Re­co­mien­dan es­tar aten­tos al tri­go y a la ce­ba­da

En la es­tra­té­gi­ca zo­na del sur bo­nae­ren­se, un re­le­va­mien­to mos­tró que es­te año hay que es­tar muy aten­tos al avan­ce de las ma­le­zas y las en­fer­me­da­des.

Clarin - Rural - - TAPA -

Las ma­le­zas y en­fer­me­da­des ya aso­man en el sur de Bs. As.

El tri­go y la ce­ba­da es­tán in­gre­san­do en un pe­río­do sen­si­ble pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes en cues­tio­nes sa­ni­ta­rias y, así, el co­rrec­to con­trol de las ma­le­zas y de las en­fer­me­da­des se­rá cla­ve pa­ra evi­tar re­duc­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas de los ren­di­mien­tos.

En es­te es­ce­na­rio, los in­ge­nie­ros Fidel Cor­te­se y Ra­món Gi­gón re­co­rrie­ron cam­pos en Ne­co­chea, Tres Arro­yos, Gon­zá­lez Chá­vez, San Ca­ye­tano y Co­ro­nel Prin­gles, en el sur y sud­es­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, una re­gión cla­ve pa­ra es­tos ce­rea­les, pa­ra eva­luar cuál es la si­tua­ción.

Se­gún Gi­gón, de la Cha­cra Ex­pe­ri­men­tal In­te­gra­da Ba­rrow, de IN­TA, “hay un pi­co his­tó­ri­co de ave­na fa­tua pa­ra es­te mes”. Y agre­gó: “Es­te es el mo­men­to en el que na­cen las ma­le­zas y por lo tan­to hay que es­tar muy aler­ta, so­bre todo en aque­llos lo­tes sem­bra­dos con ce­ba­da tar­día que re­cién mues­tran una o dos ho­jas, y que no fue­ron tra­ta­dos. Con res­pec­to al rai­grás, que es­te año apa­re­ció muy tem­prano, se ven es­ca­pes que vie­nen del bar­be­cho”.

Gi­gón di­jo tam­bién que se re­gis­tra una gran pre­sen­cia de san­gui­na­ria (Poly­go­num avi­cu­la­re L), una de las ma­le­zas más re­co­no­ci­das de ho­ja an­cha en el in­vierno. Sin em­bar­go, co­mo ocu­rre to­dos los años, el prin­ci­pal pro­ble­ma si­guen sien­do las ma­le­zas de ho­jas fi­nas, co­mo la ave­na fa­tua y rai­grás pe­ren­ne (Lo­lium pe­ren­ne).

Al igual que ocu­rre to­dos los años, la ave­na fa­tua y rai­grás (Lo­lium pe­ren­ne), cre­cen con más fuer­za lue­go de las llu­vias y con el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras me­dias a par­tir de la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra.

En lo que ha­ce al cli­ma del sur y sud­es­te bo­nae­ren­se de los úl­ti­mos me­ses, a me­dia­dos de ju­lio se re­gis­tra­ron en la zo­na fuer­tes he­la­das y mu­cho vien­to. Es­ta com­bi­na­ción per­mi­tió que es­tas ma­le­zas de ho­ja fi­na sa­lie­ran de su es­ta­do de la­ten­cia y dormición, y en los días pos­te­rio­res, con el sen­si­ble au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras, se fa­vo­re­ció su emer­gen­cia.

“La re­co­men­da­ción téc­ni­ca con es­tas es­pe­cies es con­tro­lar­las lo más tem­prano po­si­ble, so­bre todo por­que la com­pe­ten­cia es ejer­ci­da en los pri­me­ros es­ta­dios del cul­ti­vo. Cuan­do la ma­le­za com­pi­te con el tri­go y la ce­ba­da que ya en­ca­ñó, no afec­ta tan­to los ren­di­mien­tos y el de­sa­rro­llo de las plan­tas co­mo sí ocu­rre cuan­do la com­pe­ten­cia se pro­du­ce en las eta­pas ini­cia­les. En es­tos ca­sos, la re­duc­ción en el ren­di­mien­to pue­de lle­gar al 70 por cien­to”, sos­tu­vo Gi­gón.

Por otra par­te, en cues­tio­nes de en­fer­me­da­des, en la úl­ti­ma cam­pa­ña en la ce­ba­da se pre­sen­tó tem­pra­na­men­te la es­cal­da­du­ra temprana y, más tar­de, man­cha en red, sos­tu­vo el téc­ni­co Fidel Cor­te­se. Ade­más, la zo­na sud­es­te tam­bién su­frió un im­por­tan­te ata­que de Ra­mu­la­ria.

En es­te úl­ti­mo ca­so es muy im­por­tan­te el mo­ni­to­reo, ya que los sín­to­mas se ad­vier­ten muy pron­to, so­bre todo cuan­do las con­di­cio­nes am­bien­ta­les son de ex­tre­ma hu­me­dad y po­cas ho­ras de sol. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que el inócu­lo de es­ta en­fer­me­dad es­tá en el lo­te, aun­que no siem­pre se ma­ni­fies­ta.

En el ca­so del tri­go, los prin­ci­pa­les pro­ble­mas pa­sa­ron por la man­cha ama­ri­lla y la Sep­to­ria.

“Las re­cien­tes llu­vias nos lle­van a rea­li­zar nue­vos mo­ni­to­reos por­que se­gu­ra­men­te apa­re­ce­rán los pri­me­ros sín­to­mas. Hoy los lo­tes de tri­go no po­seen gran­des in­ci­den­cias de man­cha ama­ri­lla, aun­que la si­tua­ción pue­de cam­biar en las pró­xi­mas se­ma­nas. Si bien los pre­cios de los ce­rea­les han ba­ja­do, el cos­to de los fun­gi­ci­das no tie­ne in­ci­den­cia en la ecua­ción to­tal del cul­ti­vo. Hay que es­tar aler­ta pa­ra rea­li­zar apli­ca­cio­nes opor­tu­nas”, afir­mó Cor­te­se.

Ma­le­zas y en­fer­me­da­des cons­ti­tu­yen un dúo muy di­ná­mi­co que oca­sio­na gran­des per­jui­cios. Es­tá cla­ro que no hay que per­der­les pi­sa­da pa­ra, de esa ma­ne­ra, evi­tar ma­les ma­yo­res. t

AR­CHI­VO CLA­RIN

Con­trol tem­prano. El rai­grás y la ave­na fa­tua, las ma­le­zas más pro­ble­má­ti­cas en el sur y sud­es­te bo­nae­ren­se, tie­nen que ma­ne­jar­se cuan­do el tri­go y la ce­ba­da no es­tán desa­rro­lla­dos, ya que son muy com­pe­ti­ti­vas, sos­tie­nen los es­pe­cia­lis­tas.

Ra­mu­la­ria. Cau­sa da­ños en ce­ba­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.