La crea­ti­vi­dad es lo que ha­ce la di­fe­ren­cia

En una con­fe­ren­cia, se des­ta­có que la ca­pa­ci­dad de in­no­var es de­ci­si­va pa­ra las em­pre­sas del agro.

Clarin - Rural - - CONGRESO NACIONAL CREA 2013 - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Al mo­men­to de dia­gra­mar su ac­ti­vi­dad, los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios de­ben en­fren­tar­se a una mul­ti­pli­ci­dad de fac­to­res am­bien­ta­les, eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos. Así, en un lap­so de tiem­po re­la­ti­va­men­te bre­ve de­ben to­mar de­ci­sio­nes en un am­plio ran­go: des­de que se­mi­lla usar de acuer­do al ti­po de am­bien­te, que pro­duc­tos apli­car y en qué mo­men­to, sin de­jar de mi­rar los va­lo­res de los in­su­mos, el vai­vén de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les y el es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal.

Al co­no­ci­mien­to que el pro­duc­tor ad­quie­re a tra­vés de los años, a ese in­va­lua­ble know how ga­na­do en ba­se a es­fuer­zo, es­tu­dio y una ele­va­da do­sis de en­sa­yo y error, la crea­ti­vi­dad pue­de su­mar va­rios pun­tos. Y en es­te con­tex­to ca­be pre­gun­tar­se: ¿qué es ser crea­ti­vo? En una pri­me­ra ins­tan­cia, se aso­cia es­ta vir­tud con la ca­pa­ci­dad, por ejem­plo, de crear una obra ar­tís­ti­ca, ser un de­por­tis­ta ha­bi­li­do­so y mu­chas otras va­ria­bles de es­ta “crea­ti­vi­dad”.

Pe­ro Es­ta­nis­lao Ba­chrach, doc­tor en bio­lo­gía mo­le­cu­lar y más­ter en di­rec­ción de em­pre­sas, va un pa­so más allá y en­ri­que­ce es­te con­cep­to. Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta, ser crea­ti­vo es sa­ber afron­tar si­tua­cio­nes im­pre­vis­tas con las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles, una idea que cal­za a la per­fec­ción en el mar­co de la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria y em­pre­sa­rial.

En­tre los eje­cu­ti­vos de di­ver­sas em­pre­sas, Ba­chrach ex­pli­có que es co­mún la de­man­da de gen­te “crea­ti­va”. O en otras pa­la­bras, al­go tan sim­ple y com­ple­jo a la vez, co­mo re­cur­sos hu­ma­nos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra ofre­cer al­go nue­vo y que a su vez agre­gue va­lor. “Es­ta­mos en la era con­cep­tual y quie­nes em­pie­zan a mar­car di­fe­ren­cias son los crea­ti­vos”, re­mar­có.

En un mun­do en don­de la tec- no­lo­gía mar­ca el rit­mo de los avan­ces, el es­pe­cia­lis­ta re­mar­có que una de las cla­ves pa­ra es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad pa­sa por no que­dar­se quie­to. Des­de su pers­pec­ti­va, hay que ser di­ná­mi­co y adap­tar­se al am­bien­te, que se mue­ve cons­tan­te­men­te, pa­ra así motorizar un cam­bio po­si­ti­vo con mu­cha in­ter­ac­ción.

Es­te fac­tor es fun­da­men­tal pa­ra con­ver­tir el am­bien­te de tra­ba­jo en una usi­na de ideas, tan­to en las ofi­ci­nas de una em­pre­sa co­mo en el tra­ba­jo dia­rio en un es­ta­ble­ci­mien­to agro­pe­cua­rio. “En el tra­ba­jo, el ce­re­bro se co­nec­ta y re­co­nec­ta”, sos­tu­vo.

Y si bien in­cor­po­rar cam­bios en el es­que­ma co­ti­diano de tra­ba­jo es una ta­rea com­ple­ja, el es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da ins­ta­lar es­te pro­ce­so de ma­ne­ra pau­la­ti­na, en un mar­co de con­sen­so y co­mu­ni­can­do las ideas de ma­ne­ra cla­ra y con­ci­sa.

A es­tos con­cep­tos, se su­ma la idea de ge­ne­rar al­ter­na­ti­vas pa­ra ac­ce­der a la edu­ca­ción, pa­ra aña­dir otra puer­ta de ac­ce­so al pro­ce­so de crea­ti­vi­dad po­si­ti­va. En es­te pun­to, el fí­si­co y do­cen­te Da­niel Cór­do­ba, que tie­ne a su car­go el cur­so “La Fí­si­ca al al­can­ce de to­dos”, orien­ta­do a alum­nos del ni­vel se­cun­da­rio en la pro­vin­cia de Sal­ta, es un cla­ro ejem­plo de có­mo ge­ne­rar mo­ti­va­ción a tra­vés de he­rra­mien­tas que po­drían con­si­de­rar­se po­co or­to­do­xas.

El pun­to de par­ti­da de es­te do­cen­te es ge­ne­rar ga­nas de apren­der y es­ti­mu­lar la vo­ca­ción por el es­tu­dio de ca­rre­ras vin­cu­la­das a las cien­cias exac­tas, a tra­vés de la Fí­si­ca. Mu­chos de los alum­nos de es­te par­ti­cu­lar do­cen­te en la ac­tua­li­dad cur­san sus es­tu­dios en el pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to Bal­sei­ro, ubi­ca­do en Ba­ri­lo­che.

Por su par­te, y pa­ra for­ta­le­cer es­ta idea de crea­ti­vi­dad po­si­ti­va y apor­tar un pun­to de vis­ta más vin­cu­la­do a la re­fle­xión, el psi­có­lo­go Mi­guel Es­pe­che, que tie­ne a su car­go la coor­di­na­ción ge­ne­ral del Pro­gra­ma de Sa­lud Men­tal Ba­rrial del Hos­pi­tal Pi­ro­vano, re­sal­tó que las per­so­nas de­ben apren­der a acep­tar su en­torno co­ti­diano, pa­ra de es­ta ma­ne­ra for­ta­le­cer sus po­ten­cia­li­da­des.

Que­da cla­ro en­ton­ces, que la crea­ti­vi­dad fren­te a si­tua­cio­nes im­pre­vis­tas es una he­rra­mien­ta que per­mi­te, tan­to a pro­duc­to­res co­mo em­pre­sa­rios, sa­lir ai­ro­sos en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. t

BLOOM­BERG

En yunta. El tra­ba­jo se pue­de con­ver­tir en una “usi­na de ideas”, di­jo Ba­chrach.

Es­pe­che. Psi­có­lo­go del Pi­ro­vano.

Ba­chrach. Bió­lo­go mo­le­cu­lar y ase­sor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.