La pre­ci­sión en los fie­rros ya tie­ne ni­ve­les ca­si qui­rúr­gi­cos

El au­to­ma­tis­mo y la co­nec­ti­vi­dad, jun­to a la elec­tró­ni­ca, pe­san ca­da vez más en los fie­rros, que ga­nan en pre­ci­sión, pro­duc­ti­vi­dad y sus­ten­ta­bi­li­dad.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Lo de­ta­llan dos ex­per­tos del In­ta. Y cre­ce el cui­da­do del am­bien­te.

Ba­jo el pa­ra­guas del au­to­ma­tis­mo (pa­ra ser más efi­más cien­tes y pre­ci­sos), la co­nec­ti­vi­dad (pa­ra me­jo­rar la ges­tión de da­tos), y la elec­tró­ni­ca (pa­ra ace­le­rar los tiem­pos de res­pues­ta de los im­ple­men­tos), la ma­qui­na­ria agrí­co­la es­tá lle­van­do ade­lan­te una re­vo­lu­ción sin pre­ce­den­tes en la que el te­cho aun es­tá le­jos.

Con ba­se en es­te tri­den­te, se bus­ca uti­li­zar las do­sis pre­ci­sas de in­su­mos, au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad por hec­tá­rea y re­du­cir el im­pac­to en el am­bien­te.

Dos es­pe­cia­lis­tas en ma­qui­na­ria agrí­co­la del IN­TA Man­fre­di, Ma­rio Bragachini y An­drés Mén­dez, re­co­rrie­ron du­ran­te 20 días el cin­tu­rón mai­ce­ro nor­te­ame­ri­cano y vi­si­ta­ron el Farm Pro­gress Show, una de las vi­drie­ras tec­no­ló­gi­cas más im­por­tan­tes del mun­do. En diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral re­pa­sa­ron las no­ve­da­des en siem­bra, co­se­cha, pul­ve­ri­za­ción y rie­go.

El edi­fi­cio pro­duc­ti­vo co­mien­za des­de el mo­men­to de la siem­bra. La preo­cu­pa­ción por es­to se pu­so de ma­ni­fies­to es­te año en la mues­tra, en don­de hu­bo una im­por­tan­te can­ti­dad de no­ve­da­des. Los dis­tri­bui­do­res eléc­tri­cos son una reali­dad y ca­da vez son las em­pre­sas que ofre­cen la op­ción de ven­ta con el mo­tor eléc­tri­co sur­co por sur­co. En la prác­ti­ca, des­de una “ta­blet” se pue­de ir “le­yen­do” có­mo es­tá tra­ba­jan­do ca­da uno y qué co­rrec­cio­nes hay que ha­cer.

Mén­dez ex­pli­có una de las prin­ci­pa­les uti­li­da­des del tra­ba­jo a sur­co di­fe­ren­cia­do: “En sem­bra­do­ras muy an­chas, con el tra­di­cio­nal tren ci­ne­má­ti­co que abas­te­ce a to­dos los dis­tri­bui­do­res, cuan­do la má­qui­na va ha­cien­do cur­vas de ni­vel el án­gu­lo in­terno rea­li­za un me­nor re­co­rri­do que el de afue­ra, pe­ro el dis­tri­bui­dor in­terno y el ex­terno gi­ran a la mis­ma ve­lo­ci­dad, lo cual im­pli­ca que se de­jen has­ta el 50% más de se­mi­llas en la par­te de aden­tro que en la de afue­ra, afec­tan­do se­ria­men­te la den­si­dad ob­je­ti­vo”.

Co­mo so­lu­ción, los mo­to­res eléc­tri­cos sur­co por sur­co per­mi­ten va­riar la ve­lo­ci­dad de ca­da uno, en pos de lo­grar una den­si­dad cons­tan­te. Mén­dez con­fió en que “los mo­to­res son más pe­que­ños que ha­ce unos años, gas­tan cin­co ve­ces me­nos y per­mi­ten cam­biar den­si­dad ca­da 50 cen­tí­me­tros”.

Bragachini, en tan­to, des­ta­có el au­men­to de la pre­ci­sión has­ta ni­ve­les ca­si qui­rúr­gi­cos. “Con una ta­blet va­mos a se­lec­cio­nar un pun­to en el ma­pa del lo­te que va a iden­ti­fi­car cua­tro plan­tas, a las cua­les se les va a po­der pre­gun­tar cuán­do se sem­bra­ron, con qué den­si­dad, la pre­sión del cuer­po de siem­bra y qué fer­ti­li­za­ción re­ci­bie­ron, en­tre otros da­tos”, ex­pli­có el téc­ni­co.

La pre­ci­sión en el agro cre­ce has­ta ni­ve­les qui­rú­gi­cos, di­cen des­de el IN­TA

Por otra par­te, en el di­se­ño de nue­vas co­se­cha­do­ras hay dos ob­je­ti­vos cla­ve: au­men­tar la ca­pa­ci­dad de co­se­cha (po­ten­cia del mo­tor, ta­ma­ño del ca­be­zal, ca­pa­ci­dad de tri­lla) y ha­cer­lo de una ma­ne­ra sus­ten­ta­ble (re­du­cien­do emi­sio­nes de ga­ses con­ta­mi­nan­tes y com­pac­tan­do me­nos).

