Con la mi­ra­da en el fu­tu­ro

En es­te ar­tícu­lo, el au­tor re­pa­sa la his­to­ria pro­duc­ti­va de la Ar­gen­ti­na has­ta lle­gar al pre­sen­te que en­cuen­tra al país co­mo uno de los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de ali­men­tos. En es­te con­tex­to, ex­pli­ca que “se ha­ce ne­ce­sa­ria una pla­ni­fi­ca­ción se­ria en me­di

Clarin - Rural - - CLARÍN RURAL REVISTA, A SOLO $ 10 - An­gel Fer­nan­do Gi­rar­di DOC­TOR EN DE­RE­CHO Y PRO­DUC­TOR AGRO­PE­CUA­RIO

Na­cí en 1924 en una cha­cra de la pam­pa grin­ga del oes­te de la pro­vin­cia de San­ta Fe. Fui el me­nor de nue­ve her­ma­nos, fru­to es­pe­ran­za­do de un ma­tri­mo­nio de jó­ve­nes in­mi­gran­tes ita­lia­nos. En 1930, con seis años, rea­li­za­ba ta­reas de bo­ye­ri­to. A fi­nes de la dé­ca­da, al­ter­na­ba el es­tu­dio con las ru­das co­se­chas a mano de maíz.

A nues­tro país has­ta en­ton­ces le iba muy bien: des­de 1875 has­ta 1920 la eco­no­mía cre­ció a una ta­sa me­dia anual del 5,4%, y el sec­tor agro­pe­cua­rio 4,6%. En ese me­dio si­glo, el PBI au­men­tó 14 ve­ces y la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria 11 ve­ces. El cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias en­tre 1875 y 1910 fue 6,5% pa­ra la ga­na­de­ría y 20,5% pa­ra la agri­cul­tu­ra. Pa­ra prin­ci­pios de 1900, el sec­tor ga­na­de­ro re­pre­sen­ta­ba el 19% del PBI y el agrí­co­la el 17%. En 1875 se sem­bra­ban só­lo 340.000 hec­tá­reas, en 1914, 24 millones; en tan­to pa­ra 1930 de­ca­ye­ron a 16,7 millones de hec­tá­reas.

Por la cri­sis mun­dial de 1929, el cie­rre de la Com­mon­wealth y la ba­ja de pre­cios, nues­tro agro pa­só a des­cen­der a ra­zón de un 2% anual has­ta los años 1980. Mer­ced al sa­cri­fi­cio des­ple­ga­do por los hi­jos y los nie­tos de los in­mi­gran­tes que fe­cun­da­ron la Ar­gen­ti­na a co­mien­zos de 1900, el sec­tor agro­pe­cua­rio se re­cu­pe­ró por sí so­lo y, en­tre otros hi­tos, lle­gó en 2005 a ba­tir un re­cord his­tó­ri­co al ex­plo­tar 77 millones de hec­tá­reas. La apa­ri­ción de la so­ja en 1974 ju­gó un rol des­ta­ca­do en es­ta re­cu­pe­ra­ción, lle­gan­do a ocu­par el 55% del área cul­ti­va­da.

Hoy, Ar­gen­ti­na es el pri­mer ex­por­ta­dor mun­dial de ha­ri­na de so­ja y de acei­te de so­ja, el se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial de acei­tes y ha­ri­na de gi­ra­sol y el ter­cer ex­por­ta­dor mun­dial de po­ro­to de so­ja. Ar­gen­ti­na es el se­gun­do ex­por­ta­dor mun­dial de maíz, el quin­to ex­por­ta­dor mun­dial de tri­go, el cuar­to pro­duc­tor mun­dial de bio­die­sel y prin­ci­pal ex­por­ta­dor mun­dial. El oc­ta­vo pro­duc­tor mun­dial de ali­men­tos, se­gún la FAO. Sép­ti­mo ex­por­ta­dor de ali­men­tos se­gún la OMC.

La ma­yor par­te de es­tos ali­men­tos se cul­ti­van, pro­du­cen o in­dus­tria­li­zan en el ám­bi­to geo­grá­fi­co de la re­gión cen­tro, in­te­gra­da por las pro­vin­cias de Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba, En­tre Ríos y San­ta Fe.

