No hay por qué ha­cer­se bol­sa

En Ve­na­do Tuer­to se brin­da­ron cla­ves pa­ra rea­li­zar un co­rrec­to em­bol­sa­do y evi­tar po­si­bles pér­di­das.

Clarin - Rural - - ADMITE AGRÍCOLA -

El prin­ci­pio bá­si­co pa­ra el em­bol­sa­do es man­te­ner gra­nos den­tro de un am­bien- te her­mé­ti­co, lo­gran­do evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de hongos, ade­más de con­tro­lar la res­pi­ra­ción de los gra­nos e im­pe­dir el avan­ce de in­sec­tos. Pe­ro pa­ra ase­gu­rar que las bol­sas cum­plan su co­me­ti­do es im­pres­cin­di­ble con­si­de­rar otros as­pec­tos que mu­chas ve­ces no se tie­nen en cuen­ta y que re­per­cu­ten ne­ga­ti­va­men­te en el ba­lan­ce fi­nal, se­gún se de­ter­mi­nó en la re­cien­te edi­ción de Ad­mi­te Agrí­co­la que se desa­rro­lló la se­ma­na pa­sa­da en Ve­na­do Tuer­to.

La elec­ción del es­pa­cio pa­ra ubi­car la bol­sa es esen­cial. Un en­cla­ve al­to y le­jos de los ár­bo­les es ideal por­que evi­ta po­si­bles fuen­tes de ro­tu­ra. Tam­bién es con­ve­nien­te tra­ba­jar so­bre una su­per­fi­cie lim­pia, pa­re­ja y fir­me, pa­ra evi­tar que pas­tos du­ros abran agu­je­ros que pro­vo­can hu­me­dad. Y en el lle­na­do es vi­tal evi­tar el da­ño me­cá­ni­co de los gra­nos, que de­vie­ne en fer­men­ta­ción de si­lo.

“La idea no es lle­nar la bol­sa e ir­se, sino to­mar pre­cau­cio­nes pa­ra que la tec­no­lo­gía sea una so­lu­ción y no un pro­ble­ma. Por eso tam­bién es im­por­tan­te ubi­car- las cer­ca de los ca­mi­nos y evi­tar en lo po­si­ble el gas­to que pue­de im­pli­car el uso de trac­tor.”, di­jo Sergio Ma­ri­ne­lli, un con­tra­tis­ta de mu­cha ex­pe­rien­cia, que es uno de los do­cen­tes de Ad­mi­te.

“Pa­ra el co­rrec­to lle­na­do no se de­be so­bre­pa­sar el coe­fi­cien­te prees­ta­ble­ci­do de es­ti­ra­mien­to. Si el tra­ba­jo fue rea­li­za­do co­rrec­ta­men­te y el cie­rre se rea­li­za al va­cío, no es ne­ce­sa­ria la apli­ca­ción de pro­duc­tos que evi­ten la ge­ne­ra­ción de hongos”, ex­pli­có Ma­ri­ne­lli. Y acon­se­jó ubi­car la bol­sa en lu­ga­res abier­tos pa­ra evi­tar hu­me­dad y, en la me­di­da que sea po­si­ble, cu­brir­la con me­dia som­bras. “Aun­que tam­po­co es re­co­men­da­ble de­jar­la le­jos de la vis­ta del hom­bre, por­que com­pli­ca la re­vi­sión pe­rió­di­ca que per­mi­te ac­tuar de in­me­dia­to en ca­so de una even­tual ro­tu­ra”, agre­gó.

Otro as­pec­to que pa­ra Ma­ri­ne­lli no se de­be sos­la­yar es la hu­me­dad del grano, ya que en la me­di­da que és­ta au­men­ta tam­bién cre­ce el de­te­rio­ro y los cui­da­dos de­ben ser ma­yo­res. t

fun­da­men­ta­lo­sLa ¡Ojo! ubi­ca­ción es

l.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.