Res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, en la mi­ra

Clarin - Rural - - GESTIÓN EMPRESARIA - Ce­ci­lia Theu­lé Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

A me­di­da que pa­san los años, el tér­mino Res­pon­sa-ac­ti­vi­dad bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria (RSE) pa­re­cie­ra es­ta­bi­li­zar­se co­mo un “ar­tícu­lo de mo­da”. Es­tá en la pren­sa, en los in­for­mes fi­nan­cie­ros, en re­vis­tas y no­ti­cias de In­ter­net. Se crean or­ga­ni­za­cio­nes que ofre­cen ayu­da a las em­pre­sas pa­ra cum­plir con re­que­ri­mien­tos de trans­pa­ren­cia y exi­gen­cias de con­duc­ta. Y tam­bién hay ín­di­ces glo­ba­les que ras­trean la per­for­man­ce fi­nan­cie­ra de com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les que li­de­ran el con­cep­to de sos­te­ni­bi­li­dad.

Si al­gu­na vez fue di­fe­ren­te, hoy ya no po­dría con­ce­bir­se que el con­cep­to Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria se ubi­que en el úl­ti­mo es­ca­lón de las ex­pec­ta­ti­vas de un di­rec­to­rio. La RSE im­preg­na las es­fe­ras de los ne­go­cios y su in­fluen­cia lle­ga a to­das las áreas: la es­tra­te­gia em­pre­sa­rial y las ope­ra­cio­nes co­ti­dia­nas, a to­dos los ni­ve­les de la com­pa­ñía.

Mu­chas em­pre­sas gran­des y pe­que­ñas se ven en­vuel­tas en la RSE; sin em­bar­go, con­ti­núan sur­gien­do las mis­mas pre­gun­tas: ¿Es la RSE un buen ne­go­cio? ¿Pue­de pro­veer al­gu­na ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va? ¿Has­ta qué pun­to pue­de el cos­to-be­ne­fi­cio de in­ver­tir en RSE re­fle­jar­se en un ba­lan­ce?

Con cier­ta fre­cuen­cia, la lla­ma­da con­duc­ta cor­po­ra­ti­va sus­ten­ta­ble se con­si­de­ra de­ma­sia­do ca­ra, lle­van­do erró­nea­men­te a la con­clu­sión de que los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y esas prác­ti­cas son mu­tua­men­te ex­clu­yen­tes. Los de­par­ta­men­tos de fi­nan­zas y los con­ta­do­res de las em­pre­sas tien­den a re­cor­tar las in­ver­sio­nes he­chas en esa área. Sin em­bar­go, la del In­di­ce de Sus­ten­ta­bi­li­dad del Dow Jo­nes des­tru­ye ese mi­to. Una em­pre­sa con al­ta per­for­man­ce co­mo Uni­le­ver li­de­ra el Sec­tor de Be­bi­das y Ali­men­tos del ín­di­ce de sus­ten­ta­bi­li­dad.

Pa­ra mu­chas em­pre­sas en La­ti­noa­mé­ri­ca, la RSE es­tá con­vir­tién­do­se rá­pi­da­men­te en un di­fe­ren­cial. De he­cho, ayu­dó a mu­chas mul­ti­na­cio­na­les a es­ta­ble­cer­se en la re­gión co­mo lí­de­res. Lo que so­lía ser de­fi­ni­do co­mo “bo­ni­tos pro­yec­tos” -res­pe­ta­ble­men­te fi­lan­tró­pi­cos pe­ro no re­la­cio­na­dos con los ne­go­cios- es­tá sien­do re­em­pla­za­do por otra ac­ti­tud den­tro de la es­tra­te­gia de las com­pa­ñías. Ade­más de con­tri­buir a la me­jo­ra de la so­cie­dad, for­jan­do más só­li­das re­la­cio­nes en­tre la em­pre­sa y la re­gión don­de es­tá pre­sen­te e in­cre­men­tan­do la vi­si­bi­li­dad de la com­pa­ñía, la RSE es­tá es­ta­ble­cién­do­se en una po­si­ción des­ta­ca­da den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes. Y pue­de ju­gar un rol im­por­tan­te en có­mo se con­du­cen los ne­go­cios.

Las em­pre­sas de­be­rán in­te­grar la RSE en las ope­ra­cio­nes cla­ves que par­ten de los ni­ve­les de pro­duc­ción y atra­vie­san el desa­rro­llo de un pro­duc­to. Las em­pre­sas más gran­des tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad acor­de con su li­de­raz­go, a fin de de­mos­trar su con­sis­ten­cia en to­da la ca­de­na de pro­duc­ción.

Es­te úl­ti­mo com­pro­mi­so re­quie­re que la RSE sea es­ta­ble­ci­da en y por la al­ta di­rec­ción. Y cuan­do la RSE se mue­ve ha­cia el cen­tro de las es­tra­te­gias cor­po­ra­ti­vas, ya no es ob­je­to de re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios. No es sim­ple­men­te un ítem más del pre­su­pues­to. No es un te­ma de cos­tos: es aho­ra par­te de una fi­lo­so­fía cor­po­ra­ti­va. t

No­ta de la re­dac­ción: La au­to­ra es di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de So­li­da­gro Aso­cia­ción Ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.