La res­pon­sa­bi­li­dad de la so­ja

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La “sus­ten­ta­bi­li­dad” es el nom­bre del jue­go. To­dos se lle­nan la bo­ca con la pa­la­bra de­ve­ni­da en má­gi­ca. Pe­ro que con­lle­va el re­gus­to amar­go de que al­go es­tán ha­cien­do mal los pro­duc­to­res. Caí­mos en las fau­ces de los tec­no­fó­bi­cos.

Aca­bo de re­co­rrer, co­mo lo ha­go des­de ha­ce 30 años, el corn belt. A na­die se le ocu­rría plan­tear el di­le­ma del “mo­no­cul­ti­vo de maíz”. Un enor­me pa­ño de más de 30 mi­llo­nes de hec­tá­reas cu­bría el Me­dio Oes­te de los EEUU, só­lo ja­lo­na­do por al­gu­nos in­ci­pien­tes lo­tes de so­ja. Y al­gu­nos lo­tes en bar­be­cho (“set asi­de”), si­guien­do la po­lí­ti­ca oficial de re­du­cir la pro­duc­ción pa­ra evi­tar la acu­mu­la­ción de ex­ce­den­tes de gra­nos.

En la Ar­gen­ti­na la so­ja era aún más in­ci­pien­te. El mo­no­cul­ti­vo de maíz en las co­lo­nias de la pam­pa grin­ga cla­ma­ba un cam­bio a los gri­tos. El sor­go de Ale­po cam­pea­ba sin pie­dad. El gra­món pu­lu­la­ba más al oes­te. La so­lu­ción de la “po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria” ha­bía si­do de­cla­rar a es­tas ma­le­zas de “com­ba­te obli­ga­to­rio”. ¿Con qué he­rra­mien­tas? No ha­bía her­bi­ci­das efi­ca­ces. Só­lo el da­la­pón, o los me­ta­noar­so­na­tos (MSMA). La re­co­men­da­ción era arar pro­fun­do, y lue­go dis­quear bien va­rias ve­ces pa­ra rom­per los ri­zo­mas, de­jar ve­nir al yu­yo y lue­go apli­car el her­bi­ci­da. To­do du­ran­te el ve­rano, pa­ra ex­po­ner bien las raí­ces al sol y “que­mar­las”.

Los cha­ca­re­ros que me­jor tra­ba­ja­ban el sue­lo mos­tra­ban con or­gu­llo que los cam­pos eran “una ha­ri­na”. Cla­ro, lle­ga­ba una llu­via to­rren­cial y el sue­lo iba a pa­rar a Puer­to Ga­bo­to, o Sam­bo­rom­bón. O se lle­va­ba pues­to al­gún te­rrao­pi­nión plén, co­mo el fa­mo­so de Los Sur­gen­tes, y a ve­ces al­gún pue­blo.

No exis­tía la so­ja, que aho­ra apa­re­ce co­mo res­pon­sa­ble pri­ma fa­cie del de­li­to de fal­ta de sus­ten­ta­bi­li­dad. Cul­pa­ble, “Soy Guilty”, de­li­to de so­ja. Les voy a con­tar.

Es cier­to que en los pri­me­ros años de la so­ja, la hi­per­tro­fia fie­rre­ra y la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble se unie­ron pa­ra ela­bo­rar un mo­de­lo

El actual sis­te­ma es am­bien­tal­men­te más efi­cien­te que el de an­tes de la so­ja

que exa­cer­ba­ba la ero­sión pre­exis­ten­te. Ve­nía un grin­go con un Za­ne­llo y to­da la fe­rre­te­ría pa­ra me­ter una so­ja so­bre tri­go en una se­ma­na. Se que­ma­ba el ras­tro­jo, le ha­cía tre­flán con do­ble in­cor­po­ra­ción, por re­co­men­da­ción del la­bo­ra­to­rio. La in­cor­po­ra­ción se ha­cía con ras­tra de dis­cos.

Na­cía lim­pia, pe­ro ve­nía el Ale­po. Y co­mo no ha­bía gra­mi­ni­ci­das, y el Ba­sa­grán (ho­ja an­cha) era di­fí­cil de apli­car, a los yu­yos se los com­ba­tía con el es­car­di­llo. Una, dos, a ve­ces tres pa­sa­das. Ade­más, an­tes de sem­brar se pa­sa­ba el ra­bas­to, pa­ra de­jar el sue­lo bien pa­re­ji­to ya que no ha­bía pla­ta­for­mas fle­xi­bles pa­ra la co­se­cha.

Al­go cam­bió, ¿no? Aho­ra to­do es en di­rec­ta. Tan­to por con­cien­cia, por ex­pe­rien­cia co­mo por aho­rro. Te­ne­mos la RR, el gli­fo ter­mi­nó con el Ale­po y el gra­món, el ara­do des­apa­re­ció has­ta de los mu­seos, al igual que los cin­ce­les, vi­bro­cul­ti­va­do­res, ras­tras de dis­cos, de dien­tes, ra­bas­tos, es­car­di­llos, apor­ca­do­res y el res­to de la pa­ra­fer­na­lia que usá­ba­mos pa­ra lo­grar un cul­ti­vo a cos­ta del sue­lo.

Re­cu­pe­ra­mos ma­te­ria or­gá­ni­ca, es­truc­tu­ra de los sue­los, acu­mu­la­mos gra­cias a ello más agua en el per­fil, se fre­na­ron las cárcavas, las vo­la­du­ras de cam­pos. Au­men­ta­mos los rin­des, se dis­pa­ró la pro­duc­ción, los pue­blos pros­pe­ra­ron. Pe­ro los con­tra­rios tam­bién jue­gan. En es­te ca­so, los con­tra­rios son los tec­no­fó­bi­cos. Con el cuen­to de “las fu­mi­ga­cio­nes” le han pues­to el cu­chi­llo en el cue­llo a un sis­te­ma de pro­duc­ción mu­cho más efi­cien­te, am­bien­tal­men­te, que lo que ha­cía­mos an­tes de la “sojización”.

An­tes se veían trac­to­res echan­do hu­mo y le­van­tan­do pol­va­re­da, des­tru­yen­do la ma­te­ria or­gá­ni­ca de los sue­los, pa­ra ob­te­ner rin­des de 15 quin­ta­les por hec­tá­rea. Hoy se ven sue­los cu­bier­tos de ras­tro­jos en los que emer­gen cul­ti­vos lim­pios, que rin­den el do­ble, y que ade­más le han da­do a to­dos los ar­gen­ti­nos la opor­tu­ni­dad de una vida me­jor.

Que no la se­pa­mos to­mar es ha­ri­na de otro cos­tal. Pe­ro qué­den­se tran­qui­los: la so­ja no es la res­pon­sa­ble de na­da ma­lo. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.