Una re­co­rri­da por las as­fal­ta­das y ca­lu­ro­sas ca­lles del Farm Pro­gress Show al­can­za pa­ra re­le­var que se va ge­ne­ra­li­zan­do la fa­bri­ca­ción de ca­be­za­les más gran­des y, pa­ra ese au­men­to de ta­ma­ño, el ca­mino es ha­cer­los ti­po “dra­per”, por­que son más li­via­nos. “Ya es­tá la fe­cha en la que no se pro­du­ci­rán más ca­be­za­les con sin­fín”, sen­ten­ció Bragachini. Y agre­gó: “El dra­per de 45 pies (13,7 me­tros) es una reali­dad y hay pro­to­ti­pos pa­ra los pró­xi­mos años de 60 pies (18,3 me­tros) de an­cho”.

Bragachini apun­tó que “se­gu­ra­men­te se ple­ga­rán de al­gu­na for­ma, co­mo lo ha­cen las alas de una pul­ve­ri­za­do­ra, por­que no hay for­ma de tras­la­dar­los”.

Otro de los desa­rro­llos en mar­cha es el sen­sor de al­tu­ra de los ca­be­za­les, ins­ta­la­dos uno en ca­da pun­ta y uno en el cen­tro, que per­mi­ten pro­gra­mar una al­tu­ra de cor­te cons­tan­te. “Es un sis­te­ma ba­ra­to e in­tere­san­te pa­ra in­cor­po­rar­lo”, di­jo Mén­dez.

En lo que res­pec­ta a la sus­ten­ta­bi­li­dad, tam­bién exis­te preo­cu­pa­ción por la com­pac­ta­ción que rea­li­zan equi­pos más gran­des, de ma­yor ca­pa­ci­dad de tol­va y más pe­so. En es­te sen­ti­do, se es­tá ge­ne­ra­li­zan­do el di­se­ño y uso de ban­das de cau­cho (u oru­gas) en vez de cu­bier­tas. Es­to tam­bién re­du­ce el an­cho de trans­por­te.

Vin­cu­la­do al de­sa­rro­llo de ma­qui­na­rias am­bien­tal­men­te más “ami­ga­bles”, se des­ta­can los mo­to­res que cum­plen con las nor­mas de emi­sio­nes Tier 4. Es un com­pro­mi­so asu­mi­do por Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa (allí se lla­ma Eu­ro 4) pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re. “Con el 5% de la po­bla­ción mun­dial, Es­ta­dos Uni­dos emi­te el 23% de los ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro, por lo que és­ta es una me­di­da im­por­tan­te pa­ra ellos”, di­jo Bragachini.

Y ex­pli­có: “Es un pro­ce­so que au­men­ta los cos­tos, afec­ta la po­ten­cia del mo­tor a igual ci­lin­dra­da y se lo­gra con in­yec­ción de urea lí­qui­da en el sis­te­ma de es­ca­pe, lo que ha­ce una com­bi­na­ción química y pu­ri­fi­ca el gas que se emi­te”. En Ar­gen­ti­na no es­tá la exi­gen­cia aún de usar mo­to­res Tier 4, pe­ro lle­ga­ría den­tro de po­co: “Pri­me­ro en co­lec­ti­vos ur­ba­nos, lue­go ca­mio­nes y fi­nal­men­te en las má­qui­nas agrí­co­las”, con­si­de­ró el es­pe­cia­lis­ta.

Sem­bra­do­ras, trac­to­res, co­se­cha­do­ras, equi­pos de rie­go y has­ta sen­so­res co­lo­ca­dos en los si­los en­vían per­ma­nen­te­men­te un re­gis­tro de da­tos a in­ter­net, a lo que se es­tá em­pe­zan­do a co­no­cer­se co­mo “la nu­be”. Eso per­mi­ti­rá, des­de cual­quier lu­gar del mun­do, leer los da­tos, com­bi­nar­los y to­mar de­ci­sio­nes. In­creí­ble, pe­ro real (ca­da vez más).

Sem­bra­do­ra fle­xi­ble. La má­qui­na se adap­ta a las irre­gu­la­ri­da­des del te­rreno pa­ra ha­cer una do­si­fi­ca­ción uni­for­me.

Se afir­man. A la iz­quier­da, un ca­be­zal de lo­na (“dra­per”). Su fa­bri­ca­ción se ge­ne­ra­li­za por­que son más li­via­nos y an­chos. Arri­ba, una co­se­cha­do­ra con oru­ga: com­pac­ta me­nos que los equi­pos con los neu­má­ti­cos co­mu­nes.

En la ta­blet. Los da­tos de ca­da cuer­po de la sem­bra­do­ra.

Eléc­tri­cos. Hay sem­bra­do­ras con un mo­tor en ca­da cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.