Con­tar la no­ve­la del tri­go

Clarin - Rural - - PRIMERNIVEL -

Pa­ra los con­su­mi­do­res y ciu­da­da­nos ur­ba­nos, el proin­for­ma­ción ble­ma del tri­go em­pe­zó a exis­tir só­lo ha­ce unas se­ma­nas, pe­ro quie­nes es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en los te­mas de los agro­ne­go­cios sa­be­mos que es­te pro­ble­ma tie­ne años des­de su ori­gen.

La com­bi­na­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción, suba cre­cien­te de cos­tos, re­tra­so del ti­po de cam­bio y cin­co años de mer­ca­dos de tri­go dis­tor­sio­na­dos me­dian­te la uti­li­za­ción de ROES han ge­ne­ra­do fuer­tes des­in­cen­ti­vos a la pro­duc­ción has­ta dis­mi­nuir el área de siem­bra has­ta ca­si la mi­tad del pro­me­dio his­tó­ri­co.

El re­sul­ta­do es el tri­go con el pre­cio más al­to del mun­do, el en­ca­re­ci­mien­to de los pro­duc­tos pa­ni­fi­ca­dos y el im­pac­to so­bre el con­su­mi­dor, que aho­ra sí se en­te­ra del pro­ble­ma. El pro­ta­go­nis­mo de los pro­duc­to­res an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en es­ta cir­cuns­tan­cia de cri­sis cre­ce ex­po­nen­cial­men­te y el gra­do de ex­po­si­ción an­te es­tos tre­pa a ni­ve­les inusi­ta­dos.

Con­cen­tra­do en po­co tiem­po he­mos vis­to y oí­do a pro­duc­to­res, di­ri­gen­tes de las en­ti­da­des ru­ra­les, es­pe­cia­lis­tas y no tan­to tra­tar de ex­pli­car es­ta com­ple­ja si­tua­ción en to­dos los me­dios.

La cer­ca­nía de es­ta co­yun­tu­ra es ade­cua­da pa­ra pen­sar la con­ve­nien­cia de tra­ba­jar los pro­ce­sos co­mu­ni­ca­ti­vos de mo­do de tra­tar que la in­for­ma­ción flu­ya de ma­ne­ra más es­ta­ble, per­sis­ten­te y cons­tan­te a lo lar­go de la ca­de­na, de mo­do que esa in­for­ma­ción es­té más pre­sen­te en el pro­duc­to fi­nal que lle­ga al con­su­mi­dor en for­ma co­ti­dia­na, sin es­pe­rar una si­tua­ción de cri­sis.

Así co­mo pa­ra la eco­no­mía clá­si­ca fue fá­cil re­co­no­cer los flu­jos mo­ne­ta­rios y de bie­nes y ser­vi­cios, la eco­no­mía de los con­tra­tos o de los cos­tos de transac­ción ha­ce mu­chas dé­ca­das que pu­so én­fa­sis en el flu­jo de in­for­ma­ción co­mo un com­po­nen­te cla­ve de la com­pe­ti­ti­vi­dad de las ca­de­nas.

Es­to nos obli­ga a pen­sar que los pro­ce­sos de nues­tras em­pre­sas agro­pe­cua­rias es­tán pro­fun­da­men­te atra­ve­sa­dos por in­tan­gi­bles que de­be­mos re­co­no­cer y apren­der a ma­ne­jar.

Esos in­tan­gi­bles, bá­si­ca­men­te, pue­den ser en­ten­di­dos co­mo in­for­ma­ción, y di­cha in­for­ma­ción tie­ne: u Múl­ti­ples di­men­sio­nes: tra­pri­mer za­bi­li­dad, ori­gen, cer­ti­fi­ca­ción, mar­ca, ima­gen, po­si­cio­na­mien­to, evo­ca­ción, re­fe­ren­cia, vi­si­bi­li­dad y res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. u Múl­ti­ples des­ti­na­ta­rios: clien­tes in­ter­nos y ex­ter­nos, pro­vee­do­res y co­mu­ni­dad. u Es bi­di­rec­cio­nal y nos obli­ga a ir ha­cia el mer­ca­do y a re­co­ger la in­for­ma­ción que ven­ga des­de el mer­ca­do.

Den­tro de la com­ple­ji­dad que los flu­jos de in­for­ma­ción po­seen es­tá bas­tan­te cla­ro que brin­dar esa al con­su­mi­dor su­ma va­lor a la ca­de­na, ge­ne­ran­do y for­ta­le­cien­do víncu­los, ha­cién­do­nos más vi­si­bles, re­fe­ren­tes e in­flu­yen­tes.

Re­le­van­do ca­sos de ac­cio­nes de co­mu­ni­ca­ción en otros paí­ses lí­de­res en agri­cul­tu­ra nos en­con­tra­mos con una pro­duc­ción fíl­mi­ca do­cu­men­tal que mues­tra el tra­ba­jo de los con­tra­tis­tas de co­se­cha de tri­go en Es­ta­dos Uni­dos (“La gran co­se­cha ame­ri­ca­na de tri­go”).

El ca­so es in­tere­san­te por­que reúne la ac­ción man­co­mu­na­da de una cá­ma­ra de con­tra­tis­tas de co­se­cha y una em­pre­sa de ma­qui­na­ria agrí­co­la pa­ra mos­trar el es­for­za­do tra­ba­jo co­ti­diano de la gen­te in­vo­lu­cra­da en la re­co­lec­ción del tri­go en EE.UU.. Es­tá rea­li­za­da por un es­tu­dio pro­fe­sio­nal e in­vo­lu­cran a Miss Amé­ri­ca 2011.

El do­cu­men­tal que­da opor­tu­na­men­te con­tras­ta­do con el mar­co co­mu­ni­ca­ti­vo que en­fren­tan los pro­duc­to­res de tri­go en Ar­gen­ti­na. Aquí, es una co­mu­ni­ca­ción de cri­sis, a la de­fen­si­va y obli­ga­da por las cir­cuns­tan­cias. En Es­ta­dos Uni­dos, en cam­bio, es una co­mu­ni­ca­ción proac­ti­va.

La co­mu­ni­ca­ción es un pro­ce­so com­ple­jo pe­ro jue­ga un rol fun­da­men­tal que no po­de­mos ob­viar más, ya que los cos­tos ocul­tos de no ha­cer­lo son enor­mes. Pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res los pa­ga­mos co­ti­dia­na­men­te. t

En ja­que. Las cons­tan­tes in­ter­ven­cio­nes en el mer­ca­do del ce­real re­du­je­ron la su­per­fi­cie del cul­ti­vo a ca­si la mi­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.