Tran­qui­los ba­jo el sol

En una zo­na co­mo Sal­ta, gol­pea­da por va­rias se­quías con­se­cu­ti­vas, los Gar­cía tie­nen en el rie­go un fac­tor que les brin­da se­gu­ri­dad y les per­mi­te ajus­tar ca­da año el sis­te­ma pro­duc­ti­vo de acuer­do a cli­ma y pre­cios. La ge­né­ti­ca y el ma­ne­jo tam­bién son centr

Clarin - Rural - - TAPA - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Fren­te a un es­ce­na­rio de se­quía, co­mo el que se vie­ne su­ce­dien­do en los úl­ti­mos años, los pro­duc­to­res ga­na­de­ros del nor­te ar­gen­tino de­ben ajus­tar el ma­ne­jo y em­plear to­das las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles pa­ra sos­te­ner sus planteos. Con la fal­ta de llu­vias co­mo de­no­mi­na­dor co­mún, el ma­ne­jo nu­tri­cio­nal, la dis­po­ni­bi­li­dad fo­rra­je­ra y la in­cor­po­ra­ción de ge­né­ti­ca de ca­li­dad mar­can la di­fe­ren­cia no só­lo a la ho­ra de ga­nar ki­los, sino tam­bién de man­te­ner el ro­deo.

El es­ta­ble­ci­mien­to sal­te­ño “La Po­bla­ción” no es­ca­pa a es­ta reali­dad. Ubi­ca­do so­bre el ki­ló­me­tro 70 de la ru­ta pro­vin­cial 29, en el de­par­ta­men­to de Me­tán, An­to­nio Gar­cía ad­qui­rió el cam­po de 3.000 hec­tá­reas a prin­ci­pios de 1980, con la in­ten­ción de ha­cer agri­cul­tu­ra. Pe­ro las com­pli­ca­cio­nes ori­gi­na­das por el cli­ma y los már­ge­nes que no ce­rra­ban des­via­ron el ob­je­ti­vo ha­cia la ga­na­de­ría, que dio sus pri­me­ros pa­sos con un ma­ne­jo pas­to­ril, en el cual la tec­no­lo­gía te­nía muy po­co pe­so.

Pablo Gar­cía es el nieto de An­to­nio, y jun­to a su pa­dre Fran­cis­co son quie­nes hoy lle­van las rien­das de La Po­bla­ción, en don­de pa­sa­ron de un es­que­ma ga­na­de­ro tra­di­cio­nal a uno con in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía que in­clu­ye ge­né­ti­ca de ca­li­dad, pas­to­reo me­cá­ni­co, pro­duc­ción de cul­ti­vos ba­jo rie­go y ra­cio­nes efi­cien­tes.

De es­ta ma­ne­ra, y en una zo­na com­ple­ja, es­te com­bo apor­ta es­ta­bi­li­dad pro­duc­ti­va y per­mi­te a los Gar­cía, de acuer­do a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y de mer­ca­do, ele­gir al co­mien­zo de ca­da año el sis­te­ma de pro­duc­ción que, por már­ge­nes eco­nó­mi­cos, me­jor se adap­te al mo­men­to, con la me­ta de no per­der com­pe­ti­vi­dad. “El ob­je­ti­vo en el me­diano pla­zo es lle­gar a un ci­clo com­ple­to con una pro­duc­ción de 400 kg/ha de car­ne”, re­co­no­ce Pablo Gar­cía.

Con 1.000 hec­tá­reas efec­ti­vas des­ti­na­das a ga­na­de­ría, el plan­teo se apo­ya en dos pi­la­res fuer­tes: el ma­ne­jo re­pro­duc­ti­vo y ase­gu­rar la dis­po­ni­bi­li­dad de fo­rra­jes pa­ra el ro­deo. El res­to de la su­per­fi­cie es mon­te, que has­ta el mo­men­to es im­pro­duc­ti­vo.

