¿Qué sig­ni­fi­ca hoy ser un buen lí­der?

Den­tro del con­tex­to actual, el desafío es dar­le la opor­tu­ni­dad a quie­nes mues­tren es­ta ca­pa­ci­dad y así po­ten­ciar to­das sus vir­tu­des.

Clarin - Rural - - CONGRESO NACIONAL CREA 2013 - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Si al­go ca­rac­te­ri­za a la his­to­ria de los úl­ti­mos diez años, tan­to en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal y lo­cal, es su to­tal fal­ta de pre­de­ci­bi­li­dad y su vér­ti­go cons­tan­te.

En mu­chos ór­de­nes, los pro­ble­mas de es­ta dé­ca­da no fue­ron anun­cia­dos por na­die, y hu­bo que ha­cer fren­te a si­tua­cio­nes im­pen­sa­das: cli­ma errá­ti­co, tec­no­lo­gías que cam­bia­ron pa­ra siem­pre la for­ma de re­la­cio­nar­se en­tre las per­so­nas y la lis­ta si­gue.

La pro­duc­ción agro­pe­cua­ria en su con­jun­to no es­ca­pó a es­ta ten­den­cia y, en la úl­ti­ma dé­ca­da, ex­pe­ri­men­tó un sal­to tan­to en la adop­ción de nue­vas tec­no­lo­gías co­mo en vo­lú­me­nes pro­du­ci­dos. Es in­ne­ga­ble que es­te cre­ci­mien­to cuen­ta con mu­chos pun­tos a fa­vor, pe­ro tam­bién se ins­ta­la­ron nue­vos in­te­rro­gan­tes de ca­ra a los pró­xi­mos años.

Así, cues­tio­nes co­mo la sus­ten­ta­bi­li­dad de los pro­ce­sos, el cui­da­do del am­bien­te y el ago­ta­mien­to pau­la­tino de la su­per­fi­cie dis­po­ni­ble pa­ra la siem­bra fi­gu­ran en las agen­das de los paí­ses pro­duc­to­res de ali­men­tos.

En es­te con­tex­to de ma­yor so­fis­ti­ca­ción pro­duc­ti­va den­tro de un nue­vo pa­ra­dig­ma, es que sur­ge la im­por­tan­cia del li­de­raz­go.

Pe­ro, en de­fi­ni­ti­va, ¿qué es un lí­der?

El Con­gre­so CREA, rea­li­za­do es­ta se­ma­na en Cór­do­ba, fue un buen es­pa­cio pa­ra el de­ba­te en el cual se ana­li­zó es­te con­cep­to. Así, con una vi­sión ana­lí­ti­ca y tes­ti­mo­nial, lí­de­res de dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des tan­to del mun­do de los ne­go­cios co­mo del de­por­te, apor­ta­ron su vi­sión a es­te te­ma.

Una pri­me­ra de­fi­ni­ción, vin­cu­la al lí­der con el po­der o con las atri­bu­cio­nes in­he­ren­tes a un de­ter­mi­na­do car­go.

Sin em­bar­go, al ana­li­zar los tes­ti­mo­nios de los par­ti­ci­pan­tes del pa­nel “Li­de­raz­go”, sur­ge una idea más prác­ti­ca y te­rre­nal de lo que im­pli­ca ser un lí­der y és­ta se apo­ya so­bre al­gu­nos pi­la­res, co­mo dar la opor­tu­ni­dad de for­mar­se a quie­nes ex­hi­ban po­ten­cia­les de li­de­raz­go, po­ten­ciar al má­xi­mo las vir­tu­des de los di­ri­gi­dos y que un buen lí­der ha­ce me­jor per­so­nas a los de­más.

Ber­nar­do Blej­mar li­cen­cia­do en cien­cias de la edu­ca­ción y con­sul­tor se­nior de las Na­cio­nes Uni­das, abor­dó es­ta cues­tión des­de un plano teó­ri­co y de­fi­nió la con­di­ción bá­si­ca de cual­quier li­de­raz­go, que im­pli­ca ha­cer­se car­go fren­te a una de­ter­mi­na­da si­tua­ción.

“Quie­nes li­de­ran cuen­tan una his­to­ria de­ter­mi­na­da de su es­ce­na­rio, ges­tio­nan ac­cio­nes y lo­gran cier­tos re­sul­ta­dos”, afir­mó.

