Un ho­ri­zon­te desafian­te

Un pa­nel de es­pe­cia­lis­tas de di­fe­ren­tes áreas apor­tó una vi­sión in­te­gral de lo que la Ar­gen­ti­na y el sec­tor agro­pe­cua­rio ne­ce­si­tan pa­ra ha­cer fren­te a los desafíos que vie­nen. La ac­ción en con­jun­to y las nue­vas tec­no­lo­gías se­rán cla­ve.

Clarin - Rural - - CONGRESO NACIONAL CREA 2013 - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Fren­te a un mun­do que de­man­da ca­da vez más ali­si men­tos, la pro­duc­ción agrí­co­la en­fren­ta nue­vos in­te­rro­gan­tes. Ya no se tra­ta so­lo de pro­du­cir en can­ti­dad y en­fo­car­se en có­mo al­can­zar al­tos rin­des, sino ela­bo­rar un pro­fun­do re­plan­teo en un am­plio aba­ni­co de te­mas. Así, ganan re­le­van­cia cues­tio­nes que van des­de la for­ma de ha­cer ne­go­cios a la po­lí­ti­ca, pa­san­do por el im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías y la sus­ten­ta­bi­li­dad de los pro­ce­sos.

En el mar­co del Con­gre­so Na­cio­nal CREA, un gru­po de re­fe­ren­tes en dis­tin­tas dis­ci­pli­nas abor­da­ron es­tas cues­tio­nes, pa­ra atis­bar ha­cia dón­de se di­ri­ge el fu­tu­ro de la pro­duc­ción agrí­co­la.

Iván Or­do­ñez es un eco­no­mis­ta de la UBA es­pe­cia­li­za­do en agro­ne­go­cios, y des­de su pers­pec­ti­va, bien el fu­tu­ro de la pro­duc­ción re­si­de en la bio­tec­no­lo­gía, hay un fac­tor al que los pro­duc­to­res de­ben pres­tar aten­ción: el ma­ne­jo del ries­go en su ac­ti­vi­dad, que siem­pre rea­li­zan de ma­ne­ra in­di­vi­dual. Pa­ra el eco­no­mis­ta, es­ta si­tua­ción lle­gó a su pun­to má­xi­mo. “Es el mo­men­to de dis­mi­nuir el ries­go de ma­ne­ra co­lec­ti­va, y pa­ra eso de­be exis­tir diá­lo­go en­tre sec­to­res”, re­mar­có.

En es­te pun­to, Or­do­ñez pre­sen­tó un con­cep­to su­pe­ra­dor del ac­cio­nar in­di­vi­dual, que de­no­mi­nó acuer­do co­lec­ti­vo, y ci­tó co­mo ejem­plo la erra­di­ca­ción de la fie­bre af­to­sa. Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta, es­ta ins­tan­cia cons­ti­tu­ye un acuer­do “in­tra­sec­tor”, que dió a la ca­de­na de va­lor de la car­ne un me­jor po­si­cio­na­mien­to a ni­vel na­cio­nal y en mer­ca­dos ex­ter­nos.

Or­do­ñez se­ña­ló que un se­gun­do pa­so en es­te acuer­do co­lec­ti­vo se­ría abrir el jue­go ha­cia otros ám­bi­tos. “De­be­mos dia­lo­gar con otros sec­to­res que es­tán en su

pro­pia zo­na de con­fort, co­mo el fi­nan­cie­ro, y ex­pli­car­le quié­nes son los pro­duc­to­res”, sos­tu­vo.

En es­ta di­rec­ción, Or­do­ñez eva­luó que el sec­tor fi­nan­cie­ro que­da fue­ra de una gran por­ción del ne­go­cio. “Hay que ex­pli­car­le que el me­jor pro­duc­tor no ne­ce­sa­ria­men­te es aquel que pre­sen­ta ac­ti­vos co­mo ga­ran­tías, sino el que ase­gu­ra un flu­jo de in­gre­sos es­ta­ble que le per­mi­te re­pa­gar su cré­di­to”, re­su­mió.