Con un ro­deo de 575 ani­ma­les Bran­gus y Bra­ford, la in­cor­po­ra­ción de ge­né­ti­ca de pun­ta per­mi­tió me­jo­rar la “san­gre” que en sus co­mien­zos era muy va­ria­da y con­ta­ba con una mez­cla de ras­gos de ce­bú y crio­llo. El ma­ne­jo re­pro­duc­ti­vo co­mien­za con la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial a tiem­po fi­jo. Así, pa­ra es­ta prác­ti­ca, la ca­li­dad ge­né­ti­ca es cla­ve, ya que se ne­ce­si­ta te­ner una hem­bra pre­coz que no ten­ga com­pli­ca­cio­nes al par­to

y brin­de un ter­ne­ro con un jus­to pe­so al na­ci­mien­to.

En la eta­pa pre­via a la in­se­mi­na­ción, se im­ple­men­ta un pre­ser­vi­cio: por me­dio de tac­tos se eva­lúa el gra­do de de­sa­rro­llo re­pro­duc­ti­vo de los vien­tres. En es­ta ins­tan­cia, las prio­ri­da­des pa­san por re­vi­sar el área pél­vi­ca y apun­tar a va­qui­llo­nas que su­peren los 280 ki­los y re­vi­sar al detalle el es­ta­do cor­po­ral, pa­ra que al mo­men­to del ser­vi­cio que­den las me­jo­res ma­dres.

La in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial a tiem­po fi­jo per­mi­te ajus­tar la lo­gís­ti­ca, por­que al tra­ba­jar con to­dos los vien­tres en una so­la ins­tan­cia, se con­cen­tran las ta­reas. Dos se­ma­nas más tar­de de in­se­mi­nar se ha­ce un re­pa­so con to­ros y, lue­go, se de­ter­mi­na el ín­di­ce ge­ne­ral de pre­ñez del ro­deo.

Y si bien en los úl­ti­mos dos años la se­quía pe­gó fuer­te, en La Po­bla­ción mues­tran muy bue­nas ci­fras. En 2012, la pre­ñez ge­ne­ral del ro­deo al­can­zó el 93%, con un por­cen­ta­je de des­te­te del 85%.

Es­te pa­no­ra­ma no se­ría po­si­ble sin un ade­cua­do ma­ne­jo fo­rra­je­ro, que a su ba­se de pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas agre­ga una su­per­fi­cie ba­jo rie­go, que cons­ti­tu­ye una re­ser­va pa­ra la épo­ca en la cual cae la pro­duc­ción de ali­men­tos.

Por el la­do de pas­tu­ras, la pro­duc­ción se apo­ya en 320 hec­tá­reas de buf­fel grass, di­vi­di­das en cin­co lo­tes de 40 hec­tá­reas y dos de 60 hec­tá­reas, ade­más de 440 hec­tá­reas de gat­ton panic. Sin em­bar­go, las 100 hec­tá­reas ba­jo rie­go son el pun­to fuer­te, que per­mi­te cu­brir par­te del ba­che fo­rra­je­ro du­ran­te el in­vierno.

A ocho ki­ló­me­tros del cam­po, los Gar­cía cuen­tan con una to­ma pro­pia en el Río Ju­ra­men­to, que les per­mi­te re­gar una es­qui­na del es­ta­ble­ci­mien­to, en don­de se pro­du­cen 60 hec­tá­reas de maíz y 30 de al­fal­fa, uti­li­za­da pa­ra con­fec­cio­nar far­dos y ro­llos. Por su par­te, el maíz es des­ti­na­do pa­ra pi­ca­do de plan­ta en­te­ra y se al­ma­ce­na en si­lo­bol­sa, mien­tras que una par­te del ce­real se co­se­cha pa­ra ser con­ser­va­do co­mo grano en­te­ro en si­lo me­tá­li­co.

