El cam­po si­gue su­man­do se­llos de sus­ten­ta­bi­li­dad

La fa­mi­lia Ce­ri­ni lo­gró el aval de “so­ja res­pon­sa­ble”

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

La bús­que­da de la in­no­va­ción, de me­jo­res al­ter­que na­ti­vas pro­duc­ti­vas, es siem­pre un desafío pa­ra los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios. De es­ta for­ma, con nue­vas he­rra­mien­tas bus­can dar un pa­so más ha­cia el pro­gre­so. Y los Ce­ri­ni, una fa­mi­lia pro­duc­to­ra del cen­tro-sur de En­tre Ríos, vie­ne tra­ba­jan­do, des­de el año pa­sa­do, pa­ra dis­tin­guir su agri­cul­tu­ra con un se­llo sus­ten­ta­ble.

Cla­rín Ru­ral los vi­si­tó a fi­na­les de 2012, cuan­do hi­cie­ron ese avan­ce in­no­va­dor pa­ra ob­te­ner el se­llo de Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da (AC), que otor­ga Aa­pre­sid, en su pri­mer cam­po de la lo­ca­li­dad de No­go­yá. Ellos no se de­tu­vie­ron, si­guie­ron tra­ba­jan­do en cues­tio­nes de cer­ti­fi­ca­ción y, lue­go de nue­ve me­ses de tra­ba­jo du­ran­te es­te año, du­pli­ca­ron su pri­me­ra apues­ta. Lo­gra­ron una do­ble cer­ti­fi­ca­ción en el cam­po de No­go­yá y en otro arren­da­do en la lo­ca­li­dad de Aran­gu­ren.

La no­ve­dad es que son la pri­me­ra em­pre­sa en con­se­guir el do­ble es­tán­dar, es de­cir, ade­más del es­tán­dar AC, tam­bién con­si­guie­ron el de RTRS (por sus si­glas in­glés, Me­sa Re­don­da de So­ja Res­pon­sa­ble), un aval que im­pli­ca que ellos pro­mue­ven el uso y el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción res­pon­sa­ble de so­ja.

Los Ce­ri­ni son Al­ber­to, Noe­mí, Ge­ró­ni­mo, Do­lo­res y Juan Pa­blo. Los cin­co con­for­man una em­pre­sa fa­mi­liar lla­ma­da El Hi­no­jo, que pro­du­ce so­bre 15.000 hec­tá­reas, en­tre pro­pias y alquiladas, ex­clu­si­va­men­te en la pro­vin­cia de En­tre Ríos. Ca­da uno de ellos tie­ne un rol den­tro de la fir­ma: Ge­ró­ni­mo y Al­ber­to es­tán al fren­te de la par­te agro­nó­mi­ca, Do­lo­res, la hi­ja ma­yor, es­tá en­car­ga­da de la ad­mi­nis­tra­ción. La ma­dre, Noe­mí, es la due­ña de una par­te de los cam­pos so­bre los que tra­ba­jan, y Juan Pa­blo es abo­ga­do y co­la­bo­ra en la supervisión de los con­tra­tos.

“Es­ta­mos den­tro del seg­men­to de pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, en­tre los chi­cos y los gran­des, aun se man­tie­ne pro­du­cien­do ex­clu­si­va­men­te den­tro de una zo­na y con tra­to per­so­na­li­za­do con los due­ños de los cam­pos”, di­ce Ge­ró­ni­mo, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral.

Por es­ta idea de iden­ti­dad que trans­mi­te Ge­ró­ni­mo, es que de­ci­die­ron ir tras el do­ble se­llo AC/RTRS por­que, con el pri­mer es­tán­dar, cer­ti­fi­can que pro­du­cen am­bien­tal y eco­nó­mi­ca­men­te bien y apo­yán­do­se en bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las y, con el se­gun­do, que tam­bién lo ha­cen so­cial­men­te de ma­ne­ra ade­ca­uda.

