne­jo más se­ña­la­das por los téc­ni­cos. Una vez de­fi­ni­da es­ta va­ria­ble, que se­gún Rodrigo Igle­sias, de Don­Ma­rio, de­fi­ne has­ta el 62% del rin­de fi­nal, hay que de­ci­dir cuá­les son las va­rie­da­des más ade­cua­das pa­ra ca­da si­tio, sin per-

der de vis­ta que de­be es­ti­mar­se un rin­de ob­je­ti­vo de acuer­do al ti­po de am­bien­te. En es­te es­ce­na­rio, un am­bien­te de al­ta pro­duc­ción se­ría un lo­te que ten­ga un sue­lo con más de 15 ppm de fós­fo­ro y ocho años de siem­bra di­rec­ta con ro­ta­ción de cul­ti­vos.

De acuer­do a una se­rie de en­sa­yos pre­sen­ta­dos por Igle­sias, en los que se eva­lua­ron 20 lo­ca­li­da­des en las úl­ti­mas cua­tro cam­pa­ñas, pa­ra am­bien­tes de al­ta pro­duc­ción del sur san­ta­fe­sino, sud­es­te de Cór­do­ba y nor­te de Bue­nos Ai­res, las va­rie­da­des del gru­po tres cor­to con fe­cha de siem­bra en­tre los días 15 y 30 de oc­tu­bre, ex­pre­san el me­jor ren­di­mien­to. “Por ca­da día de atra­so en la fe­cha de siem­bra, la pér­di­da es de 10 kg/ha”, re­cor­dó.

Y en es­te ajus­te de los de­ta­lles de ma­ne­jo, la nu­tri­ción es in­dis­pen­sa­ble pa­ra ob­je­ti­vo de rin­des al­tos. “He­mos pa­sa­do a en­ten­der que la li­mi­ta­ción nu­tri­cio­nal afec­ta a los cul­ti­vos, y un ma­ne­jo efi­cien­te re­quie­re in­cor­po­rar diag­nós­ti­cos que nos guíen pa­ra to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes”, afir­mó el con­sul­tor Mar­tín Díaz Zo­ri­ta.

En es­te ca­mino, el pro­fe­sio­nal des­ta­có la im­por­tan­cia de la ino­cu­la­ción, que de acuer­do a re­sul­ta­dos de va­rios en­sa­yos pue­de re­pre­sen­tar una me­jo­ra de has­ta 230 kg/ha. Ade­más, de­jó en cla­ro que más allá de la efi­cien­cia del pro­ce­so, la ino­cu­la­ción res­pon­de con más po­ten­cia si se dan me­jo­res con­di­cio­nes de siem­bra, ade­cua­da nu­tri­ción del cul­ti­vo y hay una bue­na ge­né­ti­ca.

Con una cam­pa­ña de so­ja 2013/14 que em­pie­za a ca­len­tar sus mo­to­res y pro­me­te fuer­tes no­ve­da­des, los pro­duc­to­res bus­can in­cor­po­rar co­no­ci­mien­tos y es­tra­te­gias pa­ra apro­ve­char to­das las po­si­bi­li­des que ofre­cen los pa­que­tes tec­no­ló­gi­cos. Por­que aho­ra, más que nun­ca, la pro­duc­ti­vi­dad se­rá fun­da­men­tal.

Mar­tín Díaz Zo­ri­ta. Ha­bló de có­mo res­pon­de me­jor la ino­cu­la­ción.

Gus­ta­vo Duar­te. Pa­ra él, en el Oes­te el am­bien­te de­fi­ne 50% del rin­de.

Rodrigo Igle­sias. Pa­ra la zo­na nú­cleo, ci­clos cor­tos y siem­bras tem­pra­nas.

Am­bien­tes. La elec­ción del pa­que­te y el ma­ne­jo pa­ra ca­da uno es cen­tral en el éxi­to del plan­teo agro­nó­mi­co en el cul­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.