Ade­más, pa­ra te­ner un re­fuer­zo fo­rra­je­ro, arrien­dan 350 hec­tá­reas a unos seis ki­ló­me­tros del es­ta­ble­ci­mien­to, pa­ra con­fec­cio­nar ro­llos. Si bien la idea era tras­la­dar ani­ma­les en ca­so de se­quía se­ve­ra, al fi­nal esa su­per­fi­cie se des­ti­nó pa­ra la con­fec­ción de pas­to. “Bus­ca­mos lle­gar a los 1.000 ro­llos por año, au­men­tar la su­per­fi­cie de rie­go y lo­grar una ma­yor pro­duc­ción de si­lo de plan­ta en­te­ra de maíz”, des­ta­có Gar­cía.

En cuan­to al ma­ne­jo del ro­deo, se di­vi­de en dos eta­pas. En una pri­me­ra par­te, los ter­ne­ros ma­chos y hem­bras se des­te­tan so­bre los cin­co me­ses, con un pe­so que va­ría de 130 a 150 ki­los y pa­san a una re­cría a cam­po so­bre pas­tu­ra de al­fal­fa o ver­deo de in­vierno y, si el cli­ma acom­pa­ña, pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas en es­ta­do vegetativo. En es­ta eta­pa, y de acuer­do al es­ta­do de la pas­tu­ra, los bo­vi­nos pue­den ga­nar has­ta 600 gra­mos por día.

En enero se de­ci­de el en­gor­de de los ma­chos, en fun­ción de las va­ria­bles cli­má­ti­cas y de la re­la­ción de pre­cios que exis­te en ese mo­men­to. Si se re­suel­ve en­gor­dar, en­tre mar­zo y abril los ter­ne­ros son des­te­ta­dos y con­su­men una die­ta de tran­si­ción du­ran­te tres se­ma­nas.

Con 160-180 ki­los, los ter­ne­ros pa­san a pas­to­rear gat­ton panic, con una su­ple­men­ta­ción de si­lo de maíz de plan­ta en­te­ra has­ta al­can­zar los 250-270 ki­los. Con es­te pe­so fi­na­li­zan la re­cría y em­pie­za la eta­pa de en­gor­de a corral, que se ex­tien­de por en­tre 90 y 110 días, pa­ra ter­mi­nar con ani­ma­les de 340-360 ki­los que son co­mer­cia­li­za­dos en fri­go­rí­fi­cos de la re­gión.

Así es el es­que­ma de La Po­bla­ción, que per­mi­te con­cluir que, tam­bién en el nor­te ar­gen­tino, y aún en me­dio de una gran se­quía que com­pli­ca a la pro­duc­ción, la tec­no­lo­gía apli­ca­da a la ga­na­de­ría brin­da una ba­se im­por­tan­te pa­ra lo­grar una pro­duc­ción más fle­xi­ble y es­ta­ble. No es po­co, en esas di­fí­ci­les cir­cuns­tan­cias.

Jun­tos. Fran­cis­co (izq.) y su hi­jo Pablo, de­lan­te de los co­rra­les en

los que ra­cio­nan a los ter­ne­ros.

Las dos ge­ne­ra­cio­nes. Fran­cis­co Gar­cía (iz­quier­da) y su hi­jo Pablo son quie­nes hoy lle­van las rien­das del es­ta­ble­ci­mien­to La Po­bla­ción, en Me­tán, ad­qui­ri­do por An­to­nio -el pa­dre de Fran­cis­co- en 1980. Los ro­llos son cla­ve en el plan­teo.

Se­men­ta­les. La ge­né­ti­ca Bran­gus y Bra­ford me­jo­ró la ca­li­dad del ro­deo.

Con rie­go. 100 hec­tá­reas de al­fal­fa es­ta­bi­li­zan ba­ches fo­rra­je­ros.

Su­ple­men­ta­ción. Los ter­ne­ros re­ci­ben tam­bién si­lo de maíz.

To­ma pro­pia. El es­ta­ble­ci­mien­to uti­li­za agua del río Ju­ra­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.