“Lo­grar la RTRS fue un gran desafío pa­ra no­so­tros co­mo em­pre­sa agro­pe­cua­ria y tam­bién de mu­cha im­por­tan­cia, por­que la cer­ti­fi­ca­ción la lo­gra­mos en un cam­po de 330 hec­tá­reas jus­ta­men­te lin­de­ro al pue­blo de Aran­gu­ren. En bue­na me­di­da nues­tro ob­je­ti­vo fue mos­trar­le al pue­blo ve­cino que es­ta­mos ha­cien­do las co­sas bien, ade­más que el 80% de las per­so­nas que tra­ba­ja en la par­te agrí­co­la de la fir­ma vi­ve jus­ta­men­te en ese pue­blo”, se­ña­la Ge­ró­ni­mo.

Por es­ta cues­tión de ser ve­ci­nos al pue­blo, an­tes de lo­grar la cer­ti­fi­ca­ción, cuen­ta Ge­ró­ni­mo, la em­pre­sa ya re­pa­ra­ba en de­ter­mi­na­das pre­cau­cio­nes en el ma­ne­jo de pro­duc­tos.

“De­bi­do a que te­ne­mos un tra­to di­rec­to con la in­ten­den­cia del pue­blo, ya an­tes de lo­grar la RTRS, pa­ra ha­cer apli­ca­cio­nes de agro­quí­mi­cos ha­bía­mos es­ta­ble­ci­do, de co­mún acuer­do, dar avi­so 48 ho­ras an­tes y acer­car la re­ce­ta agro­nó­mi­ca que apli­ca­ría­mos”, co­men­ta Ge­ró­ni­mo y ex­pli­ca: “Lue­go, con la san­ción de la ley pro­vin­cial de agro­quí­mi­cos, es­ta me­to­do­lo­gía se man­tu­vo y, ac­tual­men­te, an­tes de co­men­zar la apli­ca­ción, un téc­ni­co de nues­tra em­pre­sa es­pe­ra a un pro­fe­sio­nal de la in­ten­den­cia pa­ra de­ter­mi­nar si las con­di­cio­nes am­bien­ta­les son las apro­pia­das pa­ra apli­car. De esa for­ma, si lo son, se si­gue ade­lan­te con la ta­rea y, si no lo son, se pos­po­ne pa­ra otro mo­men­to”.

Bá­si­ca­men­te, con la ob­ten­ción de la RTRS cer­ti­fi­ca­ron es­tos ma­ne­jos res­pon­sa­bles que ha­cen con de­ter­mi­na­das prác­ti­cas agro­nó­mi­cas. “De­trás de la cer­ti­fi­ca­ción hay mu­cho tra­ba­jo. Se di­se­ña­ron pro­to­co­los de pro­ce­di­mien­tos que fue lo que im­pli­có tan­to tiem­po, des­pués la im­ple­men­ta­ción y la ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal es una ta­rea más sen­ci­lla”, sub­ra­ya Ge­ró­ni­mo, quien pon­de­ra la labor que hi­zo Pa­blo Ama­vet, téc­ni­co de El Hi­no­jo y Ma­ría Lau­ra Drof­fa, in­ge­nie­ra quí­mi­ca, una téc­ni­ca que la em­pre­sa con­tra­tó. Am­bos tra­ba­ja­ron jun­tos pa­ra el di­se­ño de los pro­to­co­los, que lue­go se pre­sen­ta­ron al au­di­tor de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de So­ja Res­pon­sa­ble.

La fir­ma no se de­tie­ne y ya pla­nea ex­ten­der la do­ble cer­ti­fi­ca­ción a to­da la su­per­fi­cie en la que pro­du­cen den­tro de los pró­xi­mos cua­tro años.

“Es­tar cer­ti­fi­ca­dos es un be­ne­fi­cio or­ga­ni­za­cio­nal, por un la­do, y tam­bién ha­ce a la ima­gen que la em­pre­sa le da a la co­mu­ni­dad lo­cal, por el otro. Ade­más, si no­so­tros sos­te­ne­mos que ha­ce­mos las co­sas bien, que ello nos lo eva­lúe otra en­ti­dad y que nos di­gan si es­ta­mos tra­ba­jan­do co­mo co­rres­pon­de”, con­clu­ye Ge­ró­ni­mo. t

RO­BER­TO PERA

To­do en fa­mi­lia. De iz­quier­da a de­re­cha es­tán Al­ber­to, Noe­mí, Juan Pa­blo, Do­lo­res y Ge­ró­ni­mo, en ce­ba­da y ce­ba­di­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.