> Com­ple­jo so­je­ro Con 49 millones de tns. anua­les, es el de ma­yor pe­so en la ba­lan­za co­mer­cial

En lo que res­pec­ta pun­tual­men­te a la so­ja: Ar­gen­ti­na es el ter­cer pro­duc­tor mun­dial, con 49 millones de to­ne­la­das anua­les. El com­ple­jo so­je­ro es el más im­por­tan­te de la ba­lan­za co­mer­cial de nues­tra na­ción.

Pe­ro con mi­ras a op­ti­mi­zar nues­tra cre­cien­te pro­duc­ción se ha­ce ne­ce­sa­ria una pla­ni­fi­ca­ción se­ria en me­dios de trans­por­te y co­mu­ni­ca­ción. Pa­ra ello, los pro- duc­to­res agro­pe­cua­rios, a tra­vés de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, de­be­mos im­ple­men­tar un sis­te­ma de diá­lo­go con el go­bierno de turno, de mo­do tal que efec­ti­va­men­te se lle­ven a ca­bo las obras de in­fra­es­truc­tu­ra que son in­dis­pen­sa­bles.

Es pri­mor­dial el me­jo­ra­mien­to de los ca­mi­nos ru­ra­les y de las ru­tas pro­vin­cia­les y na­cio­na­les. De igual mo­do se de­be lle­var a ca­bo una ma­yor in­ver­sión en fe­rro­ca­rri­les pa­ra lo­grar un su­pe­rior vo­lu­men de car­gas y un me­jor ten­di­do de las lí­neas fe­rro­via­rias ha­cia las ter­mi­na­les por­tua­rias.

Se de­be in­cen­ti­var el trans­por­te por bar­ca­zas, por su po­si­ti­vo im­pac­to eco­nó­mi­co y eco­ló­gi­co, al ser el me­nos con­ta­mi­nan­te. En el nú­cleo so­je­ro exis­te el pro­yec­to de pre­fac­ti­bi­li­dad del dra­ga­do del río Car­ca­ra­ñá, un gran sue­ño de in­te­gra­ción sur­gi­do de los no­ta­bles es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo por el in­ge­nie­ro Luis Au­gus­to Huer­go en 1902, pri­mer pre­si­den­te de la So­cie­dad Cien­tí­fi­ca Ar­gen­ti­na. Es­te pro­yec­to fue re­to­ma­do por el sus­crip­to en dos pu­bli­ca­cio­nes efec­tua­das en los años 1997 y 1998, ha­bien­do in­tere­sa­do des­de en­ton­ces a los su­ce­si­vos gobernadores de la pro­vin­cia de San­ta Fe y de­más go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes de la re­gión in­vo­lu­cra­da.

Es­te dra­ga­do pue­de desa­rro­llar­se sin cos­to pa­ra el Es­ta­do a tra­vés de una li­ci­ta­ción pri­va­da in­ter­na­cio­nal. Su tra­za, par­tien­do de la desem­bo­ca­du­ra del río Car­ca­ra­ñá en el río Co­ron­da y de ahí en el Pa­ra­ná, se ex­ten­de­ría a las pro­vin­cias de Cór­do­ba -por sus ríos Ter­ce­ro, Cuar­to y Quin­to-, San Luis -me­dian­te un ca­nal ar­ti­fi­cial- y has­ta Men­do­za, con el río Tu­nu­yán.

Es­ta obra es tan vi­tal co­mo la hi­dro­vía del Pa­ra­ná- Pa­ra­guay que tan­to op­ti­mi­za los ríos co­mo co­rre­do­res ex­trac­to­res de la pro­duc­ción. Por cier­to, no hay com­pe­ten­cia en­tre los me­dios de trans­por­te por ca­mión, tren y bar­ca­zas, to­da vez que nues­tra cre­cien­te pro­duc­ción los de­man­da a to­dos por igual.

En sín­te­sis, los hom­bres de cam­po siem­pre apos­ta­mos al tra­ba­jo pro­duc­ti­vo. Por tan­to, sin per­jui­cio de nues­tros jus­tos re­cla­mos y fun­da­das crí­ti­cas, siem­pre de­be­mos te­ner pro­pues­tas su­pe­ra­do­ras con mi­ras a lo­grar un de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble que be­ne­fi­cie a to­dos los ar­gen­ti­nos. t

MAR­TIN ERIK­SON

Bar­ca­zas en el Pa­ra­ná. El au­tor pro­po­ne in­cen­ti­var es­te me­dio de trans­por­te. Di­ce que es más eco­nó­mi­co y eco­ló­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.