Siem­pre ade­lan­te

En Bolívar, Car­los Maz­zu­ca y su mu­jer in­te­gran la agri­cul­tu­ra con la ganadería y lo­gran ha­cer el ci­clo com­ple­to a par­tir de un ma­ne­jo mi­nu­cio­so de la ali­men­ta­ción y la sa­ni­dad, usan­do a los co­rra­les co­mo eje de to­do el es­que­ma.

Clarin - Rural - - TAPA - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@clarin.com

Des­de Bolívar, en el cen­tro bo­nae­ren­se, Car­los Maz­zu­ca in­te­gra la agri­cul­tu­ra con la ganadería pa­ra ha­cer un ci­clo com­ple­to al­ta­men­te efi­cien­te. El uso de los co­rra­les es cla­ve pa­ra or­ga­ni­zar la ali­men­ta­ción y la sa­ni­dad de to­das las ca­te­go­rías.

En la Pam­pa Hú­me­da, los es­que­mas de ci­clo com­ple­to ga­nan ca­da vez más lu­gar y se po­si­cio­nan co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra sos­te­ner la pro­duc­ción ga­na­de­ra y apun­tar -en com­ple­men­to con la agri­cul­tu­ra- ha­cia una ma­yor pro­duc­ción de car­ne por hec­tá­rea.

Pa­ra que un es­que­ma de in­te­gra­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas sea ren­ta­ble en ple­na zo­na nú­cleo, don­de com­pi­te con la agri­cul­tu­ra, una de las pre­mi­sas es el fun­cio­na­mien­to acei­ta­do de los co­rra­les de en­gor­de. Cla­rín Ru­ral lle­gó has­ta la lo­ca­li­dad de Bolívar, en el cen­tro de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, don­de el ma­tri­mo­nio de Ma­ría de los An­ge­les Hue­so y el mé­di­co ve­te­ri­na­rio Car­los Maz­zu­ca desa­rro­lló un ma­ne­jo efi­caz pa­ra la ter­mi­na­ción de la ha­cien­da.

Al in­gre­sar al es­ta­ble­ci­mien­to “Don Ca­nes­to” se en­cuen­tran los co­rra­les, que cons­ti­tu­yen el co­ra­zón de un plan­teo de ci­clo com­ple­to. En una su­per­fi­cie de 620 hec­tá­reas, y con un ro­deo de

Los co­rra­les son un “co­mo­dín” que per­mi­te ali­men­tar a to­das las ca­te­go­rías

900 bo­vi­nos An­gus, el es­que­ma de tra­ba­jo tie­ne co­mo pi­lar des­ta­ca­do el uso es­tra­té­gi­co de los co­rra­les de en­cie­rre que, ade­más de su fun­ción bá­si­ca de ter­mi­na­ción, son un “co­mo­dín” ya que per­mi­te en­ce­rrar cual­quier ca­te­go­ría y no al­te­rar su pro­ce­so de ali­men­ta­ción.

Al mo­men­to de in­gre­sar a la fa­se de ter­mi­na­ción, Maz­zu­ca se­ña­ló que la prio­ri­dad es que el co­rral ten­ga un buen pi­so y, des­de su óp­ti­ca, afir­mó que un en­cie­rre efec­ti­vo de­be in­cluir una co­rrec­ta ali­men­ta­ción, per­so­nal ca­pa­ci­ta­do y ge­né­ti­ca de punta. En es­ta ins­tan­cia, el per­so­nal es fun­da­men­tal pa­ra la en­tre­ga a tiem­po del ali­men­to, de acuer­do a ca­da cir­cuns­tan­cia de pro­duc­ción.