La po­lí­ti­ca tam­bién con­tó con un es­pa­cio des­ta­ca­do en es­te aná­li­sis, tan­to des­de el desem­pe­ño de sus pro­ta­go­nis­tas co­mo en el pa­pel que jue­gan las nue­vas tec­no­lo­gías. Rodrigo Zarazaga es un sa­cer­do­te jesuita, que a su for­ma­ción re­li­gio­sa agre­gó un doc­to­ra­do en Cien­cias Po­lí­ti­cas. Y fue muy cla­ro a la ho­ra de de­mar­car el po­der trans­for­ma­dor que el ac­cio­nar de la po­lí­ti­ca tie­ne en el desa­rro­llo de una co­mu­ni­dad: “Es la que más pue­de trans­for­mar el país y afec­ta el bien co­mún, es ne­ce­sa­ria la vo­ca­ción por la po­lí­ti­ca”.

Y pa­ra re­for­zar es­ta idea, se­ña­ló que si bien exis­ten en nues­tro país al­re­de­dor de 5.000 ONGs, nin­gu­na de ellas cuen­ta con el po­der de trans­for­ma­ción que tie­ne el Es­ta­do na­cio­nal. Pa­ra el re­li­gio­so, el pun­to de par­ti­da pa­ra pen­sar en un país mo­derno y desa­rro­lla­do es­tá com­pues­to por po­lí­ti­cos ho­nes­tos y aten­tos a las de­man­das de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles. “La de­sigual­dad se ha in­cre­men­ta­do mu­cho, y es­ta reali­dad exi­ge una res­pues­ta po­lí­ti­ca, sin ig­no­rar a los sec­to­res más po­bres”.

Otro fac­tor en don­de Zarazaga hi­zo fo­co es en la par­ti­ci­pa­ción de la po­bla­ción, en un es­ce­na­rio so­cio­eco­nó­mi­co en que la de­sigual­dad en­tre cla­ses so­cia­les se vis­lum­bra ca­da vez más agu­da. “Hay que par­ti­ci­par más, ar­mar nue­vos par­ti­dos po­lí­ti­cos y alen­tar a que los jó­ve­nes se su­men”, des­ta­có.

Al mo­men­to de pen­sar en el víncu­lo en­tre po­lí­ti­cas y nue­vas tec­no­lo­gías, el apor­te de San­tia­go Si­ri fue fun­da­men­tal. Es­te jo­ven emprendedor es el crea­dor del Par­ti­do de la Red, que fo­men­ta par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca por me- dio del uso de las re­des so­cia­les.

Con el tra­ba­jo en red co­mo arie­te, Si­ri pro­po­ne un cam­bio en los mo­dos tra­di­cio­na­les de pen­sar y ha­cer po­lí­ti­ca, una de­mo­cra­cia on li­ne im­pul­sa­da por el uso ca­da vez ma­yor de las re­des so­cia­les, que per­mi­tan ca­na­li­zar la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va. “Hay una gran cri­sis de re­pre­sen­ta­ción y el sis­te­ma po­lí­ti­co no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra aten­der los re­cla­mos de una cla­se me­dia emer­gen­te”, sos­tu­vo.

Pa­ra Si­ri, hay que ca­na­li­zar la agi­ta­ción que ge­ne­ran las re­des so­cia­les y em­plear­la co­mo fuer­za im­pul­so­ra pa­ra pa­sar a una eta­pa de cons­truc­ción. Y cam­biar las ac­tua­les con­sig­nas po­pu­la­res que sur­gen al ca­lor de la dis­con­for­mi­dad: “Que no se va­yan to­dos, sino que en­tren to­dos”, pun­tua­li­zó.

Los pro­duc­to­res de­be­rán pres­tar aten­ción a su ma­ne­ra de ha­cer ne­go­cios y pen­sar la po­lí­ti­ca, en un mun­do en don­de la tec­no­lo­gía avan­za a pa­sos agi­gan­ta­dos.

BLOOM­BERG

Más allá del lo­te. Los pro­duc­to­res es­tán an­te el desafío de dis­mi­nuir ries­gos y tras­cen­der las fron­te­ras de sus cam­pos.

Sa­cer­do­te jesuita. Rodrigo Zarazaga.

Mariana Díaz. Por el cam­bio glo­bal.

Iván Or­do­ñez. Por la ac­ción co­lec­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.