Con es­ta pre­mi­sa co­mo pun­to de par­ti­da, Blej­mar sos­tu­vo que si bien ser lí­der per­mi­te cons­truir po­der, lo que di­fe­ren­cia a un buen lí­der es có­mo em­plean es­ta fuer­za. “Hay po­de­res que es­tán pa­ra el cre­ci­mien­to y otros que es­tán en de­tri­men­to”, se­na­ló.

Ade­más de li­de­raz­go, el con­sul­tor re­mar­có que tam­bién ha­cen fal­ta re­fe­ren­tes que mues­tren el ca­mino a se­guir, si­tua­ción en don­de se re­fle­ja “una tensión en­tre lo que se quie­re y lo que se ha­ce pa­ra ob­te­ner­lo”.

En el ca­mino de cons­truir li­de­raz­go, el con­sul­tor en­fa­ti­zó que las nue­vas tec­no­lo­gías de co­mu­ni­ca­ción ha­cen que la po­bla­ción cues­tio­ne es­pa­cios de po­der que an­tes eran in­to­ca­bles, co­mo pue­de ocu­rrir, por ejem­plo, den­tro de la me­di­ci­na.

Al res­pec­to di­jo, ha­ce no tan­tos años, la pa­la­bra mé­di­co era irre­vo­ca­ble. En es­tos días de re­des so­cia­les y ma­yor ac­ce­so a in­ter­net, los pa­cien­tes lle­gan con op­cio­nes al con­sul­to­rio y pue­den arri­bar a un pun­to de cues­tio­nar las de­ci­sio­nes del pro­fe­sio­nal de la sa­lud. Y es­ta si­tua­ción es ex­ten­si­va en mu­chas otras dis­ci­pli­nas.

“El car­go co­mo fuen­te de po­der ha caí­do y, en su de­fec­to, es­ta­mos apun­tan­do ha­cia un po­der di­fu­so. Aho­ra quien tie­ne un co­no­ci­mien­to que otros no po­seen cuen­ta con un es­pa­cio de po­der”, sub­ra­yó.

Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta, la cons­truc­ción del li­de­raz­go se ar­ti­cu­la en ba­se a de­ter­mi­na­dos com­po­nen­tes es­truc­tu­ra­les, co­mo las com­pe­ten­cias téc­ni­cas, de acuer­do a la po­si­ción que ocu­pa el lí­der; tam­bién se ba­sa en el ca­pi­tal so­cial que po­see, es de­cir, la red de con­tac­tos con los que cuen­ta, y por úl­ti­mo el de­seo que, se­gún lo de­fi­nió el con­sul­tor, “es el mo­tor que nos mue­ve”.

Por otra par­te, en­tre los pro­ble­mas que pre­sen­ta el li­de­raz­go, y te­nien­do en cuen­ta la lle­ga­da de las nue­vas tec­no­lo­gías, es que la ma­yor par­te de los con­flic­tos so­bre­vie­nen cuan­do se bus­ca una so­la ver­dad. Pa­ra mo­ri­ge­rar el im­pac­to ne­ga­ti­vo de es­ta pos­tu­ra, Blej­mar sos­tu­vo que el lí­der de­be en­fo­car­se ha­cia un “pen­sa­mien­to que in­te­gre la com­ple­ji­dad”. De es­ta for­ma de­jó cla­ra­men­te plan­tea­do la im­por­tan­cia de la fle­xi­bi­li­dad y la adap­ta­bi­li­dad a to­do ti­po de cam­bios.

De es­te mo­do, es­te es­pa­cio plan­tea­do du­ran­te el con­gre­so fue un ám­bi­to ideal pa­ra dis­cu­tir for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des de los li­de­raz­gos ac­tua­les, den­tro de un con­tex­to en el que las nue­vas tec­no­lo­gías en co­mu­ni­ca­ción ganan es­pa­cio, hay otros pa­ra­dig­mas pro­duc­ti­vos y el con­tex­to es muy cam­bian­te. t

Pa­nel. De iz­quier­da a de­re­cha, Ber­nar­do Blej­mar, Juan Jo­sé Aranguren, Mag­da­le­na Ai­ce­ga y Da­vid Ru­da, en Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.