Y en el co­rral, el si­lo es un alia­do in­se­pa­ra­ble. A tra­vés de los años, el si­lo de sor­go de plan­ta en­te­ra ga­nó es­pa­cios en Don Ca­nes­to co­mo he­rra­mien­ta pa­ra fa­ci­li­tar la adap­ta­ción de los bo­vi­nos y evi­tar cua­dros de aci­do­sis. Con una ra­ción ba­sa­da en maíz, si­lo de sor­go y nú­cleo, los animales ga­nan en­tre 1,1 y 1,3 kg/día, en un pe­río­do que os­ci­la en­tre los 60 y 90 días.

Lue­go de es­ta fa­se de en­cie­rre, los bo­vi­nos sa­len con un pe­so de 420-440 ki­los y son co­mer­cia­li­za­dos en fri­go­rí­fi­cos de la zo­na. Y mien­tras em­pie­za la ven­ta de los no­vi­llos del feed­lot, se ad­quie­ren ter­ne­ros de in­ver­na­da pa­ra su­mar­los a los bo­vi­nos pro­du­ci­dos en la re­cría a cam­po.

A es­ta va­ria­ble se su­man la ge­né­ti­ca, a tra­vés de la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial a tiem­po fi­jo, y un ex­haus­ti­vo plan sa­ni­ta­rio. La in­se­mi­na­ción es un pi­lar cla­ve de es­te plan­teo. Lue­go de par­ti­ci­par ha­ce al­gu­nos años en una jor­na­da en don­de el te­ma prin­ci­pal fue la ge­né­ti­ca, el ve­te­ri­na­rio pun­tua­li­zó so­bre es­te as­pec­to. Así, la in­cor­po­ra­ción de ge­né­ti­ca es­tá orien­ta­da a cum­plir con tres pun­tos: ín­di­ce de pe­so al des­te­te, pe­so fi­nal y ap­ti­tud ma­ter­na.

De es­te mo­do, so­bre un plan­tel de 360 vien­tres, se in­se­mi­na pa­ra la re­po­si­ción de un 20% del ro­deo, con la idea de efec­tuar un en­to­re de 15 me­ses y re­for­zar la pro­duc­ción de ma­dres. “El apor­te de una bue­na ge­né­ti­ca es in­va­lua­ble”, re­su­mió el pro­fe­sio­nal mien­tras ob­ser­va­ba a su ha­cien­da.

Co­mo buen ve­te­ri­na­rio, Maz­zu­ca cui­da al má­xi­mo la sa­ni­dad del ro­deo, so­bre to­do a par­tir de se­ve­ros pro­ble­mas de que­ra­to con­jun­ti­vi­tis que su­frió en su plan­tel de ter­ne­ros. Es­ta en­fer­me­dad pu­do ser de­fi­ni­ti­va­men­te erra­di­ca­da ha­ce cua­tro años, lue­go de ex­ten­sos tra­ta­mien­tos que in­cre­men­ta­ron los cos­tos en me­di­ca­men­tos y obli­ga­ron a ex­ten­sas jor­na­das de tra­ba­jo jun­to a los ter­ne­ros.

El ad­mi­nis­tra­dor re­cor­dó que en ese mo­men­to en­ce­rra­ban 400 bo­vi­nos, y día por me­dio pa­sa­ban por la man­ga, en don­de la­va­ban a los animales y lue­go de­sin­fec­ta­ban las ins­ta­la­cio­nes. “Du­ran­te el des­te­te, es­ta en­fer­me­dad se ex­pan­de co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra”, ex­pli­có. En la ac­tua­li­dad, el plan sa­ni­ta­rio in­clu­ye una do­ble va­cu­na­ción en va­cas con­tra en­fer­me­da­des ve­né­reas, do­ble do­sis

En el ba­rro. Maz­zu­ca, en el co­rral, jun­to a un lo­te de no­vi­llos en fa­se de ter­mi­na­ción.

JU­LIO JUA­REZ

En fa­mi­lia. El ve­te­ri­na­rio Car­los Maz­zu­ca y su mu­jer Ma­ría de los An­ge­les Hue­so, jun­to a sus animales, en Bolívar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.